El efecto bronceante es ideal para novias de primavera-verano, aunque también lo persiguen aquellas que intercambian sus anillos de matrimonio en las estaciones más frías. Más allá de la temporada, lo cierto es que una piel tostada contrasta perfectamente con el blanco de un vestido de novia, mientras que un peinado recogido será la mejor opción para sacarle partido a tu look. ¿Estás pensando en broncear tu piel para declarar el “sí”? Entonces revisa estas alternativas y escoge la mejor.

1. Tomar sol

Si las semanas previas a tu matrimonio coinciden con la temporada de playa y piscinas, entonces podrás tomar sol, siempre y cuando lo hagas con precaución. Recuerda que el sol en exceso es peligroso para la piel, pues no sólo la envejece prematuramente, sino que además la mancha, reseca, arruga y puede causar cáncer, entre otros efectos negativos. Por ello, si vas a exponerte al sol, utiliza un filtro solar mayor a 50, de amplio espectro (UVA y UVB) y aplícalo abundantemente en todas las áreas expuestas al sol, unos 15 a 30 minutos antes de la exposición solar, repitiendo cada 3 o 4 horas.

Asimismo, es importante usar sombrero y anteojos fotoprotectores, estar en la sombra y evitar exposiciones solares en el horario de mayor índice de radiación, que corresponde al de las 11 y las 15 horas.

2. Solarium

Es, quizás, una de las formas más conocidas para conseguir un bronceado perfecto y homogéneo, si estás pensando en llevar un vestido de novia corto. Muchos centros de estética disponen de estas plataformas de radiación horizontales o verticales, además de ofrecer un servicio de asesoramiento individualizado para cada persona.

Las sesiones, constantemente supervisadas por un equipo de especialistas, duran alrededor de 10 a 15 minutos, dependiendo de la evaluación previa que se haga de cada paciente.

Los resultados a través de las distintas sesiones de solarium se perciben a partir de la cuarta o quinta sesión y, posteriormente al tratamiento indicado, se pueden sumar sesiones de mantención para prolongar al máximo el tono adquirido. Para andar bien en los tiempos, deberías comenzar tus sesiones al menos un mes y medio antes de la boda. Recuerda que es muy importante confirmar que el centro de belleza tenga todas las certificaciones correspondientes.

3. Bronceado DHA

Es otro método de moda en estos días que podrás usar de cara a tu postura de anillos de oro. El bronceado DHA (dihidroxiacetona) se basa en un principio activo derivado de la caña de azúcar, que se aplica sobre la capa más superficial de la piel, sin causar ningún daño a la misma. El color dura entre 5 y 10 días, dependiendo del tipo de cutis.

¿Cómo actúa? La DHA reacciona en la capa más superficial de la piel al entrar en contacto con los aminoácidos libres de las proteínas cutáneas (la queratina), produciendo una reacción natural que broncea la superficie de la piel, sin necesidad de que se active el mecanismo de bronceado normal, correspondiente a la melanina.

Se recomienda realizar la primera sesión un mes antes del matrimonio y las siguientes una vez a la semana. Así podrás ir viendo qué tono es el que más te gusta y tendrás tiempo para retroceder si el bronceado es demasiado oscuro. Encuentras este servicio en los diferentes centros de estética, con sesiones que duran alrededor de 15 minutos. Se utiliza una máquina similar a una aspiradora que distribuye el producto de forma uniforme por todo el cuerpo.

4. Lociones autobronceantes

Ya sean con extracto de cacao, piña, semilla de sandía, almendras dulces o coco, entre otros ingredientes de fácil penetración epidérmica, los aceites o lociones autobronceantes son un complemento, pues requieren igualmente que te broncees al sol. Lo bueno es que, gracias a sus componentes 100% orgánicos y naturales, estas lociones logran que adquieras un brillo dorado en poco tiempo, a la vez que hidratas tu piel y la proteges contra los rayos ultravioletas gracias a las fórmulas trabajadas.

Los aceites más completos incluyen también mucha vitamina E para calmar condiciones irritantes del cutis, como el eccema y la piel seca. ¡Ojo! Aplica el aceite sobre tu cuerpo y exponte al sol en las horas de menos intensidad lumínica, es decir, antes del mediodía y después de las 4 de la tarde y añadiendo protección solar. Así obtendrás el color dorado que deseas exhibir en tu vestido de novia sin espalda, sin sufrir ningún daño a la piel.

5. Tecnología con aerógrafo

Es óptima para conseguir un bronceado y maquillaje perfectos en el día de tu boda. La técnica del aerógrafo consiste en una innovadora propuesta de make up que utiliza aire comprimido, mientras que los productos son rociados por un lápiz óptico.

Además de que el aerógrafo logra texturas finas y parejas en la piel, que pueden durar de 18 a 24 horas, necesitando apenas un retoque de polvos, esta tecnología es una excelente solución para dar con el tono buscado.

La idea es aplicar el color bronceado con aerógrafo un día antes del matrimonio y así lucirás una piel espectacular durante el gran día, que podrás acompañar con un peinado recogido con trenzas y unas joyas doradas.

Asimismo, tu vestido no se manchará y llegarás con ese tono a la luna de miel, pues el efecto dura hasta 6 días. Lo más recomendable es probar esta técnica un mes y medio antes del matrimonio, para encontrar el tono adecuado para ti.

6. Bronceado con zanahoria

En el caso de que tengas la posibilidad de tomar sol y desees potenciar tu tostado fascinante, otra buena alternativa es recurrir a un tratamiento natural con extracto de zanahoria. Y es que esta hortaliza aporta al organismo unas sustancias llamadas carotenos que contribuyen a dar cierta coloración a la piel.

Necesitas 2 cucharadas soperas de aceite de oliva o germen de trigo, 1/8 de litro de zumo de zanahoria y 2 cucharadas de zumo de limón. Para prepararlo, solo debes mezclar todos los ingredientes y guardarlos en un frasco de vidrio oscuro y hermético. Al momento de aplicar el bronceador, en tanto, debes agitarlo vigorosamente y en seguida extenderlo primero en las manos y luego sobre el cuerpo antes de tomar sol. Además, si quieres aprovechar al máximo el poder bronceador de la zanahoria, come un par crudas antes de exponerte al sol.

7. Café autobroceante

Por otro lado, si la estación del año no te acompaña o le temes a los efectos secundarios de la exposición solar, entonces intenta con esta mezcla casera a base de café con la que podrás obtener un bronceado ligero, pero efectivo. Ello, pues el café actúa como un exfoliante y bronceador natural.

Necesitas 5 granos de café molidos, 1/2 taza de sal, 1 cucharada de vainilla y 4 cucharadas de aceite de oliva. Para preparar el producto, mezcla los ingredientes hasta lograr una pasta cremosa. Entonces, aplícalo sobre la piel con movimientos circulares con tus dedos o una esponja, y luego lava las manos con agua tibia.

Como ves, son varias las posibilidades de conseguir un saludable tono bronceado que, sin duda, le pondrá el broche de oro a tu estilismo. Y es que te verás radiante con tu piel canela enfundada en un vestido de novia con encaje, a la vez que resaltas tus facciones con un peinado de novia recogido o con efecto pelo mojado.