Lore y Matt Fotografías
Lore y Matt Fotografías

Por más hermoso que sea tu vestido de novia, tus joyas o el peinado recogido que decidas llevar, el semblante con que llegues al gran día será determinante. Ciertamente, el maquillaje ayuda a destacar tus facciones, pero tampoco lo es todo.

Por lo tanto, si quieres deslumbrar en tu postura de anillos de matrimonio y exhibir una sonrisa perfecta, que sea el fiel reflejo del momento que estás viviendo, aquí te contamos cómo lograrlo sin someterte a ningún tratamiento.

1. Perfecciona tu cepillado

Con el fin de conseguir una sonrisa de alto impacto, lo primero es reforzar la higiene bucal. Para eso, debes cepillar tus dientes tres veces al día, y finalizar el proceso realizando un enjuague bucal con uno blanqueador y rico en flúor. De este modo, evitarás la aparición de placa bacteriana, manchas y caries, a la vez que potenciarás el blanco natural de tu dentadura.

Además, no olvides cepillar la superficie de la lengua, de atrás hacia adelante e intenta combinar el cepillado con el uso de hilo dental, al menos una vez al día.

Finalmente, procura cambiar tu cepillo cada tres meses y prefiere aquellos que sean suaves.

2. Evita ciertos alimentos

Es sabido que el tabaco, el vino tinto, el té y el café tiñen los dientes de un tono amarillento. Sin embargo, también hay varios alimentos de consumo diario que generan ese efecto, entre ellos, la salsa de tomate, salsa de soya, vinagre balsámico, curry, arándanos, betarragas, caramelos, gaseosas y bebidas energéticas.

Si estos productos están en tu despensa, puedes reducir su ingesta. Una buena idea es buscar sustitutos, por ejemplo, reemplazar las gaseosas por jugos naturales.

3. Enriquece tu dieta

Contrario al punto anterior, hay determinados alimentos que sí son muy buenos aliados de una sonrisa perfecta, debido a sus componentes. Son frutas y verduras que cuidan la dentadura de manera natural, protegiendo las encías, limpiando el esmalte y reduciendo el riesgo de contraer caries.

Destacan en este grupo la manzana, frutilla, plátano, espinaca, coliflor, apio y zanahoria. Además, tomar agua y leche también es muy recomendado para mantener la dentadura impecable. Si cuidas cada detalle de tu peinado recogido con trenzas, lo mismo debes hacer con tu sonrisa.

4. Prueba remedios caseros

Otra manera de perfeccionar tu dentadura es a través de tratamientos que podrás hacer en casa, pero siempre consultando con un especialista. Por ejemplo, para blanquear el esmalte, se recomienda frotar tus dientes con una hoja de salvia, durante un minuto, todas las noches antes de ir a dormir.

El aceite de sésamo, por su parte, es otro ingrediente rico en sustancias antibacterianas que mantienen los dientes limpios, sanos y blancos. En este caso, solo tendrás que realizar un enjuague bucal con una cucharada de aceite de sésamo durante unos minutos.

¿Y qué tal si deseas embellecer también tus labios? Un truco muy efectivo consiste en mezclar la pulpa de una palta madura con aceite de oliva, para luego extender el compuesto sobre tus labios.

Gracias a que ambos ingredientes son ricos en vitamina E y ácidos grasos esenciales, lograrás hidratar los labios en profundidad, retardar su envejecimiento y aportar una dosis extra de suavidad. Puedes poner en práctica este tratamiento unas tres veces por semana.

5. Elige el maquillaje correcto

Danko Fotografía Mursell
Danko Fotografía Mursell

Escoger el maquillaje adecuado también será fundamental para lucir una sonrisa de impacto en tu intercambio de anillos de oro. De hecho, hay colores que blanquean la dentadura, como los labiales en tonos rojos intensos, morados, con base azulada o fucsias.

Por el contrario, los nude, anaranjados o marrones no generan suficiente contraste como para blanquear tus dientes, ni tampoco los colores flúor, brillantes o gloss transparentes.

Ahora, también hay otros factores que debes tomar en cuenta, como tu color de piel y la forma de tu boca. Es decir, si tienes la boca grande o pequeña, y los labios gruesos, delgados o asimétricos (cuando labio superior e inferior no tienen un ancho homogéneo).

Según sea tu caso en particular, tu estilista encontrará la forma perfecta de maquillarte, potenciando siempre tu sonrisa. Además, si eres de piel clara, trigueña o morena, te quedarán mejor ciertos colores de labiales que otros.

Lo ideal es comenzar con las pruebas de maquillaje al menos dos semanas antes del matrimonio.

6. Practica y ejercita

Sebastián Valdivia
Sebastián Valdivia

Otro consejo muy simple que puedes tomar, es practicar tu sonrisa frente a un espejo. Así, además de encontrar tu mejor ángulo para posar en las fotos, descubrirás qué sonrisa te resulta más cómoda, por ejemplo, para lucir durante la marcha nupcial.

Ahora, si en la cuenta regresiva te sientes muy cansada y aún te falta retirar los encintados para matrimonio, existe una técnica que puedes ejercitar para tonificar y relajar los músculos del rostro. Se conoce como Yoga Facial y se basa en una serie de ejercicios que trabajan los músculos faciales, dando como resultado una piel elástica, rasgos más suaves y, por lo tanto, una sonrisa mucho más fresca.

7. No olvides tu kit

Finalmente, si quieres que tu sonrisa se mantenga estoica durante toda la jornada, prepara un kit de emergencia con todo aquello que puedas necesitar en tu matrimonio. Desde elementos de higiene, como cepillo, pasta dental y enjuague bucal, hasta productos para retocar tu maquillaje, como polvos, delineador y labial. Recuerda, tu sonrisa será lo que más luzcas en el gran día.

Pon en práctica estos tips y sin duda llegarás mucho más segura a tu matrimonio. Y es que tan importante como el vestido o el peinado de novia, lo es tu rostro y, especialmente, la sonrisa con que enfrentes cada uno de los momentos de ese día. Desde tu emocionante entrada al altar, hasta la sonrisa más relajada que esboces al instante de alzar las copas de novios, para el primer brindis como matrimonio.