Luego de que han celebrado un maravilloso matrimonio, la novia ha deslumbrado con su vestido de novia y por fin estén en sus manos sus anillos de matrimonio, es el merecido momento de tener una maravillosa luna de miel. Esta debe ser preferentemente en un lugar tranquilo, que evoque a la calma, pero también a la diversión donde, rodeados de naturaleza puedan recordar detalles de su evento, pensar en lo bella que lucía la decoración para matrimonio que juntos escogieron y así también, en la emoción de sus familias. Un destino ideal para esto es Hawái, un archipiélago perteneciente a Estados Unidos ubicado en el Pacífico Norte.

Compuesto por ocho islas principales de origen volcánico, es un paraíso de playas con arenas blancas y palmeras, naturaleza virgen, acantilados, zonas de montaña y maravillosas cascadas, entre otros atractivos turísticos dignos de descubrir.

Si éste es el destino que han elegido para su luna de miel o si aún están por definirlo, en este artículo encontrarán buenas razones para inclinarse por Hawái, comenzando por el clima que los recibirá con los brazos abiertos.

1. Isla de Lanai

Si bien es una de las más solitarias, poco a poco se ha ido convirtiendo en una interesante propuesta para los turistas. De hecho, se ha construido allí un gran complejo hotelero debido a que es la isla más cercana a Maui. Por otro lado, es también una de las favoritas de los mochileros por su naturaleza salvaje.

2. Isla de Oahu

Corresponde a la más visitada y en la que se encuentra Honolulu, la capital de Hawái. Allí podrán transitar por sus bosques tropicales o darse un baño en las playas de Waikiki, Sunset Beach y Makaha, ideales para surfear y, por supuesto, ser románticos y dedicarse frases bonitas de amor que nunca olvidarán. La base militar de Pearl Harbor, que fue atacada en 1941 por los japoneses, el Mirador del Acantilado, el Palacio de ‘Iolani y el Centro Cultural Polinésico, son otros de los puntos interesantes por conocer.

3. Isla de Niihau

Se trata de una isla privada que pertenece a la familia Robinson desde 1872, por lo que no es posible visitarla como turista. O al menos, no resulta una misión nada fácil. Los pocos habitantes de la isla son nativos hawaianos en su mayoría, que trabajan para los Robinson cuidando la propiedad insular y cultivando el suelo.

4. Isla Grande de Hawái

Aquí se concentra la mayor diversidad vegetal de toda la isla, por lo que podrán disfrutar de paisajes variopintos y hermosas playas. Por otro lado, una visita obligada son los parques naturales de Puukohola Heiau y South Pointe Park, donde podrán descubrir cascadas en medio de un terreno impresionante. Y para completar la experiencia, deben acercarse al Parque Nacional de los Volcanes, que les permitirá observar de cerca todo sobre la vida volcánica de Hawái. Allí encontrarán el volcán Kilauea, uno de los más activos del planeta. Y otro imperdible: la playa de Punaluu, que es de arena negra como el azabache, lo que convierte esta playa en un spot perfecto para fotografiar sus anillos de oro; será un precioso contraste y lindo recuerdo.

5. Isla de Kahoolawe

Forma parte del distrito de Maui, es la más pequeña de todas y su principal atractivo es el cráter del Lua Makika, en la cima del Puu Moaulanui, a 450 metros sobre el nivel del mar. Esta isla es un área protegida, por lo que están prohibidos los usos comerciales y gran parte del empeño de las organizaciones ecológicas del archipiélago está puesto en recuperar la fauna autóctona de este rincón hawaiano.

6. Isla de Maui

Si son una pareja aficionada al deporte, aquí hallarán el destino perfecto para practicar windsurf, kayak, surf y buceo, además de avistar ballenas y delfines. Por otro lado, si bien es una isla pequeña, necesitarán tiempo para conocer su ciudad más importante, que es Lahaina, así como el impresionante Parque Nacional Haleakala y el pueblo de Makawao. La playa de Kaanapali Beach, en tanto, es ideal para hacer snorkel y submarinismo.

7. Isla de Molokai

Ésta es la menos turística y visitada, pero quizás sea precisamente por ello que ofrece la experiencia más auténtica. Aquí podrán observar el trajinar de los trabajadores en una de las actividades que sustentan la economía del archipiélago: la agricultura. Por lo mismo, encontrarán cultivos de piña, azúcar, café y frutas tropicales, acercándose mucho más a la vida real de los hawaianos. Y por cierto que sus playas paradisíacas son su mayor atractivo.

8. Isla de Kauai

Se destaca por sus selvas tropicales, atravesadas por riachuelos, cuevas y cascadas; además de encontrarse allí el cañón Waimea, conocido como “El Gran Cañón del Pacífico” y el volcán Waialeale, famoso por ser el más húmedo del mundo. Si quieren practicar senderismo, pueden comenzar por Costa Napali, conocida por sus acantilados y tampoco deben perderse La Playa Secreta. Esta última, debido a su difícil acceso, es muy solitaria, lo que la convierte en el rincón ideal para estar solos. Esta isla de Hawái, conocida como Isla Jardín, es la más antigua de las ocho, y también la más tranquila y menos transitada. Ideal para una luna de miel íntima y en paz.

Datos generales

  • El idioma oficial es el inglés. No obstante, el idioma nativo es el malayo-polinesio. Por cortesía, pueden saludar sonriendo con un “aloha” y agradecer con un “mahalo”.
  • El clima es agradable todo el año, por lo que podrán disfrutar de sus playas en cualquier temporada que escojan.
  • Las prendas ideales para armar las maletas son shorts, poleras, hawaianas, pareos y trajes de baño. Eso sí, también empaquen alguna tenida más formal para sus cenas en restaurantes. Nada rebuscado, un vestido de fiesta negro o una camisa con pantalón.
  • No dejen de probar la comida exótica de Hawái, en la que encontrarán todo tipo de platos indonesios y asiáticos. Destacan el poke, que es atún crudo marinado acompañado por sésamo y algas; el lomi lomi, que es salmón asado con tomate triturado y cebolla; y el kalua pig, compuesto por trozos de carne de cerdo envueltos con hojas de plátano y coco. Éste último se cocina dentro de un imo, que es un horno natural en la tierra cubierto por piedras volcánicas.
  • Deben lucir un Lei, que es una corona de flores que representa la belleza de las islas hawaianas y el espíritu aloha que se extiende por todas ellas.

  • Asistir a un Luau es una de las actividades que no se puede perder. Para los hawaianos, es una fiesta a la vida y puede celebrarse por distintas razones. Incluye comida típica, cerveza y espectáculos con bailes de Hula.
  • Cenar en cruceros es un panorama muy popular en Hawái y encontrarán para ello una amplia oferta de embarcaciones; desde pequeños botes a vela hasta grandes catamaranes.
  • Las excursiones naturales son otro imperdible. Según sus preferencias, podrán optar a caminatas, avistaje de aves, tours a las cascadas y cataratas, a los volcanes, paseos a caballo y mucho más.
  • Hallarán una amplia variedad de entretenimientos nocturnos, entre ellos, presentaciones de música y baile tradicional de las islas, shows acrobáticos, magia y comedia. Los lugares con mayor actividad nocturna son Maui y Oahu.
  • Si quieren comprar, Kalakaua Avenue es la zona de shopping por excelencia, conocida como el “corazón de Waikiki” (en la isla Oahu). En esta avenida encontrarán la mayoría de los centros comerciales, tiendas de lujo y grandes marcas. Además, en Waikiki se toparán con una amplia oferta hotelera, gastronómica y una entretenida vida nocturna.

No pueden negar que este es un escenario perfecto para descansar, ser románticos, y dedicar frases de amor mientras van recordando cada detalle de su relación, luciendo orgullos sus argollas de plata, símbolo de su amor y unión.