Jorge Sulbarán

Más allá del vestido de novia, los zapatos y el peinado recogido que elijas para acompañar, hay otros elementos imperceptibles que son igualmente importantes, como la lencería y el perfume.

Este último, un producto que se convertirá en tu sello y que deberá mantenerse estoico, desde la postura de anillos de matrimonio hasta la fiesta bailable. ¿Cómo lograrlo? Te entregamos todos los tips, a continuación.

Antes de aplicarlo

Siete Colores Audiovisual

¿Estará bien guardado el perfume que usarás durante el matrimonio? Revisa que tu fragancia se encuentre en un lugar fresco, seco y lejos de la luz solar, evitando especialmente ponerlo en la guantera del auto o en el baño por la constante humedad. Si cuidas estos detalles, tu perfume conservará las propiedades de sus componentes y su aroma perdurará mucho más. Un buen lugar, por ejemplo, puede ser el armario de tu habitación.

Por otro lado, privilegia los envases de cristal por sobre los plásticos y, cada vez que te apliques la esencia, procura que el frasco quede bien tapado.

Cuándo aplicarlo

Emanuel Fernandoy

El mejor momento para aplicar tu perfume esa mañana será al salir de la ducha y antes de comenzar a vestirte. Ello, pues tus poros abiertos ayudarán a retener el aroma, a la vez que evitarás que las joyas o tu vestido de novia con encaje se manchen con el aceite contenido en el producto.

Por otra parte, es importante mantener la piel bien humectada, desde los días previos, ya que el perfume se fijará más con un buen nivel de hidratación que cuando existe resequedad. Ese día aplica tu crema de siempre y luego el perfume para que penetre en profundidad.

Cómo aplicarlo

Christopher Olivo

Para que dure más tiempo, rocía tu perfume en aquellos puntos estratégicos del cuerpo en los que pulsa la sangre, como el cuello, muñecas, tobillos, pliegues de los codos, detrás de las rodillas y detrás del lóbulo de la oreja. Eso sí, evita frotar cada zona con tus manos o, de lo contrario, romperás las partículas y mezclarás el aroma con otros elementos, como la grasita de la piel.

Para un mejor alcance, aplica la fragancia a unos 10 centímetros de distancia y así ayudarás a que el alcohol se diluya en el aire, impregnándose suavemente sobre todo tu cuerpo.

Además, si quieres conseguir una mejor fijación, ponte una capa de vaselina no perfumada en la zona donde vayas a poner tu fragancia. De este modo, la absorción será más lenta y el aroma se mantendrá por más tiempo.

Durante la celebración

Sebastián Valdivia

Además de retocar tu peinado recogido con trenzas y el maquillaje, seguramente querrás aplicarte nuevamente unas gotitas de tu perfume. Por lo tanto, para que no tengas que llevar el frasco, una buena idea es recurrir al truco de los bastoncillos, que consiste en impregnar el algodón con el aroma elegido y guardarlos en una bolsa de plástico con cierre zip. Así podrás llevarlos en cualquier estuche por más pequeño que sea e, incluso, aplicarte perfume durante la fiesta sin que nadie lo note.

¿Y en el pelo?

Per Semper Fotografía

Si bien existen fragancias específicas para el cabello, que son las llamados hair mist, en este caso se recomienda rociar delicadamente tu cepillo de pelo con un poco del perfume que te vas a aplicar. Así no se mezclarán distintos olores y, tanto si llevarás el pelo tomado o un peinado de novia con pelo suelto, tu cabello desprenderá un suave aroma uniforme con el de todo el cuerpo.

Tipos de perfumes

Javi&Jere Photography

Aunque las clasificaciones pueden variar en algunos aspectos, lo cierto es que existen familias olfativas en perfumería que apuntan a satisfacer los distintos gustos.

  • Fresco: Poseen un conjunto de notas mentoladas o cítricas, sin una presencia destacada de ninguna de ellas. En esta línea se desprenden también los perfumes semifrescos azules y acuáticos, que representan aromas con un frescor más salado y marítimo.
  • Cítrico: Tienen un frescor más cálido, con una fuerte presencia de frutas cítricas como el limón, la bergamota, la naranja o el pomelo.
  • Afrutado: Con una alta presencia de notas afrutadas, excluyendo los cítricos. Este carácter puede tener varios matices, pues hay frutas más frescas como la manzana, o más dulces como la cereza.
  • Dulce: Destaca una alta presencia dulce, excluyendo el dulzor afrutado que ya está englobado en la categoría anterior. Los perfumes de este carácter poseen un dulzor más azucarado y avainillado, que van desde el caramelo hasta la resina de benjuí.
  • Oriental: Dulces, pero con un dulzor más exótico y especiado, siendo la nota oriental más destacada la canela.
  • Floral: Con una fuerte presencia floral. A diferencia de las afrutados, todas las flores son englobadas en esta familia olfativa.
  • Amaderado: De base potente y, por lo tanto, de una intensidad media-alta que abarca a todas las maderas. Resaltan especialmente las notas madera de sándalo, cedro y vetiver.
  • Aromático: Sus esencias principales giran en torno a hierbas aromáticas como la salvia o el romero.
  • Especiado: Tienen una alta presencia de notas “picantes”, como la pimienta (que puede ser negra, rosa/roja o blanca), el cardamomo, el clavo o la nuez moscada.

Solo de ti dependerá el perfume que escojas llevar en tu postura de anillos de oro; aunque, quizás, puede que te inclines por el que has usado siempre. Lo importante es saber que las notas con mayor duración son las amaderadas y especiadas; mientras que las que tienden a desvanecerse más rápidamente son las florales y las cítricas. De cualquier forma, el mayor o menor grado de fijación dependerá finalmente de tu tipo de piel y pH.

Tipos de piel

Javiera Farfán Fotografía

Si vas a comprar un perfume nuevo, es clave que sepas identificar tu tipo de cutis, pues los compuestos de la fragancia se combinarán con los aceites naturales de tu piel, y de ahí el resultado que obtengas.

  • Piel grasa: Las pieles con alto contenido graso tienen una química mucho más activa que el resto, lo que significa que interactúan y/o alteran cualquier perfume. Es decir, el olor se intensifica, llegando incluso a ser desagradable al mezclarse con sudoración. En ese sentido, lo ideal es optar por aromas suaves y ligeros, con esencias marinas, florales o cítricas.
  • Piel seca: En el caso de la piel seca, el olor se disipa más rápidamente que en los otros tipos de cutis, aun cuando sean de alta graduación alcohólica. Por lo mismo, se recomiendan los perfumes densos de las familias orientales que tienen mayor fijación, como todos aquellos que son especiados con esencias dulces, resinosas, tabacosas y amaderadas.

Tipos de pH

Danko Fotografía Mursell

Corresponde a otro indicador a la hora de probar un perfume. El pH significa potencial de Hidrógeno e indica que cuanto más ácida es una sustancia, menor es su concentración de Hidrógeno. A través de una escala de 14 unidades, determina si se trata de una medida neutra cuando el valor es 7, ácida si es menor y alcalina si es mayor.

  • Piel ácida: El cuerpo produce ácidos de forma natural, pues son necesarios para el organismo. No obstante, cuando la concentración de estos ácidos es demasiado elevada, se dice que es una piel ácida y, en ese caso, se recomienda usar aromas dulces o amaderados, que son más intensos y se agarran mejor a la piel.
  • Piel alcalina: Si se poseen altas concentraciones de Hidrogeno, se dice que es una piel alcalina. Por lo tanto, se recomienda usar aromas frescos, frutales o cítricos, que sean suaves, ya que los aromas intensos resaltarían aún más y podrían ser molestos.

¿Usas el perfume adecuado a tu pH?

DyG Fotofilms

La acidez de la piel influye en la duración del perfume, ya que hace que la fragancia se fije mejor o peor a la piel. Por lo tanto, una prueba es rociar un poco de perfume sobre papel secante y ver cuánto tiempo se mantiene el aroma (un buen perfume debería durar al menos 5 horas). Luego, repite el experimento rociando el perfume sobre tu piel y viendo cuánto tiempo resiste. Teniendo como referencia el tiempo en el papel secante, podrás identificar si tu piel es más ácida (y el perfume aguantó menos) o más bien alcalina (si aguantó más).

Ya con el panorama resuelto, te costará mucho menos elegir qué fragancia llevar en tu postura de argollas de plata. Ahora, si eres fanática de los perfumes, también podrás aromatizar la decoración para matrimonio, por ejemplo, eligiendo velas aromáticas, flores, hierbas o inciensos.