Varua Fotografía

Más allá de la decoración para matrimonio por la que opten o las frases de amor que incluyan en sus votos nupciales, sin duda que la decisión más transcendental que tomen será respecto a las personas que elijan como sus testigos y padrinos.

Para la Iglesia Católica son dos figuras que ejercen roles muy distintos, aunque en la práctica suelen confundirse. ¿Ya están pensando con quiénes alzar sus copas de novios para el primer brindis? Aquí resolvemos todas sus dudas para que elijan a conciencia entre sus familiares y amigos más cercanos.

Testigos

Flo Producciones

En un enlace católico, los testigos cumplen un rol fundamental, ya que son ellos quienes firmarán las actas matrimoniales en el altar, validando así que se ha celebrado el sacramento. Además, deben acudir previamente al lugar donde se realizará la ceremonia religiosa -o las charlas prematrimoniales- para dar fe de la legitimidad de la unión que se va a efectuar, en relación a si ambos contrayentes acudirán por voluntad propia a intercambiar sus argollas de plata el día del enlace.

En esa instancia, el sacerdote o diácono les hará preguntas sobre los futuros esposos y con ello quedará completo el expediente. Para cumplir con este protocolo, los novios deben presentar dos testigos de matrimonio, uno por cada uno, si es que llevan más de dos años de relación. O cuatro testigos, dos por cada uno, si es que su relación es de menos de dos años.

En ambos casos, los testigos no deben ser familiares, pero sí dar crédito de que conocen a los contrayentes el tiempo que es requerido. Asimismo, deben presentarse con su carnet de identidad, el cual también les será solicitado al momento de firmar el acta. En general, los novios escogen a sus testigos entre sus amigos más cercanos y, preferentemente para la Iglesia, deben ser católicos.

Padrinos

Cristobal Kupfer Fotografía

Técnicamente, los padrinos de matrimonio no existen, sino que más bien son una figura simbólica que ha tomado cada vez más relevancia en el tiempo. De hecho, a diferencia de los padrinos de bautismo o confirmación, según lo exige el derecho canónico, los padrinos de matrimonio no tienen obligaciones asociadas desde el punto de vista religioso, ni tampoco desempeñan un rol específico en la ceremonia.

De todas maneras, sí acompañan a los novios desde muy cerca en todo el proceso de los preparativos y generalmente son dos padrinos por cada uno. Además, es común que se hagan cargo de distintos ítems, como mandar a hacer los encintados de matrimonio y preparar un discurso con frases bonitas de amor para dar inicio al banquete. Incluso, en algunos casos asumen los costos del servicio religioso.

Por otra parte, los padrinos de matrimonio suelen ser personas muy cercanas a los recién casados, habitualmente los padres y es que su función simbólica será guiarlos en esta nueva vida que emprendan como marido y mujer. De hecho, lo habitual es que sean también personas católicas, pues la idea es que, ante cualquier eventualidad en la convivencia, los padrinos estén ahí para acompañarlos y apoyarlos a salir adelante en el camino de la fe.

Cabe destacar que existe la opción de que testigos y padrinos sean las mismas personas. Y en ese caso, pasarían a ser conocidos como padrinos de sacramento o velación. Es decir, aquellos que actuarán en la ceremonia como testigos firmando las actas matrimoniales. Sin duda, ellos son los imprescindibles, pero no necesariamente los únicos.

Y es que el rito católico también permite escoger otros padrinos para cumplir funciones simbólicas dentro de la ceremonia, como son los siguientes:

  • Padrinos de anillos: Serán los encargados de portar y entregar los anillos de oro durante la ceremonia.
  • Padrinos de arras: Darán al nuevo matrimonio trece monedas que simbolizan prosperidad en su futuro hogar.
  • Padrinos de lazo: Colocarán alrededor de los novios, estando estos arrodillados, un lazo como símbolo de su unión sagrada e indisoluble.
  • Padrinos de Biblia y rosario: Les regalarán ambos objetos que serán bendecidos por el oficiante durante la liturgia.
  • Padrinos de cojines: Serán los encargados de poner los cojines en el reclinatorio para los contrayentes, en representación de la oración en pareja y, por lo tanto, la relación íntima con Dios.

Ante cualquier duda, confirmen en la Iglesia donde intercambiarán los anillos de matrimonio si son posibles las excepciones como tener más padrinos. Y aprovechen de conversar con el párroco sobre las frases cristianas de amor que incorporarán en sus votos para que les dé consejos respecto a los mejores textos para su ceremonia.