El traje de novio y el vestido de novia se robarán las miradas en el gran día. Sin embargo, no solo debes preocuparte de lucir bien por fuera, ya que de nada servirá si por dentro no te sientes en óptimas condiciones. Si hasta ahora no tienes buenos hábitos alimenticios, entonces que tu postura de anillos de oro sea la excusa para empezar a integrarlos. Solo tendrás que ser perseverante, tal como lo fuiste al entregar el anillo de compromiso y plantearte objetivos que seas capaz de mantener.

1. Bebe agua

El agua es fundamental en la rutina de un hombre saludable, pues alivia la fatiga, elimina toxinas, potencia la digestión, regula la temperatura corporal y mejora el sistema inmunológico, entre otros beneficios. Si no tienes la costumbre de hacerlo, ve a todos lados con una botella recargable y poco a poco irás adquiriendo el hábito de tomar agua. Se recomienda ingerir entre dos a tres litros diarios, especialmente en periodos de alta actividad, como suele ser la organización de una boda. Y es que entre cotizar adornos de matrimonio y trasladarte luego a la prueba de vestuario, ir a buscar los anillos y otros trámites varios necesitarás estar más hidratado que nunca.

2. Tomar un buen desayuno

Es la comida más importante del día, así que en ningún caso debes saltártela. Y es que, junto con activar el metabolismo, el desayuno te ayudará a mantenerte con energía por largas horas. ¿Qué incorporar? Los especialistas recomiendan intercalar hidratos de carbono (cereales integrales, pan), proteínas (huevos, queso fresco), vitaminas (fruta) y minerales (frutos secos). Además, prefiere el té por sobre el café y, en lo posible, evitar el azúcar o los edulcorantes. Eso sí, debes darte el tiempo para tomar el desayuno, sentado y comer con calma. Si no lo haces porque sales atrasado todas las mañanas, prueba poniendo tu despertador un poco más temprano.

3. Elige snacks saludables

En vez de inclinarte por bocadillos dulces o salados entre comidas, prefiere los snacks saludables como yogur desnatado con cereales, macedonia de frutas, quince almendras, una tostada de pan integral con queso o gelatina. Cualquiera de ellos son una buena alternativa para comer entre horas. Recuerda que los snacks son necesarios, no solo para controlar el apetito, sino también para mantener el cuerpo activo, y suministrar energías y nutrientes. Desde tu próxima compra en el supermercado incorpora este ítem y así podrás ir variando los snacks todos los días.

4. Sé consciente de lo que comes

No se trata de andar contando calorías, sino de tomar consciencia de aquello que te hace bien. Por ejemplo, reduce tu consumo de carnes rojas a favor de incorporar a tu dieta también carnes como pollo, pavo o pescado. Procura ingerir al menos dos tazas de frutas y dos tazas de verduras al día, además de cereales enteros y lácteos bajos en grasas. También puedes reemplazar los granos refinados por integrales en el pan, la pasta y el arroz. Y para cuidar la salud del corazón, utiliza grasas no saturadas que se encuentran en las nueces y en aceites como el de oliva o canola. Asimismo, alimentos grasos como la palta te ayudarán a mantener tu piel y pelo radiantes.

5. Modera porciones

Privilegia comer muchas veces en cantidades prudentes, que pocas veces en abundancia. Por lo tanto, un consejo infalible de alimentación saludable es respetar las cuatro o cinco comidas diarias que se recomiendan (desayuno, snack de media mañana, almuerzo, merienda/once y cena), pero cuidando las porciones. Así el metabolismo se mantendrá activo y tu cuerpo estará funcionando de forma más eficiente. De hecho, llegado el minuto de disfrutar del banquete y partir la torta de matrimonio, mantén la consigna probando de todo un poco, pero en raciones discretas.

6. Fíjate en lo que tomas

Está comprobado que las bebidas gaseosas son perjudiciales para la salud, así que evita beberlas en exceso o, mejor aún, erradícalas de tu menú diario. En su lugar, puedes decantarte por jugos de frutas naturales que, además de tener un potencial calórico bajo, son ricos en fibra y, por lo tanto, ideales para depurar tu organismo. Y otra opción, si te gustan las aguas calientes, es tomar infusiones como té verde, té de lavanda, agua de jengibre, agua de perejil o té de jazmín. Todas ellas, enriquecidas con propiedades relajantes, adelgazantes, estimulantes del ánimo o contra el dolor de estómago, entre otras. Por ejemplo, si a pocos días de estrenar tu argolla de plata te cuesta conciliar el sueño, bebe pasiflora o tila antes de ir al a cama y problema resuelto. Finalmente, con respecto al alcohol, salvo el vino y la cerveza, que aportan algunos nutrientes, todos los demás alcoholes solo entregan calorías vacías. O sea, si estás en plan de cuidar tu salud, disminuye el consumo de cócteles y destilados.

Sigue estos consejos saludables y llegarás a tu postura de anillos de matrimonio en tu mejor momento físico y con energía. Así tendrás pilas para bailar hasta el amanecer y podrás brindar sin culpa, alzando tu copa de novio cuantas veces te lo pidan tus invitados.