Tras intercambiar sus anillos de matrimonio, estarán ansiosos por amanecer en Japón y comenzar una experiencia excitante en un destino soñado. Sí necesitarán un presupuesto más alto y de ahí que tal vez puedan optar por un vestido de novia de segunda mano o por arreglos para matrimonio DIY. Hagan lo que hagan, el viaje los dejará fascinados y desde ya con ganas de querer regresar. Descubran a continuación algunos de los lugares y panoramas que no se pueden perder en el llamado “país del sol naciente”.

Coordenadas

Situado en el este de Asia, Japón es una nación insular, con el Mar del Japón en la costa oeste y el océano Pacífico en la costa este. Posee un clima templado, con las cuatro estaciones muy bien definidas. El idioma oficial es japonés, aunque en la mayoría de las ciudades turísticas entienden inglés. La moneda es el yen y se puede cambiar fácilmente la divisa en aeropuertos y bancos de todo el país. Para viajar a Japón desde Chile no se necesita visa si el motivo es vacaciones. Por lo tanto, solo tendrán que llevar pasaporte vigente, y pasajes de ida y vuelta del país nipón.

Dos ciudades imperdibles

Kioto

La llamada antigua capital imperial posee muchos atractivos, como majestuosos templos, santuarios y palacios, además de jardines milenarios y un maravilloso bosque de bambú. Ideal para incluir en su itinerario de luna de miel, pues la ciudad posee un encanto mágico e invita a dar románticos paseos por sus calles en pintorescos bicitaxis. Por otra parte, no pierdan la oportunidad de quedarse en un ryokan, que es un alojamiento tradicional japonés y tomen un baño en las rejuvenecedoras aguas termales que ofrecen los onsen, propios de esta cultura. Muchos ryokan, de hecho, incluyen baños termales para parejas.

Se trata de una ciudad en la que también hallarán playas de arena blanca y una exquisita gastromonía kaiseki, en la que destacan la sopa de miso, el sashimi y el tofu caliente, entre otras especialidades. Eso sí, tampoco dejen de probar las deliciosas verduras locales y el famoso té verde cultivado en Uji. Después de muchos meses enfocados entre los adornos de matrimonio, el banquete y los souvenirs, encontrarán aquí una mezcla perfecta entre diversión y relax. Y como dato extra, en Kioto se localiza el Amanohashidate, que es un banco de arena cubierto de pinos, que constituye una de las tres vistas panorámicas más espectaculares de Japón. A las afueras de la ciudad, además, se ubica sobre una colina el santuario sinoista de Fushimi-Inari, famoso por sus miles de puertas toriis de color rojo anaranjado. Sin duda, una de las estampas típicas del país oriental.

Tokio

Si elegirán Japón para celebrar su postura de anillos de oro, seguro es porque anhelan sumergirse entre los encantos de Tokio. Y es que, si bien se identifica por sus rascacielos y vertiginosos edificios, la metrópolis está igualmente dedicada a la conservación de sus jardines, santuarios y templos históricos. Una ciudad donde no les faltará qué hacer, entre visitar galerías de arte, museos, teatros, parques, amplios centros comerciales, boutiques de lujo, bares, clubes e impresionantes discoteques en altura. Ahora, si prefieren un panorama más tranquilo, embárquense en un crucero por el río Sumida. Allí podrán disfrutar de una exquisita comida a bordo, mientras alzan sus copas de novios con Nihonshu, que es el trago típico a base de arroz. Al caer la tarde se deleitarán con unas vistas fabulosas.

Las parejas sibaritas, en tanto, podrán ampliar su experiencia gastronómica en Tokio, ya que encontrarán la más amplia variedad de restaurantes y cafeterías temáticas para todos los gustos. Ojo, que en Japón no se acostumbra dar propinas a los garzones. Por otra parte, si quieren explorar Tokio más allá de la bulliciosa metrópoli, no dejen de visitar algunas de sus islas, como la paradisíaca Niijima y las remotas islas de Ogasawara, donde conviven aves salvajes y otras especies exóticas. También podrán nadar con delfines en la isla de Myake y dedicarse unas frases bonitas de amor tras bucear con peces tropicales en la isla volcánica Hachijojima. Esta última, demandada especialmente como destino de luna de miel.

10 planes románticos para hacer en Japón

  • 1. Den un paseo en barco por el foso Chidorigafuchi, en Tokio. En época de floración, se forma un hermoso túnel de cerezos en flor, de unos 700 metros de largo, digno de admirar y fotografiar.
  • 2. Disfruten de un baño relajante en la ciudad de Hakone, donde se encuentran los mejores balnearios de aguas termales del país. En total, son 17 balnearios con 20 tipos de agua de manantial diferentes.
  • 3. Visiten los templos Ma Zhu Maio, dedicado a la diosa de la felicidad y el Kenteibyo, en honor al dios de la prosperidad, en pleno Chinatown de la ciudad de Yokohoma. Se trata del barrio chino más grande de Japón y uno de los más populares en el mundo entero.
  • 4. Participen del Chanoyu o ceremonia del té, que fue introducida a Japón en el siglo VII. Sin duda, uno de los rituales más emotivos y espirituales del que podrán ser parte.
  • 5. Arrienden kimonos y realicen una romántica sesión de fotos en un jardín oriental. Por ejemplo, en los bellos jardines del Palacio Imperial de Kioto.
  • 6. Disfruten de una cena para dos en un restaurante a 250 metros de altura. En Tokio encontrarán muchas opciones con vistas panorámicas a la zona de la bahía y el puente Rainbow, entre otras atracciones. No obstante, si temen a las alturas, prefieran un restaurante giratorio en la planta baja con visión de 360 grados a la ciudad.

  • 7. Relájense en las islas de Okinawa, donde podrá deleitarse con sus playas vírgenes de arena blanca y coloridos arrecifes de coral. Además, no dejen de pasear en kayak a través de su selva de manglares.
  • 8. Crucen el Shimanami Kaido en bicicleta, que es una espectacular ruta ciclista sobre puentes gigantes que atraviesan las islas del Mar de Seto. Este recorrido les permitirá disfrutar de unas vistas espectaculares.
  • 9. Conozcan el Monte Fuji, la montaña más alta y venerada de Japón, y contemplen los hermosos paisajes desde la cima. Asimismo, recorran la pintoresca ciudad de montaña de Takayama.
  • 10. Pasen una noche en Miyajima o isla de los dioses, a unos 50 km de Hiroshima. Visita obligada para enamorados, ya que es un lugar salvaje y romántico, famoso por su torii gigante construido en el mar y por las ostras que se sirven como plato estrella.

Si desean inmortalizar un recuerdo muy especial de su luna de miel, elijan alguna palabra o frase de amor en japonés y grábenla en las argollas de plata con que sellaron su matrimonio. Será una linda manera de rememorar su primer viaje de casados en el continente asiático.