One Opportunity
One Opportunity

Al igual que el intercambio de anillos de matrimonio o la lectura de votos con frases de amor, la presencia de los pajes es una de las tradiciones que se mantiene vigente como parte del rito nupcial.

Se trata de una costumbre que tiene su origen en la Edad Media. Y es que, debido al peso de los vestidos de novia que se usaban en esa época, las princesas necesitaban ayuda para entrar a la iglesia, la cual corría por parte de los más pequeños del clan familiar. Hoy, corresponde a una tradición que es sinónimo de alegría, a la vez que los niños representan la inocencia, la ilusión y el futuro.

¿Cuántos tener?

Aunque no existe un protocolo respecto al número de pajecitos y pajecitas, siempre es recomendable que sean entre dos y seis niños los que conformen el cortejo nupcial. Más de seis ya es demasiado, lo que podría generar descoordinación entre ellos mismos y desorden al interior de la iglesia o lugar donde se realice el enlace.

Además, se correría el riesgo de que se pierda el foco en los novios, considerando que la marcha nupcial será uno de los momentos más emocionantes. Por otro lado, lo ideal es que sea un número par, de modo que los pajes puedan formarse y caminar en parejas. Ahora, si solo cuentan con un niño, no se preocupen, que igualmente le dará un toque muy especial a la ceremonia.

Ximena Muñoz Latuz
Ximena Muñoz Latuz

Cómo elegirlos

La primera motivación, a la hora de seleccionar a sus pajes, es que sean niños afectivamente cercanos a ustedes, ya sean hermanos, primos, sobrinos o hijos de sus mejores amigos. Lo importante es tener una relación con esos pequeños, ya que jugarán un rol fundamental en su postura de anillos de oro. De hecho, si los novios tienen hijos, estos serían los pajes más indicados.

Con respecto a las edades, en tanto, si bien no hay un rango establecido, se aconseja que tengan entre 3 y 8 años. Como es lógico, mientras más pequeños, más fácilmente se distraerán o aburrirán. Y si ya son preadolescentes, quizás no se sientan tan cómodos con sus funciones.

Las tareas

Hay diversos roles que pueden desempeñar los pajes, lo que determinará su ubicación en el cortejo nupcial. Por ejemplo, puede abrir el camino una pareja de niños cargando pizarras con frases bonitas de amor, como “ahí viene la novia” o “aquí comienza el felices para siempre”. Aunque el orden puede variar, posterior a ellos pueden ingresar los pajes encargados de llevar las arras, alianzas y ofrendas, para inmediatamente después desfilar los niños de las flores. Generalmente son pajecitas, aunque también pueden ser niños quienes vayan arrojando pétalos de rosas, demarcando el camino que seguirán los novios tras de sí.

Y además, si la contrayente lucirá un vestido de novia estilo princesa con larga cola o velo, también es posible asignar pajes para que la ayuden en su caminata. De este modo, todos los chicos tendrán a cargo una labor y un orden que respetar, por lo que es conveniente ensayar al menos una vez antes de la ceremonia.

Ximena Muñoz Latuz
Ximena Muñoz Latuz

Ojo con el espacio

Finalmente, si aún no resuelven cuántos pajes desean tener, pongan atención en el lugar donde contraerán nupcias. Si será, por ejemplo, una capilla con un pasillo estrecho, entonces un menor número de pajes resultará más práctico. Por el contrario, si el lugar es amplio, no habrá problema en que sean hasta seis pajes quienes los acompañen en su marcha nupcial, ya sea lanzando pétalos o llevando las argollas de plata, entre otras funciones ya señaladas.

Recuerden, además, que los niños deben sentarse entre los primeros asientos de la iglesia, idealmente cerca de sus padres o de un adulto que los pueda cuidar. No obstante, si el lugar se los permite, también podrían adaptar un espacio especial donde sentarlos más cómodamente. Por ejemplo, en una alfombra a un costado del altar.

Independiente de si son solo niños, solo niñas o una comitiva mixta, los pajes le darán un toque mágico y muy especial a su celebración. Además, podrán vestirlos en armonía con los trajes de los novios, o bien, de acuerdo a la decoración para matrimonio elegida. Por ejemplo, si se inclinarán por una decoración para matrimonio campestre, podrán vestir a los niños con bermudas y suspensores, mientras a las niñas decorarles el cabello con coronas de flores.