Valeria Videla Fotografías

Pensar en los vestidos de novia que aún faltan por probarte no puede ocupar todo tu tiempo. Tampoco mirar una y otra vez catálogos en lo que respecta a la decoración para matrimonio porque puedes estar eternamente buscando el color para ese día, sin decidirte por uno en especial. Pero hay un ítem que sí va a perdurar por el resto de tus días, más que cualquier otra cosa: las alianzas, ya sean los anillos de compromiso o los de matrimonio. Por eso la importancia de saber elegir los correctos y de darle la importancia que se merecen.

En este artículo te contamos un poco sobre esta joya para que no te arrepientas de tu elección. ¡Buena suerte!

Tradición

Pablo Saró Fotógrafo

Los anillos de oro amarillo históricamente han sido los elegidos en primer lugar por los novios. Sin embargo, con los años han ido surgiendo nuevas propuestas y así es como el oro blanco se ha ido ganando un merecido lugar en el universo nupcial. 

Por si no lo sabías, el oro blanco es una aleación de oro amarillo puro con otros metales blancos, como paladio, plata o incluso, platino. A su vez, este se suele recubrir con rodio de alto brillo para conseguir un acabado de espejo. De ahí su hermoso color y brillo excepcional que, sin dejar de ser elegante, inspira aires modernos y más juveniles.

Además, estéticamente combina perfecto con cualquier estilo y es muy versátil, por lo que no importa si usas un vestido de novia sencillo o uno más despampanante. Tu joya siempre logrará hacerse notar de un modo muy distinguido.

Por otro lado, está demostrado que el oro blanco no se amarillea ni se desgasta en su superficie, por lo que es capaz de permanecer intacto mucho tiempo, sin necesidad de llevarlo a pulir.

Y si acaso pierde su brillo original, lo cual pasará tarde o temprano, bastará con encargarlo a un especialista para que reciba una nueva capa de rodio y punto.

Más resistencia

Olivia Ferrer

¿Creías que elegir tu anillo sería tan fácil como hacerlo con tus adornos de matrimonio? Pues el oro blanco es una alternativa que aparece para simplificarte la vida si lo que buscas es una mezcla entre lo clásico y lo moderno.

Eso sí, el hecho de utilizar metales como paladio o platino, que son más costosos que el oro puro, supone que una pieza de oro blanco resulte más cara que una similar de oro amarillo. Al respecto, la relación puede ser de un 5% a un 50% superior sobre el oro amarillo, en función del proceso utilizado para su fabricación.

No hay problema si tu intención es incluir diamantes a tu anillo, ya sea para tu argolla de compromiso o para las alianzas, donde encontrarás alternativas que van desde los $300.000 en adelante y el resultado te dejará feliz.

Y es que las alianzas de oro blanco te seducirán desde el primer momento por su belleza y elegancia, pero también, por su buena calidad, resistencia y durabilidad. Y si buscas darle mayor significado aún a tus argollas, puedes inscribir alguna frase de amor corta o las iniciales de sus nombres, como símbolo de amor y unión.

Por lo general, las piezas están elaboradas con un 75% de oro amarillo y un 25% de otros metales blancos, por lo que son mucho más resistentes a los rayones o desperfectos provocados por el uso diario, versus otros materiales como el clásico oro amarillo. Ello, como consecuencia de las aleaciones más fuertes con las que ha sido elaborado. Y ¡ojo!, que para poder venderse una joya como oro blanco, ésta debe tener al menos un 37.5% de oro fino.

Finalmente, si te decantas por un diseño que incorpore un diamante o piedra preciosa, no tendrá comparación si lo luces en una pieza de oro blanco. Y es que debido a su brillo natural, este metal creará un efecto óptico, resaltando mucho más el diamante o la piedra, como si se tratase de un elemento de un tamaño mayor.

¿Te convenciste ya con el oro blanco? Si no es así, aún puedes seguir rastreando las últimas tendencias en anillos de matrimonio y, de paso, buscar algunas frases de amor por si deseas plasmar alguna especial en tu argolla.