Claudio Fernández Fotografías
Claudio Fernández Fotografías

Si basarán su decoración para matrimonio en la música y elegirán frases de amor de canciones para declarar en los votos, entonces la luna de miel debe ser en un lugar especial. Será su primer viaje con los anillos de matrimonio puestos y, como tal, la ciudad que escojan debe satisfacerlos al 100 por ciento. ¿Lo mejor de todo? Que no les costará decidirse si tienen claro lo que más suena en su playlist de Spotify. Revisen estas ideas de viajes para novios melómanos.

1. Seattle, Estados Unidos

Además de ser una ciudad atractiva, con románticos muelles y parques para visitar en su luna de miel, es también la cuna del grunge, un subgénero de rock alternativo de principios de los ‘90. Desde ahí surgieron grupos como Nirvana, Soundgarden, Pearl Jam, Alice in Chains y Mudhoney, entre otros que dejaron una huella transcendente. Por lo tanto, si les gusta este estilo, les encantará recorrer las calles de Seattle, y toparse con antiguas salas de ensayo, estudios de grabación, exposiciones y monumentos, entre otras cosas ligadas al grunge. Asimismo, encontrarán emblemáticos locales y teatros que acogieron en sus inicios a los exponentes de esta escena; hoy, lugares de culto. Y si son amantes del café, también se sentirán muy a gusto en esta ciudad.

2. Guadalajara, México

Otro destino musical, pero mucho más romántico es Guadalajara. En la Plaza del Mariachi, por ejemplo, mientras cenen a la luz de las velas, un grupo de mariachis les dedicará una ranchera con frases bonitas de amor. Incluso, podrán pararse a bailar, si así lo desean o cantar a todo pulmón si los tequilas les dan coraje. Si bien el folclor mexicano es lo que más escucharán durante su estadía en el estado de Jalisco, también se sindica a Guadalajara como ciudad fundadora del rock en español. De hecho, entre los años '70 y '80 surgieron muchas bandas, entre ellas, “Sombrero Verde” en 1981, que más tarde pasaría a llamarse “Maná”. Por otra parte, mientras recorran las callejuelas y plazas coloniales de Guadalajara, encontrarán diversos bares y cantinas con música en vivo.

3. Kingston, Jamaica

El reggae es una corriente musical totalmente diferente que podrán encontrar en la capital jamaicana de donde es originaria. Su máximo exponente fue Bob Marley y la que fue su casa actualmente es un museo. Y aunque prácticamente se respira reggae en Kingston 24/7, también hay otros géneros musicales que se han ganado un espacio, como el mento, el ska, el rocksteady y el dancehall. Kingston se alza como una capital vibrante y cosmopolita, donde podrán estrenar sus argollas de plata, ya sea relajados en una playa paradisíaca, disfrutando de un crucero o interiorizándose de la cultura rastafari. Es más, si les interesa indagar en profundidad en el reggae, podrán tomar tours guiados que los remontarán a los orígenes de este estilo musical. Además de visitar museos, seguro harán una parada en Orange Street, también conocida como “calle de la música”, donde se emplazan estudios de grabación y muchas tiendas de discos.

4. La Habana, Cuba

Viajar a La Habana es como asomarse a una ciudad suspendida en el tiempo, repleta de rincones donde la música es protagonista. Rumba, mambo, guaracha, salsa y otros géneros serán su banda sonora si eligen este destino para celebrar su intercambio de anillos de oro. De hecho, es común pasear por las calles de La Habana al ritmo de saxofones, acordeones o violines de músicos callejeros que acompañan el camino. Ya sea de día o de noche, en un restaurante, un bar, un club de baile o un café, lo cierto es que la música cubana será parte del entorno en “ciudad vieja”. Y la disfrutarán tanto como a los Mojitos.

5. Berlín, Alemania

Si les interesa recorrer Europa, la capital alemana será el deleite para los seguidores de la música techno y electrónica. De hecho, allí nacieron las rave y muchos turistas acuden a Berlín siguiendo la ruta de los mejores clubes nocturnos. Ciertamente, la vida bohemia en Berlín es intensa, con múltiples opciones de bares y discotheques. Sin embargo, también encontrarán salas de concierto con nutridas agendas todo el año, donde podrán escuchar jazz, blues, soul, rock y funk, entre otras corrientes.

6. Boom, Bélgica

Una opción es pasarse al país vecino, Bélgica, y hacer que las fechas coincidan con la realización del “Tomorrowland”. Se trata del festival de música dance más grande del mundo, con un cartel que reúne a los mejores DJs, así como a bandas y solistas de renombre. “Tomorrowland” se realiza cada año en el verano europeo, en las últimas semanas de julio y, además de música, ofrece otras actividades, como subir a una noria (rueda de la fortuna) o probar comidas del mundo. Incluso, podrán acampar ahí mismo. Y, ¿por qué no? aprovechar de visitar Brujas, reconocida por su belleza arquitectónica y natural.

7. Londres, Inglaterra

Finalmente, la capital inglesa es otra de las ciudades imperdibles de conocer para novios melómanos. Así, además de elevarse a 135 metros en la icónica London Eye, visitar el museo de cera Madame Tussauds o tomar un crucero por el río Támesis, aún les quedarán muchos lugares por descubrir. Si bien Londres se cataloga como la cuna del punk rock, en realidad es mucho más que eso. Entre otros puntos de interés, allí se emplaza la última residencia de Freddy Mercury, un restaurante-museo de los Rolling Stone, la sala donde Pink Floyd dio sus primeros conciertos, o el sótano donde ensayaba The Clash. También podrán visitar emblemáticas tiendas de discos y acudir a los lugares donde se registraron famosas portadas de discos, comenzando con el “Abbey Road” de The Beatles. Y además de sus bares temáticos y tabernas, donde seguro alzarán sus copas de novios con cerveza de barril, Londres ofrece reconocidos escenarios para albergar a todo tipo de artistas.

¡Ya saben! Así como hay parejas que se entregan el anillo de compromiso a mitad de un concierto, otras elijen pasar su luna de miel en un destino con música. Incluso, hay quienes graban sus alianzas con una frase de amor corta de alguna canción que los identifique, entre otras ideas aptas para novios melómanos.