Soy de Papel

El universo nupcial se renueva cada tanto y hoy día todo es posible de personalizar, desde la decoración para matrimonio hasta los complementos del vestido de novia e, incluso, los anillos de oro que llevarán. Por eso, si quieren darles un toque personal a sus invitaciones, les encantará saber que ideas e inspiración encontrarán de sobra. Aquí les dejamos 7 diferentes propuestas que salen de lo común.

1. Mensaje en una botella

Se trata de una forma muy romántica y original de enviar la invitación. “Esta botella cruzó los cinco continentes trayendo un mensaje muy importante: nuestra boda”, puede comenzar citando el texto, acompañado por frases bonitas de amor para contextualizar. La idea es ponerle un poco de arena y conchitas para que adquiera ese toque marino-aventurero, mientras que para el contenido deberán ocupar papel pergamino y simular una caligrafía a bolígrafo. Pero ésta es solo una propuesta, ya que también pueden darle otro toque a la botella, por ejemplo, rellenándola con dulces y caramelos o bien, replicando la estética de una botella de vino.

Invitartes

2. Un crucigrama

Además del objetivo principal, una invitación en forma de crucigrama será una divertida prueba para saber si los invitados los conocen lo suficiente. Con preguntas sobre ustedes, sus familiares y amigos deberán ir rellenando las casillas para averiguar las coordenadas del enlace. Pero no se preocupen, que si no logran solucionar el puzzle a cabalidad, todas las respuestas las encontrarán en la parte trasera de la invitación.

3. Receta médica

¡Qué sea un kit completo! Además de incluir la invitación con la información redactada como si fuese una receta, agreguen una bolsita con arroz, un parche curita para los imprevistos en el baile, una pulsera “todo incluido” y una píldora para la jaqueca, entre otras ideas. Todo ello dentro de una lata personalizada con sus nombres y alguna frase lúdica como “la mejor receta para la enfermedad del amor”.

Partes de Matrimonio

4. Invitación 3D

¿Les gustaría recibir una invitación con un mensaje a decodificar? A sus invitados seguro que sí. Por lo tanto, no descarten esta alternativa 3D que consiste en que, con la ayuda de unas gafas anaglíficas (con lentes rojos para poder diferenciar entre el texto azul y rojo), se desvelará el mensaje con las coordenadas del matrimonio. Por otro lado, luego podrán usar estas mismas gafas entre los adornos de matrimonio para el gran día.

5. Invitación en una bolsa transparente

De primera impresión suena extraño, pero en realidad no lo es tanto. Además, si piensan que los sobres ya están un tanto anticuados, igual que las tortas de matrimonio de fondant, no hallarán nada mejor que entregar las invitaciones en una bolsa transparente cerrada, con los nombres de los invitados en una pequeña etiqueta. ¿Cuál es la gracia? Qué ahí mismo podrán incorporar arroz, confeti o unos pétalos de rosa, como un primer aperitivo de lo que será esta gran celebración. 

Soy de Papel

6. Bombones con sorpresa

Otra buena idea es enviar una caja de bombones, en la que, a medida que vayan comiendo cada bombón, vayan apareciendo las palabras que juntas forman la invitación al matrimonio. ¿Qué más rico y original? Y una segunda alternativa es que las coordenadas salgan escritas en el envoltorio de una barra de chocolates, que luego podrán comerse, obviamente. En cualquiera de los dos casos, será una dulce sorpresa para sus invitados.

7. Parte con mapa incluido

Si son amantes de la temática de los viajes, pueden usar una cajita diseñada como si fuera una maleta la que, al abrirse, ofrezca un mapa de cómo llegar al matrimonio, junto con todos los datos propios de la invitación y algunas frases de amor cortas como “toda aventura empieza con un sí”.  En el interior, incluso, pueden agregar algún detallito, como una foto polaroid de ustedes con la firma y un “te esperamos”.

Seguro que marcarán la diferencia si se inclinan por este tipo de invitaciones y si además las acompañan por frases de amor propias, ¡mucho mejor! Eso sí, intenten seguir una línea y si sus partes nupciales serán de tipo rústico, procuren entonces que sus centros de mesa para matrimonio también lo sean. La idea es que todo armonice y finalmente cuaje como en un pastel.