Andrés Ubilla Fotografía
Andrés Ubilla Fotografía

Tal como resulta inapropiado preguntar por el precio del vestido de novia o comparar la decoración para matrimonio con la de otro evento, hay ciertas preguntas o frases que son especialmente desafortunadas en un enlace LGTBIQ+. Dichos que, aun por estos días, se repiten incansablemente una y otra vez. Por lo tanto, si asistirás a una postura de argollas de plata, ya sea de familiares o amigos que pertenecen a esta comunidad, revisa este listado con aquellas cosas que NO debes decir.

1. ¿La boda es simbólica o tiene validez?

Si la pareja firmará un Acuerdo de Unión Civil, por supuesto que es válida pues, jurídicamente igual que un matrimonio en Chile, supone una serie de derechos y deberes para ambas partes. Si estás invitado/a a un enlace de este tipo, intenta no resolver tus dudas con los novios. Al menos, no durante la misma celebración.

Hacienda Venus
Hacienda Venus

2. Nunca pensé que eras gay o lesbiana

Si darás un discurso para los recién casados con frases bonitas de amor, entonces no caigas en dichos como “nunca pensé que eras gay” o “¡si eras tan femenina!”. Aunque creas que es con buena intención, no lo es, o por lo menos, no lo parece. Por lo que evita caer en los estereotipos de cómo se supone que se ve o es alguien del colectivo LGTBIQ+. Lo que menos quieren las personas es que se les juzgue, así que no lo hagas. Y si deseas halagar a uno de los festejados, olvídate del “eres mi mejor amigo gay”. Basta con decir “eres mi mejor amigo”.

3. ¿Quieren adoptar hijos?

Es un tema muy profundo para abordar en medio de la celebración o, incluso, puede que ni siquiera la pareja lo tenga del todo claro. Mejor no complicar a los novios o a las novias, quienes solo querrán disfrutar del banquete y la fiesta, tras intercambiar sus anillos de oro. En el peor de los casos, además, podrías herir sus sensibilidades.

La Morada del Cajón
La Morada del Cajón

4. Hacia una pareja de hombres, ¿quién va a lanzar el ramo?

Es como preguntarles indirectamente que quién hace el papel de la novia. Completamente innecesario. En un matrimonio LGTBIQ+ no existen tradiciones marcadas por los roles.

5. Hacia una pareja de mujeres, ¿quién va a sacar la liga?

Que sea una pareja conformada por mujeres no implica que una tenga que interpretar el papel de novio. Y como el hombre es quien históricamente saca la liga, no le asignes gratuitamente a una de ellas un rol que no le corresponde. Muy distinto es, por ejemplo, partir la torta de matrimonio, ya que es un rito que no marca qué hace el hombre o la mujer.

6. ¿Por qué no vino “X” familiar?

Si te llama la atención la ausencia de algún familiar cercano, no preguntes la razón de por qué no está ahí. Quizás, simplemente no pudo viajar o tenía algún otro compromiso inamovible. Por las dudas, evita tocar temas incómodos.

Escala
Escala

7. ¡Eso es muy gay!

No ridiculices el concepto utilizando esta expresión. Sería totalmente inapropiado, por ejemplo, referirse a un arreglo con flores como algo que es “muy gay”. Aunque tu intención sea destacar el sentido estético del adorno de matrimonio en cuestión, te estarías basando en estereotipos de género que no corresponden.

¡Ya lo sabes! Si asistirás a una postura de anillos de matrimonio LGTBIQ+, intenta no incomodar a la pareja con preguntas o frases desafortunadas. Y, menos aún, empañes el instante en que alcen sus copas de novios para el primer brindis con palabras cargadas de estereotipos.