Hera Matrimonios

Si te demoraste varios meses en elegir el vestido de novia ideal, encontraste los anillos de matrimonio perfectos y ahora llevas varias semanas probándote peinados recogidos con trenzas, seguro no querrás que un calzado nuevo te empañe la celebración.

Por lo tanto, antes de cometer la locura de estrenar tus zapatos el mismo día del matrimonio, póntelos cuántas veces sea necesario, camina con ellos y detecta a tiempo los posibles inconvenientes a solucionar, por ejemplo, si el roce te provoca alguna herida.

¿Quieres olvidarte por completo del dolor de pies y bailar en tu matrimonio hasta el amanecer? Entonces, apunta los siguientes consejos y aplícalos según sea tu caso.

Fortalece los pies

Aunque no tiene que ver directamente con el zapato mismo, lo mejor que puedes hacer para preparar tus pies es ejercitarlos, realizando estiramientos de los músculos de los dedos, tobillo y pantorrilla. Lo ideal es hacer estos ejercicios suaves unas cuatro veces al día, dos semanas previas a la celebración. Asimismo, masajearlos y exfoliarlos será una buena opción para fortalecerlos de cara a lo que se viene.

Amolda tu calzado

Over Paper

Si no tienes costumbre de llevar zapatos de taco alto, debes empezar a usarlos en casa, por lo menos, una semana antes del matrimonio y particularmente si son stilettos de unos 10 centímetros. Además, si el material del que están hechos es muy duro, puedes aplicar crema hidratante por dentro del calzado, sobre todo, en los bordes y costuras, para que el tejido ceda y se vaya ablandando de a poco.

Frota la crema hasta que quede totalmente impregnada, luego ponte unos calcetines y camina así para que el zapato se adapte a tu horma. Repite este procedimiento algunos días y entonces, cuando llegue la hora de estrenar tu vestido de novia 2019, te sentirás caminando en las nubes.

Utiliza cinta micropore

Valeria Videla Fotografías

Al momento de alistar tu look, en las horas previas a declarar el sí, puedes poner en práctica este truco que probablemente sea de los mejores para evitar el dolor en los pies. Consiste en sujetar con cinta micropore perforada los terceros y cuartos dedos de tus pies. Así se reducirá el impacto en el metatarso y, naturalmente, disminuirá el dolor en la zona. La micropore es una cinta libre de látex, cuyo soporte exterior permite que la piel elimine la humedad, permaneciendo fresca por periodos largos. Elígela en color piel para que pase inadvertida, especialmente si te inclinarás por vestidos de novia cortos o si usarás sandalias abiertas.

Plantillas, geles y almohadillas

Funny Brides

Además de la cinta micropore, existen muchos productos que se centran específicamente en reducir las molestias al usar tacones. Por ejemplo, las plantillas de silicona para los metatarsos, dedos y talones, que impiden el deslizamiento del pie hacia delante; así como los geles que se colocan directamente en el calzado, evitando la fricción y la posibilidad de sufrir ampollas. Otra opción son las almohadillas que se ponen en la suela del pie, justo al comienzo de los dedos, creadas especialmente para aliviar la presión de todo el peso del cuerpo en esa zona.

De cuero o de piel

Caro Hepp Studio

Muchas novias apuestan por lucir unos hermosos zapatos de cuero, máxima calidad, para intercambiar sus anillos de oro. El problema es que, al ser totalmente nuevos, su dureza genera molestias al instante. ¿Cómo solucionarlo? Poniendo durante varias noches un trapito húmedo en la puntera, de modo que la parte delantera del calzado se ablande sutilmente. Ahora, si los zapatos que has elegido son de piel, puedes pasarles un algodón empapado en alcohol con agua caliente, ponerte tus zapatos y caminar así con ellos, hasta que sientas que se han ensanchado y ya no están rígidos. De esta forma, cuando llegue el momento definitivo de estrenarlos, los sentirás mucho más cómodos y ligeros.

Para evitar rozaduras y ampollas

Si el zapato es cerrado, siempre se podrá recurrir a los clásicos calcetines invisibles, de corte bajo, que hoy en día es posible encontrar para todo tipo de zapatos. Es que además de proteger del roce y evitar ampollas, lograrán que el pie ande más fresco, pues absorben la humedad y el sudor. Y otra solución bastante a la mano, para que no aparezcan rojeces ni durezas, es pasarte un poco de cacao o vaselina en las zonas más susceptibles de sufrir heridas en ambos pies. La vaselina, por ejemplo, lo que hace es formar una fina capa protectora entre el zapato y la piel a modo de barrera, y realmente funciona. Podrás aguantar todo el día o toda la noche sin sufrir heridas por roce, pero antes debes probarte los zapatos y caminar, para comprobar que te sientes segura.

Para agrandar la horma

MAM Fotógrafo

El refrigerador se puede convertir en tu aliado a la hora de ensanchar el calzado. Lo que tienes que hacer es poner los zapatos en el congelador con dos bolsas de agua pequeñas en su interior (con cierre hermético), ejerciendo una ligera presión hacia la punta. El volumen del agua aumentará cuando ésta se solidifique y, como consecuencia, los zapatos cederán. ¡Así se simple! Además, si te los pones helados, evitarás la hinchazón y sentirás un alivio en tus pies.

Para afirmar el zapato

Fotos y Videos Ximena Muñoz

En el caso opuesto al anterior, si sientes que los zapatos se te despegan mucho al caminar, por lo que debes andar afirmándotelos a cada rato, lo mejor que puedes hacer es rociarles laca para el pelo, agua con azúcar o Coca-cola antes de ponértelos. Este truco los dejara un poco pegajosos, pero se agarrarán mucho mejor al suelo y a tus pies. Por otro lado, si también ocurre que tus suelas se te resbalan, lo ideal es rayarlas con unas tijeras o una lima de uñas. Así evitarás tropiezos o cualquier resbalón innecesario en el día de tu boda.

El plan B

Javiera Farfán Fotografía

Por más trucos posibles, si definitivamente los tacos no son lo tuyo, entonces lo mejor será que te inclines por llevar un calzado alternativo para el día en que cortes tu torta de matrimonio. Cada vez es más común entre las novias cambiarse de zapatos cuando comienza la fiesta, así que no tengas miedo a perder el glamur. Puedes optar por zapatillas, alpargatas o bailarinas, destacando estas últimas entre los calzados de tendencia de la temporada 2018. De hecho, si no te conformas únicamente con mutar a un zapato cómodo y plano, puedes elegir bailarinas metalizadas, con glitter o encaje, entre otros lindos diseños. No obstante, si has decidido no cambiarte de zapatos en toda la celebración, entonces no te los saques nunca. De lo contrario, si te los sacas por un rato y vuelves a ponértelos, solo conseguirás que tus pies se hinchen y el dolor sea peor.

Caminar a paso firme, siempre erguida y elegante es lo primordial. Y es que así como lucirás tu peinado de novia con prestancia, lo mismo debe ocurrir con tu forma de andar, por más altos que sean los tacones nuevos que lleves puestos. Lo bueno es que con estos trucos no sentirás dolor, por lo que podrás dedicarte a disfrutar plenamente con tu vestido de novia hippie chic, de la gran fiesta que han organizado.