El cuidado integral es necesario tanto para mujeres como para hombres. Y si en el caso de las mujeres, estas se preocupan no solo por lucir un vestido de novia con el que se sientan cómodas; o un peinado recogido que haga juego con su estilismo nupcial, sino de adquirir una rutina de belleza saludable para llegar preparada al día de su matrimonio, no tiene por qué ser diferente para los hombres. Por eso, en la previa a intercambiar los anillos de matrimonio, ya es momento de que adquieras ciertas rutinas de cosmética que, por lo demás, te servirán para toda la vida.

La piel, lo más importante

Si quieres lucir un rostro fresco y libre de impurezas en tu postura de anillos de oro, debes comenzar con tiempo a preparar la piel. Para ello, tendrás que hacer el hábito de aplicarte un sérum y en seguida una crema hidratante, al salir de la ducha en la mañana y después de lavarte la cara, en la noche. Todos los días. El sérum es un concentrado que actúa directamente en las capas profundas de la piel, regenerando células, por lo que se aplica primero. Las cremas, en tanto, debes elegirlas de acuerdo a tu tipo de piel (normal, grasa, seca, sensible o mixta), siempre con factor solar de mínimo 25 para protegerte del sol. Debes aplicar la crema con movimientos ascendentes e, idealmente, inclinarte por aquellas que contengan vitaminas C y E.

Adiós al oso panda

Si además tienes bolsas en los ojos o la preparación del matrimonio ha logrado que te aparezcan, entonces lo mejor será incorporar a tu rutina un contorno de ojos. Este producto se utiliza para hidratar la zona alrededor de los ojos, evitando que se pierda colágeno y elastina, pero también sirve para descongestionar las ojeras y rellenar los surcos más profundos. Elige los de cabezales metálicos, tipo roll-on, porque al estar fríos deshinchan más la zona y son fáciles de aplicar. Debes hacerlo después del sérum y antes de la crema hidratante.

Ahora, cuando falten cada vez menos días para partir la torta de matrimonio, puedes complementar con algún tratamiento casero anti ojeras, ya sea con hojas de menta, pepino, tomate, té verde, café molido o bicarbonato de sodio. Todos ellos, ingredientes con sustancias antiinflamatorias, capaces de reducir la hinchazón y atenuar las marcas oscuras que aparecen bajo los ojos.

Sin miedo al afeitado

Aunque el afeitado es una práctica común, conviene que adquieras una rutina que no te provoque daños en la piel, como irritación o cortes. Para eso, antes del afeitado debes preparar la piel humedeciendo el vello con agua tibia y limpiando el cutis con jabón o un exfoliante suave. Durante la acción, prefiere un gel de afeitar por sobre la espuma, ya que el gel no irrita y aporta lubricación que reduce la fricción entre la piel y la cuchilla. Y, una vez afeitado, hidrata, refresca, suaviza y desinfecta la zona con un aftershave, que encontrarás en formato de loción o bálsamo. Según los expertos, el momento indicado para afeitarse es después de la ducha. Si sigues todos estos pasos, tu piel te lo agradecerá.

Cuida tu pelo

Lo ideal es que acudas a la peluquería una semana antes del matrimonio para cortarte el pelo o recortar las hebras muertas. Procura no intentar ningún cambio de look radical y, en lo posible, solicita un masaje capilar. Así, no solo disfrutarás de un minuto de relajo, sino que además contribuirás con este masaje a estimular el crecimiento de un cabello sano y revitalizado. Por otro lado, si usas barba, bigote o patilla, averigua cuándo tendrás que volver para el último retoque. O bien, si te afeitarás tú mismo, pregunta si conviene hacerlo en la noche anterior o en la mañana misma en que declararás tus votos con frases bonitas de amor. Resuelve todas tus dudas con un experto.

Manos y uñas sanas

Algo que seguro no podrás hacer por ti mismo es arreglar tus uñas, así que agenda una cita en un salón estético o centro de spa, donde encontrarás este servicio. Muy útil, por lo demás, ya que muchas fotos irán directo a tus manos, para enfocar en primer plano los anillos de oro blanco que intercambiarán en matrimonio. El servicio de manicure por lo general incluye limado, remojo, repujado, retiro de cutícula, pulido, exfoliación, humectación con masaje y aceite de cutícula. Incluso, se puede aplicar una capa de top coat opaco en las uñas si el novio quiere o, de lo contrario, dejarlas al natural. Ahora, si en seguida te irás de luna de miel al Caribe, aprovecha la instancia de someterte también a una pedicure. ¡La ocasión lo amerita!

Perfilar la mirada

Aunque aún no está muy generalizado, también está la opción de arreglarse las cejas. En los mismos centros estéticos o barberías encontrarás este servicio, que comprende depilación en zonas como el entrecejo, debajo del arco de la ceja o sobre el arco de la misma. El perfilado de cejas siempre es dependiendo de lo que el cliente desea, ya sea natural o más marcado. De hecho, si lo necesitas, también podrás solicitar depilación en otras zonas de tu rostro, como frente, pómulos, mejillas, sienes, nariz y mentón.

Con la misma prolijidad con que escogiste el anillo de compromiso, puedes preocuparte ahora por tu propia imagen. Se acerca el momento de alzar sus copas de novios y, como protagonista de este enlace, querrás lucir impecable. Recuerda que un buen traje es importante, pero no lo es todo.