Dianne Díaz Fotografía

Cada vez está maz cerca el matrimonio con tu futura esposa y entre la mulitud de aspectos que conforman la organización del gran día, hay ciertos aspectos que debes considerar:

1. Sé paciente con tu futura esposa

En la cuenta regresiva para el gran evento, los nervios y la ansiedad se apoderarán de tu mujer, quien no dará más entre los preparativos de la fiesta, los invitados, la dieta, el vestido, etcétera. Por esta razón, de seguro andará más sensible de lo habitual o, por el contrario, con el carácter mucho más bravo y explosivo. Pero es una conducta normal y les pasa a todas en su afán porque todo resulte perfecto. Apóyala y no la presiones.

2. Sigue tu estilo

Jamás renuncies a tu personalidad, menos aún el día de tu matrimonio. Por eso, escoge un vestuario con el que te sientas auténtico y no disfrazado. Si bien debes optar por un traje de novio elegante, pues lo amerita la ocasión, intenta jugar con los colores y complementos para dar con el atuendo adecuado para ti.

3. Busca comodidad

El festejo te obligará a estar muchas horas de pie y otras tantas bailando. Por ello, procura elegir zapatos idóneos para el gran día y no se te ocurra no probártelos previamente en tu casa. Sólo así sabrás si son los correctos. Por otro lado, al momento de escoger la camisa y la chaqueta, fíjate que puedas extender los brazos sin dificultad y que no te tiren los hombros. Lo mismo con los pantalones. Comprueba que sean lo suficientemente cómodos al sentarte o bailar.

Constanza Miranda Fotografías

4. No trasnoches

Por más que tus amigos quieran tratar de convencerte, ten claro que no es una buena idea salir de fiesta el viernes por ejemplo, si te casas el sábado. Aunque sea con la intención de compartir una última noche de soltero con tu grupo más íntimo, los efectos de la resaca y el sueño a veces se prolongan más de la cuenta. Intenta descansar y que tus amigos también lo hagan. No gastes energías antes de tiempo. 

5. Aliméntate bien

Aunque los nervios u ocupaciones quizás te quiten el hambre en las horas previas a dar el “sí”, desayuna y almuerza como lo haces todos los días, pues te espera una larga jornada por delante. Eso sí, preocúpate de ingerir alimentos livianos, frescos y nutritivos.

6. Cuida tus manos

Si bien el concepto de manicura está asociado a las mujeres, nadie ha dicho que los hombres no puedan probar. De hecho, preocuparse del cuidado de las manos y uñas debería ser una obligación para todos los novios quienes, no solo deberán saludar una y otra vez durante la celebración, sino que además lucir su anillo de matrimonio en las distintas fotografías.

7. Ensaya el discurso

Aunque siempre es bueno improvisar, en este caso es mejor que preparar el discurso con anticipación. Lo ideal es que escribas un texto corto y directo, con un tono claro. O sea, que definas bien si será un discurso serio o uno humorístico. Comienza siempre dando la bienvenida y agradeciendo a los invitados por acompañarlos en este día tan especial. Luego, puedes contar alguna anécdota, recordar cómo conociste a tu pareja o cómo le pediste matrimonio. Si falta algún ser querido en la fiesta, también es el momento para recordarlo. Finalmente, concluye con un brindis y con un beso a tu mujer.

Javiera Farfán Fotografía

8. Suelta el celular

Antes de partir rumbo a la iglesia o donde celebrarás el enlace, te recomendamos que le pases tu teléfono a algún familiar o amigo. El consejo es que te desconectes totalmente, tanto de posibles llamados, como de correos electrónicos o redes sociales. Ya tendrás tiempo suficiente para atender esos asuntos.

9. Lleva un kit de emergencia

Ya que no sabes qué cosas te pueden hacer falta durante la boda y para no cargarle la mano a tu mujer, prepara tú mismo un kit de matrimonio con elementos personales básicos que puedas necesitar. Por ejemplo, un par de calcetines de repuesto, cepillo y pasta de dientes, perfume, desodorante, toallitas quitamanchas y una peineta, entre otras cosas.

10. Prepara un regalo especial

Algunos novios mantienen la tradición de sorprender a su pareja enviándole un obsequio un día antes de la boda. Puedes regalarle un ramo de flores, una caja de chocolates, una joya o, simplemente, una emotiva carta donde le recuerdes lo mucho que la quieres. Aquí no importa el valor monetario, sino el sello personal.