Más allá del vestido de novia que escojas o el peinado recogido con que acompañes tu look, lo fundamental es que te sientas cómoda y liviana en tu gran día. Ya que será una larga jornada, es clave que te prepares con anticipación, especialmente, si eres consciente de no llevar una vida tan saludable. Así, no solo lucirás bien por fuera en tu intercambio de anillos de matrimonio, sino que también te sentirás bien por dentro. Apunta estos consejos si tu meta es lucir un abdomen plano.

1. Toma agua

Además de mantener el peso y saciar el hambre, tomar agua contribuye a eliminar toxinas, combatir la flacidez y acelerar el metabolismo, lo cual es esencial sobre todo pasados los 30 años. Lo ideal para un adulto es beber entre 2 a 2.5 litros de agua diarios.

2. Haz ejercicio

Aunque todo ejercicio es bueno para la salud y el estado anímico, hay ciertas rutinas focalizadas específicamente en el abdomen. Entre ellas, la plancha con cambio de brazos, los abdominales con piernas elevadas y los escaladores. Lo recomendado es entrenar un mínimo de tres veces a la semana, durante una hora, combinando con ejercicios cardiovasculares y aeróbicos.

3. Cuida la alimentación

Más que intentar dietas estrictas de cara a tu postura de anillos de oro, lo óptimo es adquirir hábitos saludables. Entre ellos, que no debes saltarte ninguna comida del día, pero sí reducir las porciones, al igual que la ingesta de carnes rojas, grasas, frituras y azúcares. Por el contrario, aumenta el consumo de cereales y semillas, así como de frutas y verduras. La piña y la alcachofa, por ejemplo, son especialmente depurativas, por lo que te ayudarán en poco tiempo a deshinchar el estómago. Por otro lado, procura cenar temprano o, al menos, dos horas antes de acostarte, ya que el metabolismo se ralentiza en la noche. Y lo más importante: escucha a tu cuerpo. Si hay algo que te hace sentir mal o te hincha, aunque sea natural, lo mejor es eliminarlo de tu dieta.

4. Incorpora batidos verdes

Los hay para limpiar el organismo, fortalecer defensas y también para reducir la hinchazón. Es el caso del batido de kiwi, espinaca y lechuga; el cual, gracias a su alto contenido en clorofila, fibra y antioxidantes, es una excelente opción diurética que permite desinflamar el abdomen. Y si buscas un efectivo quemador de grasa, no dejes de probar el batido de pepino, perejil y limón. Se recomienda beber un vaso antes de acostarse para reducir los niveles de grasa, sobre todo los que se acumulan en el vientre.

Sin embargo, no abuses de los batidos (ni de las dietas). Cuidar tu salud debe ser prioridad en tu vida, por lo que, si deseas cambiar tus hábitos o probar con batidos detox, lo mejor es consultar con un profesional de la salud.

5. Come despacio

Adquiere el hábito de comer lento y masticar pausadamente cada alimento. De este modo, entrenarás a tu cerebro para comer solamente lo que necesita, pues la sensación de saciedad demora unos veinte minutos en llegar del estómago al cerebro. Además, al comer deprisa se introduce aire en el organismo, lo que origina los molestos gases que hinchan el abdomen. Es lo mismo que ocurre al usar bombillas.

6. Relájate

El estrés y la falta de descanso son tan enemigos de un abdomen plano como una mala alimentación o el sedentarismo. Y es que el estrés segrega exceso de cortisol, la hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre, por lo que estarás más propensa a que tu vientre se inflame o sufras alteraciones en el peso. Si ya te sientes estresada entre los adornos de matrimonio y los souvenirs, un consejo es que recurras a la meditación.

7. Reduce la sal

Ya que el consumo de sal promueve la retención de líquidos en los tejidos, comienza desde ya a disminuir tu ingesta diaria. Si las comidas te parecen desabridas sin sal, prueba reemplazando la sal normal por sal marina o, mejor aún, por especies. Asimismo, cuando te sientes a comer, evita poner el salero en la mesa.

8. Bebe infusiones

Otra manera de limpiar el colón, eliminar toxinas y favorecer la digestión, es a través de la ingesta diaria de infusiones naturales. Y es que, gracias a sus propiedades depurativas y/o carminativas, algunas hierbas son ideales para reducir la inflamación abdominal. Entre ellas, el anís, la menta, el tomillo, el boldo, la manzanilla y el hinojo. Cualquiera de ellas mejorará tu tránsito intestinal, aunque todas tienen sus propias bondades.

9. Evita el alcohol

Aunque en el matrimonio alzarán más de una vez sus copas de novios para brindar, lo ideal es frenar el consumo de destilados en los meses previos. Ello, pues las bebidas alcohólicas (salvo el vino y la cerveza) solo entregan calorías vacías, sin ningún aporte nutricional, a la vez que dificultan el consumo metabólico de las grasas. Es decir, el alcohol no contribuirá en nada si quieres lucir un vientre plano en tu gran día.

10. Di no a las gaseosas

Las bebidas carbonatas o gaseosas, aunque sean light o bajas en azúcar, igualmente provocan hinchazón, pues el carbono tiende a acumularse en el estómago. Además, no suponen un aporte nutricional significativo y contienen sustancias perjudiciales para la salud. Por todo esto, lo mejor es que reemplaces su ingesta por jugos de frutas naturales o agua.

11. Practica Yoga

Existen posturas específicas de esta disciplina oriental que te ayudarán a fortalecer los músculos abdominales, así como a tonificar otras partes del cuerpo. Por lo tanto, si quieres despejarte y dejar de pensar por un rato en el vestido o en el peinado recogido con trenzas que pretendes llevar, una buena idea es que te inscribas en un curso de Yoga. Incluso, puedes hacerlo con tu pareja.

12. Rehúye de los edulcorantes

Se usan para sustituir al azúcar en bebidas, dulces y postres, pero son muy difíciles de digerir. Por esta razón, destacan también entre los principales causantes de la mala digestión e hinchazón de abdomen. Lo ideal es reeducar al paladar para no necesitar el dulce que proporcionan estas sustancias.

13. Toma té verde

Gracias a sus estupendas propiedades, el té verde es diurético, acelera el metabolismo y es un potente quemador de grasa. La mejor forma de aprovechar sus bondades es tomarlo como infusión, idealmente después de cada comida. Asimismo, se recomienda evitar el té verde con saborizantes. Por ejemplo, aquellos que en la etiqueta dicen “té verde con arándano” o “té verde con maracuyá”, pues algunos podrían contener azúcar añadida o edulcorante.

14. Come un snack

Si dejas pasar mucho tiempo entre tu última cena y la hora en que te vas a acostar, puedes comer un pequeño snack, de unos 100 a 200 calorías, una o dos horas antes. Esto generará que tu cuerpo siga trabajando mientras estás descansando, aunque debes elegir muy bien qué comer. Puede ser, por ejemplo, unas nueces, unos palitos de zanahoria o unos cortes de pechuga de pavo, entre otras opciones.

15. Sé constante

En todo lo que te propongas, ya sea entrenar todos los días o modificar tu alimentación, sé constante. De lo contrario, de nada servirá que te cuides un día a la semana y el resto te hagas la desentendida. Si quieres llegar sintiéndote bien a tu intercambio de argollas de plata, tanto en lo que respecta a la salud como imagen, entonces ponte metas realistas y cúmplelas. He ahí la clave.

Haz que tu mayor preocupación en tu gran día sea recordar las frases de amor que elegiste para el discurso, pero no que te sientas hinchada, pesada o con dolores. Agradecerás llegar saludable a tu boda, lo que sin duda lo notarás al usar tu vestido de novia con encaje, pues te sentirás cómoda y liviana.