Arteynovias
Arteynovias

Cada estación tiene colores y texturas propias a las que podrás sacar provecho en la decoración de matrimonio, pero también a la hora de escoger tu vestido de novia. Y es que el traje para una boda en pleno otoño será muy distinto al que selecciones, por ejemplo, si te casarás con 30 grados de calor. Por lo tanto, antes de comenzar a rastrear el vestido, lo primero es tener claro la temporada en que estrenarás tu flamante anillo de oro blanco. ¡Apunta estos consejos que facilitarán tu búsqueda!

Otoño-invierno

Telas

Tanto si el matrimonio será de día o de noche, debes elegir las telas correctas para no pasar frío. Es decir, tejidos gruesos o de peso medio como piqué, tafetán, mikado, otoman, satén, raso o brocado. Todas ellas, telas muy sofisticadas, voluminosas, de buena caída e ideales para novias que buscan diseños de corte clásico. Un vestido de novia estilo princesa, por ejemplo, confeccionado íntegramente en mikado, posiblemente no será superado en elegancia.

Milla Nova
Milla Nova

Escotes

Más allá de los cortes, ya sean de línea A, silueta sirena, princesa o evasé, lo que distingue a los vestidos de otoño/invierno son los escotes escogidos. Por lo general se utilizan escotes cerrados, como el barco, el redondo, el halter o el cuello cisne. Eso sí, también podrás lucir un escote en V o corazón, idealmente sobre un escote ilusión. Es decir, sobre otra tela para así no llegar tan destapada al altar. Con respecto a los cuerpos, los encontrarás de todo tipo, aunque los bordados tupidos, apliques en pedrería y plumas son ideales para configurar un look invernal. Asimismo, las botonadoras en las espaldas y juegos de efecto tatuaje.

Mangas

Los vestidos con mangas son muy sofisticados y los meses fríos, perfectos para lucirlos. Además, las opciones son muchas, ya sean mangas largas lisas, mangas tres cuartos con efecto tatuaje, mangas campana para trajes boho, mangas poeta para diseños vintage o mangas murciélago para novias más arriesgadas.

St. Patrick La Sposa
St. Patrick La Sposa

Accesorios

Los vestidos de temporada otoño-invierno permiten también incorporar diversos accesorios. Entre ellos las capas, que encontrarás en múltiples versiones, ya sean capas cortas de piel, con capucha, de estilo romano, bordadas con hilo de plata, con detalles de encaje o asimétricas de terciopelo, entre muchas otras. No obstante, si no te convence esta prenda, siempre podrás optar por boleros, chaquetas o envolventes abrigos XL, ya sean de estilo duster coat o con maxisolapas de largo hasta el tobillo.

Por otro lado, los guantes son un bonito detalle para sumar un toque a tu look nupcial, mientras que otros vestidos incluyen también hombreras. Eso sí, con respecto a las joyas, recuerda que no todos los escotes cerrados permiten llevar collares o gargantillas, al menos, no el escote barco, ilusión, cisne y halter.

Primavera/verano

Telas

Gasa, organza, tul, encaje, chifón, bambula, georgette o crepé. Cualquiera de ellas podrás lucir en la temporada de primavera/verano, pues se trata de telas livianas, ligeras, etéreas y de movimiento fluido. Tejidos de baja densidad que te harán sentir cómoda y fresca en tu gran día, a la vez que se adaptan a los distintos tipos de traje. Por ejemplo, encontrarás desde un elegante vestido de corte sirena en crepé, hasta un vestido de silueta princesa con vaporosa falda de tul y cuerpo de encaje.

Laure de Sagazan
Laure de Sagazan

Escotes

Las temperaturas cálidas invitan a mostrar más piel y, por lo tanto, escotes como el corazón, palabra de honor, en V o bardot son ideales para lucir en esta temporada. Por ejemplo, un escote corazón será perfecto para novias románticas, mientras las que se decanten por un vestido de novia hippie chic o de inspiración boho, seguro caerán rendidas ante un escote hombros caídos con volantes. No obstante, si te atreves con algo más osado, el pronunciado escote deep-plunge siempre será una buena opción.

Detalles

Mientras que las mangas largas son muy valoradas en los vestidos de invierno, en los de verano marcan tendencia los juegos de transparencias, encajes, paneles laterales y tajos en las faldas. Muchos de ellos, vestidos de novia sin espalda o con escotes traseros llamativos, como el escote ojo de cerradura o el escote cuadrado.

Cortos y midis

Aparecen cada vez con más fuerza en los catálogos de moda nupcial. Cómodos, frescos y femeninos, los vestidos de novia cortos o de altura midi son ideales para matrimonios con temperaturas cálidas. Además de ser una buena opción para el civil, los diseños midi, por ejemplo, serán una apuesta infalible para una boda en primavera; mientras que, si te casarás en la playa, un traje corto te resultará muy práctico.

Ahora, si quieres sorprender a tus invitados con un doble look, inclínate por un vestido corto e incorpórale una sobrefalda desmontable para lucir en la ceremonia. Por otra parte, la sensualidad aflora más que nunca en la época estival, así que otra alternativa infalible será apostar por un vestido lencero de seda, ya sea largo o de corte midi. Y ya que estos vestidos incluyen delgados tirantes espagueti y habitualmente un escote en V, podrás destacar también tus joyas, a la vez que lucirás increíble.

Colores

Finalmente, los meses de calor invitan a incorporar también el color y así es como aparecen vestidos con destellos en rosa palo, champán, durazno, vainilla o lavanda, entre otras tonalidades. Incluso, encontrarás velos de novia en colores como verde menta, coral o turquesa. Además de refrescar tu outfit, podrás darle así un sello personalizado escogiendo tu color favorito. Prueba combinándolo con tu ramo de flores o el calzado.

Si ya sabes la fecha en que intercambiarán anillos de matrimonio, entonces comienza ahora mismo a buscar tu vestido. Eso sí, no olvides que el peinado de novia también estará determinado en gran parte por la estación en que decidan declarar el "sí, quiero".