Tan importante como elegir una decoración para matrimonio adecuada o seleccionar las frases de amor correctas para declarar en los votos, lo es prepararse tanto interna como externamente para enfrentar ese gran día. Y no es algo que ocurra de un día para otro, sino que, en muchos casos, requiere cambiar ciertas rutinas poco saludables. ¿No sabes por dónde empezar? Si ya entregaste el anillo de compromiso y están en plenos preparativos de la boda, revisa los siguientes consejos que como novio te serán muy útiles.

1. Cuida tu alimentación

No solo para lucir bien en tu esmoquin, sino para llevar una vida saludable en general. Lo óptimo es mantener una dieta equilibrada a base de frutas, verduras, carnes, pescado, cereales y fibras, intentando bajar la ingesta de grasas, frituras y azúcares. Además, procura no saltarte nunca el desayuno, ya que así el metabolismo activa sus funciones correctamente.

2. Duerme lo necesario

Si quieres estar con energía y lucir un buen semblante en tu postura de anillos de oro, la clave es llegar descansado y, para eso, debes adquirir el hábito de dormir correctamente. Lo ideal para un adulto es dormir entre 6 y 8 horas diarias, respetando siempre las horas de descanso. Y es que un desorden en el sueño puede desencadenar, incluso, en problemas de peso o baja productividad en el trabajo.

3. Haz ejercicios

Si estás agobiado entre la preparación del banquete y los adornos de matrimonio, entrenar te servirá como terapia para relajarte. O bien, si quieres fortalecer tus músculos, encontrarás rutinas focalizadas para cada área. Lo fundamental es que sepas que el ejercicio sirve para todo, desde regular la presión arterial y mejorar la resistencia a la insulina, hasta mantener el peso, potenciar la flexibilidad y favorecer la movilidad de las articulaciones. Si no practicas ningún deporte ni vas al gimnasio, empieza a buscar rutinas para hacer en casa. Puedes comenzar con sesiones diarias de 20 minutos.

4. Cuida lo que bebes

Aunque en el matrimonio alzarás tu copa de novio varias veces, ya sea con champaña o un destilado más fuerte, el consejo es disminuir previamente la ingesta de alcohol. Y es que los licores, en general, no solo hinchan y dañan el hígado, sino que además entregan calorías vacías, sin ningún aporte nutricional.

Y otros líquidos que inflaman el estómago y generan pesadez son las bebidas carbonatadas o gaseosas. Por lo tanto, aunque sean light o bajas en calorías, lo ideal es que las reemplaces por jugos naturales o, mejor aún, agua. De hecho, según recomiendan los expertos, lo adecuado es beber de 2 a 3 litros de agua al día.

5. Sé positivo

Lo que proyectas por fuera viene de dentro, así que preocúpate de mantener siempre una actitud positiva y el buen humor. No dejes que los problemas ni el estrés te sofoquen y, sobre todo en la previa a tu gran día, intenta disfrutar de este proceso al máximo. Nadie dijo que organizar -y costear- un matrimonio fuera fácil, pero la clave está en controlar correctamente tus emociones y ser práctico en las soluciones. Algo que te servirá para toda la vida.

6. Cuida tu piel

Ya que la novia lucirá su rostro fresco acompañado de un peinado recogido, tú no puedes desentonar. Por lo tanto, si hasta el minuto no tienes la costumbre de usar productos para el cuidado de la piel, es hora de que empieces a hacerlo. Lo esencial es aplicarte una crema hidratante con protector solar, al levantarte, y una loción humectante, antes de ir a dormir. Todos los días. Así mantendrás el cutis fresco y libre de impurezas, a la vez que retardarás la aparición de arrugas. Tu piel te lo agradecerá.

7. Visita al doctor

Aunque algunos pueden ser bastante reacio a ir al doctor solo por precaución, lo ideal es que se hagan un chequeo general, al menos, una vez al año. Ahora, si no te convence la idea, piensa en la luna de miel y en que lo óptimo será que viajes con tu salud en un 100%. De lo contrario, no querrás que te sorprenda una gastritis en pleno crucero. ¡Ah! Y lo mismo corre para el dentista. Si bien una cita antes del matrimonio te ayudará a mejorar tu sonrisa, convertir la visita al dentista en un hábito será lo realmente valioso.

¡Ya lo sabes! Con estos tips llegarás mucho más preparado a tu postura de anillos de matrimonio, a la vez que habrás incorporado a tu vida hábitos saludables. Por lo tanto, a la par que la novia se preocupa por sentirse bien en su vestido de novia, tú también tendrás tus propias rutinas alimenticias y deportivas que cumplir.