Un concepto tan abstracto y puro como es la belleza, se convierte en el motor de una colección de vestidos de novia inspirados en la Cala, una flor elegante y delicada que, sin grandes pretensiones, posee todas la cualidades que Merche Segarra, la diseñadora y creativa tras Jesús Peiró, ha querido plasmar en los vestidos de novia 2020 de la firma: diseños de exquisitas caídas; delicada, pero firme textura y ligereza en sus movimientos.

Sin imaginarlo, la novia de Jesús Peiró se verá así misma recorriendo las obras impresionistas del Museo de Orsay en París, caminando por el Paseo en Giverny o como la Dama en el Jardín de Claude Monet, mientras luce su anillo de matrimonio recién estrenado en un vestido de gran volumen que hace un guiño a las novias de antaño, las grandes protagonistas de la celebración. 

La elegancia de la Cala en las siluetas

Su orgánico perfil, lo ondulado de sus formas y la pureza de su blanco quedan plasmado en vestidos de novia de estilo princesa de líneas elegantes y voluminosas faldas en piqué, mikado, seda y tul que no pierden la gracia del movimiento y que parecieran salir de un catálogo de la realeza.

Sin embargo, no solo el corte princesa sobresale en una colección donde la variedad pareciera ser el sello; los modelos en corte recto, A y evasé marcan las siluetas y resaltan la individualidad de la novia, sin dejar de lado el distintivo de la firma basado en la ligereza y líneas sencillas y limpias.

Y aunque el mikado y la seda están presentes en la mayoría de sus modelos, los vestidos de novia con encaje se dejan ver, ya sea en detalles de mangas tipo malla o en camisetas completamente caladas, donde ningún modelo es igual al otro.

Los escotes y detalles

La diversidad también se hace presente en los escotes a través de variedades como el barco, ilusión, V, halter, redondos y de cuellos altos; sin dejar de lado los escotes traseros con vestidos de novia sin espalda geométricos, en lágrima o espaldas completamente abiertas o semi transparentes.

No obstante, otro elemento de esta colección que se lleva la atención desde el primer momento son los agregados y accesorios metalizados en dorado y plata, ya sea en aros, cinturones o flecos en los hombros, estos últimos presentes en un elegante y sencillo vestido de novia con corte A de ligera caída, escote barco y manga larga. Una vez más, lo sobrio se entre mezcla con lo irreverente, dando por resultado diseños sofisticados y con mucha personalidad.

Detalles como grandes mangas abullonadas -que dan una innegable reminiscencia ochentera-, rosetones en la espalda y la cintura, nudos que simulan calas en los hombros, capas metalizadas o vuelos en cuello o cintura hacen de ésta una colección donde las figuras y el volumen juegan un rol relevante para imaginar a las novias que intercambiarán su anillo de oro en 2020.

Modelos que hacen la diferencia

Con todo lo descrito, queda en evidencia que Cala es una colección que destaca por lo impresionante de sus modelos, ejemplo de ello son los diseños que se alejan de las cánones tradicionales, pero que, sin embargo, siguen dejando claro que lo clásico está presente, aunque sea con pequeños giros, como es el caso de los modelos con abrigos como pieza principal que acompañan a un enterito o trajes de dos piezas. O la vuelta de la elegante blusa de cuello alto, ya sea semi transparentes o combinando con una falda de estilo ibicenca. 

Jesús Peiró presenta una colección que no deja indiferente a nadie gracias a sus faldones de amplios volúmenes, sus largas y majestuosas colas, sus mangas abullonadas, imponentes abrigos o detalles metalizados. Queda claro que, de inicio a fin, Cala viene a enamorar a las mujeres que no temen innovar, mientras mantienen ese toque distinguido que siempre las ha caracterizado.

Es el regreso de la novia en todo su esplendor, ya sea con un vestido de novia sencillo con elementos metalizados o con un modelo de corte princesa e impactante escote barco que da la ilusión de estar sobrepuesto. Sin duda, una colección que resalta la identidad de cada mujer en un estilismo que expone la elegancia a través de peinados de novia sobrios y perfectos, pero con accesorios que iluminan cada paso que da.