Ir al contenido principal
Matrimonios

Todo lo que deben saber sobre la ley de matrimonio igualitario en Chile

Luego de que se aprobara el matrimonio igualitario en Chile, la consigna “amor es amor” se escucha más fuerte que nunca. Se trata de una ley que rompe con la discriminación hacia las parejas del mismo sexo, otorgándoles igual acceso al matrimonio civ

ceremonia de matrimonio igualitario entre mujeres

ceremonia de matrimonio igualitario entre mujeres

En una jornada histórica el matrimonio igualitario culminó su tramitación legislativa, el martes 7 de diciembre de 2021. Corresponde a una ley que regula, en igualdad de condiciones, el matrimonio entre personas del mismo sexo y que reconoce a las familias homoparentales, independiente del género de quienes las conformen. Esta nueva ley de matrimonio igualitario fue publicada el 10 de diciembre en el Diario Oficial y entró en vigencia el 10 de marzo de 2022. 

Qué implica el matrimonio igualitario en Chile

Fotógrafo Álex Valderrama

A través de la modificación de la Ley 21.400, la norma permite llamar matrimonio, con iguales derechos y deberes, a las uniones entre personas del mismo sexo.

Además, se sustituye la expresión “marido o mujer” por la palabra “cónyuge”, estableciendo que “las leyes u otras disposiciones que hagan referencia a las expresiones marido y mujer, marido o mujer, se entenderán aplicables a todos los cónyuges, sin distinción de sexo, orientación sexual o identidad de género”.

Y sobre la institución del matrimonio, se cambia la definición de contrato solemne “entre un hombre y una mujer” por “entre dos personas”. También se reconocen en Chile los matrimonios igualitarios contraídos en el extranjero.

Sobre la filiación

Pareja de novios en ceremonia de matrimonio

El matrimonio igualitario habilita la adopción a parejas del mismo sexo, las que tendrán las mismas posibilidades que un matrimonio heterosexual. Y, asimismo, permite la filiación de hijos a ambos padres o madres, que ahora pasan a denominarse “progenitores”. Es decir, se cambia el concepto de “padre” o “madre” por el unívoco y neutro “progenitor”, entendiéndose como tal a su madre y/o padre, a sus dos madres o a sus dos padres.

“Las leyes u otras disposiciones que hagan referencia a las expresiones padre y madre, o bien, padre o madre, u otras semejantes, se entenderán aplicables a todos los progenitores, sin distinción de sexo, identidad de género u orientación sexual. Salvo que por el contexto o por disposición expresa se deba entender lo contrario”, se estipula en la legislación.

También se indica que los cónyuges del mismo sexo podrán determinar vínculos de filiación, ya sea por técnicas de reproducción asistida, como por acto jurídico de reconocimiento. Y se declarará la maternidad de mujeres trans y la paternidad de hombres trans, en los certificados de nacimiento de los hijos o hijas.

En cuanto al orden de los apellidos, los progenitores podrán expresar, de común acuerdo, el orden de los apellidos de su primer hijo o hija en común. De lo contrario, si no hay consenso, el Registro Civil someterá la decisión a sorteo.

Temas familiares

Macarena Arellano Photography

Entre otros aspectos familiares que dispone esta ley aparecen también el pre y postnatal. Y al respecto se indica que los matrimonios homosexuales podrán acceder a estos derechos laborales, siendo la persona gestante quien podrá gozar del beneficio por más tiempo. En cambio, la persona que no da a luz, en el caso del postnatal, tendrá el permiso pagado que corresponde a cinco días posteriores al nacimiento.

Por otra parte, esta ley garantiza las asignaciones familiares y las pensiones para viudos y viudas. Y también se especifica que los hermanos pueden serlo de doble conjunción (por parte de ambos progenitores) o simple conjunción (por parte de uno de ellos), eliminándose así el concepto de hermanos maternos o paternos.

Eso sí, esta normativa seguirá actuando bajo el supuesto de que son dos los progenitores con los que se determina el vínculo filial y, por lo tanto, no habrá pluriparentalidad.

En tanto, en el caso de una separación, la ley dispone que uno de los cónyuges pueda solicitar alimentos para el hijo o hija ya nacido o que está por nacer.

Y otro artículo que se modificó tiene que ver con que, si uno de los cónyuges cambia de género, podrán optar por mantener o disolver el matrimonio. Pero ya no será una causal inmediata de término del contrato, como lo era hasta ahora.  

Régimen patrimonial

Estudio Migliassi

Respecto a los bienes del matrimonio, la ley determina que los cónyuges del mismo sexo se entenderán como casados con Separación Total de Bienes; a excepción de que pacten el régimen de Participación en los Gananciales. Mientras que el régimen de Sociedad Conyugal, en que el marido administra el patrimonio común, no se aplica a los matrimonios igualitarios.

Cabe destacar que el Acuerdo de Unión Civil seguirá vigente, pues regula exclusivamente el patrimonio. No así el matrimonio igualitario, que establece iguales derechos y deberes para todas las parejas. Es decir, el Acuerdo de Unión Civil no se reemplazará por el matrimonio igualitario, ya que son instituciones diferentes.

Aunque todavía falta avanzar en temas de inclusión y diversidad, sin duda que el matrimonio igualitario representa un paso importante para la igualdad de las familias chilenas. Una ley que convierte a Chile en parte de las 31 naciones en el mundo que reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y en el noveno a nivel continental.