Eddy K.
Eddy K.

Si los anillos de compromiso ya están en sus dedos y con tu novio están pensando qué frases de amor inscribirán en sus alianzas nupciales, es porque ya entraste de lleno en el torbellino que implica la preparación de un matrimonio. No obstante, si te complica de antemano la búsqueda de vestidos de novia, pues eres de tallas un poco más grandes, ¡tranquila!, que aquí encontrarás los mejores consejos para dar con el vestido perfecto, ya sea si buscas uno sencillo y elegante, uno boho o un espectacular corte princesa.

1. Comienza con tiempo

Javi&Jere Photography

Ya que la misión de encontrar un vestido de por sí es complicada, te recomendamos que empieces tu búsqueda con varios meses de anticipación. Puedes empezar por buscar imágenes de vestidos de novia en catálogos, recorrer las zonas más tradicionales en cuanto a moda nupcial, o buscar datos de vestidos de novia en Santiago por Patronato, lo que de seguro ampliará mucho más tus opciones debido a la gran variedad de tiendas que concentra el barrio. 

Si bien, las tallas grandes están cada vez más presentes entre las firmas de moda nupcial, todavía la variedad no es equiparable a la existente en tallas más pequeñas. Por lo tanto, lo mejor es que dispongas de tiempo suficiente para vitrinear, comparar precios de vestidos de novia y probarte los modelos que desees, antes de tomar la decisión final. Por otro lado, si vas a mandar a hacer un vestido a tu medida, con mayor razón necesitarás tiempo y un diseñador que sea de toda tu confianza.

2. No te obsesiones con una idea

Moisés Figueroa

No es bueno que te cierres de mente en este proceso. Es decir, si tu primer deseo era elegir vestidos de novia estilo princesa, pero después de probarte muchos te das cuenta que definitivamente ese estilo no te viene, toma un plan B. Quizás un vestido de novia sencillo en talla grande te quede mejor. Por eso una buena opción es asesorarte por profesionales, quienes podrán guiarte sobre los tipos y cortes de vestidos de tallas grandes que mejor luzcan de acuerdo a tu cuerpo.

3. No compres un vestido más pequeño

Cristorres Fotografía

Aunque te hayas propuesto hacer una dieta y estés convencida de que va a resultar, jamás te compres un vestido de una talla más pequeña a la tuya, esperando que para el matrimonio hayas bajado lo suficiente. Si lo haces, solo te agregarás una presión y estrés que no necesitas vivir durante este proceso, además de que no es saludable tener fuertes bajas de peso. Y luego, si efectivamente bajas, siempre será más fácil hacer los ajustes a tus nuevas medidas.

4. Fíjate en la lencería

Niko Serey Fotografía

Aunque parece un punto irrelevante, en realidad no lo es, ya que es increíble la diferencia que se puede conseguir según la ropa interior que se escoja. Por lo tanto, pruébate los posibles vestidos con el tipo de lencería que usarás durante el matrimonio (o alguna similar), más aún si estás pensando utilizar un corsé o faja. También puedes considerar trajes que tengan un corpiño por dentro, pues te harán lucir más estilizada.

5. Disimula y resalta

Constanza Miranda Fotografías

Los colores, los apliques e incluso las telas pueden acentuar o atenuar partes de tu cuerpo. Por lo tanto, inclínate por colores crema, champaña o marfil, que te favorecen más. Asimismo, piensa en detalles que puedan destacar tu figura y aquellos aspectos que más te gusten, recuerda que lo importante es que tú te sientas cómoda, y no lo que opine el resto. Si consideras que tienes un lindo escote, dirige la atención a esa zona; lo mismo ocurre si quieres centrar visualmente la atención en la cintura, porque no te gustan tus hombros.

Por otro lado, si tu complejo está en los brazos, puedes optar por un vestido con mangas largas o francesas o bien, elegir un modelo con tirantes gruesos. Revisa los vestidos de novia 2020 y encontrarás muchas opciones de este estilo. Trata de no utilizar telas pesadas, pues agregan volumen, así que prefiere tejidos vaporosos y con movimiento.

6. Complementos adecuados

Luz del Alma

Por último, hay ciertos accesorios que quedan mejor que otros, independiente del tipo de cuerpo. Por ejemplo, si vas a usar velo o cola, procura que ninguno sea demasiado exagerado y, en general, intenta que tus joyas sean discretas, o si llevas unos grandes pendientes, que sea la única joya del look. Esto, porque a no ser que sea parte de tu carácter y esté fuera de discusión el tipo de accesorios que llevarás, en general, sobrerrecargar el estilismo no da mucha armonía al look nupcial. Y una cosa más, puedes inclinarte por los peinados recogidos o prueba los moños altos, ya que, además de ser muy elegantes, estilizarán y resaltarán tus rasgos.

Con estas claves en mano podrás agilizar la búsqueda de tu vestido curvy soñado y dedicarle el tiempo suficiente a otras tareas, tanto a la decoración de matrimonio, como a definir el banquete, elegir los souvenirs, preparar la ceremonia y, por supuesto, adquirir los anillos de matrimonio que intercambiarán durante el gran día.