Tras los nervios de intercambiar sus anillos de matrimonio y la ansiedad de dar un discurso para sus invitados con frases de amor, llegará por fin el momento de relajarse y disfrutar. Y, más aún, si eligen para su luna de miel un destino tan fabuloso como las islas Maldivas. Un lugar idílico donde podrán desconectarse en sus playas, para luego cambiarse a una tenida y vestido de fiesta para bailar a seis metros bajo el mar. Si les atrae este punto en el mapa, no se pierdan la siguiente guía que les servirá de orientación.

Coordenadas

Maldivas es un país insular situado en el Océano Índico y conformado por 1.200 islas, de las cuales solo 203 se encuentran habitadas, organizadas en 26 atolones. Es el país menos poblado de Asia y el más bajo del mundo, con un clima tropical-húmedo, y temperaturas que bordean entre los 26 y los 31°C. El idioma oficial es el divehi, mientras que la moneda es la rupia de Maldivas. Su religión imperante es la musulmana. Para viajar desde Chile a Maldivas se requiere solamente el pasaporte, pues al llegar se entrega un visado gratuito por 30 días a todos los turistas.

Playas y deportes acuáticos

En las islas Malvidas se encuentran algunas de las playas más espectaculares del mundo, con aguas turquesas a 27 grados, palmeras, corales y arenas blancas dignas de un paraíso. Según lo que deseen, podrán escoger entre playas turísticas, con mucha actividad o playas más bien solitarias para un máximo relajo. Sin duda, la playa será uno de los panoramas que más disfrutarán en su luna de miel. Por otro lado, sus aguas cristalinas son perfectas para flotar entre peces de colores, tortugas y mantarrayas, aunque también podrán optar entre bucear, hacer snorkel, practicar surf, kayak, ski acuático o avistar delfines, entre otras actividades. Ahora, si desean experimentar algo distinto, anímense con la pesca nocturna, tal como lo hacen los habitantes locales cuando se pone el sol. Disfrutarán así de pescar bajo un cielo estrellado, mientras se sorprenden con la bioluminiscencia que modifica el color del mar en las Maldivas.

Visita a Malé

Si elegirán las Maldivas para estrenar sus anillos de oro, deben hacer una visita obligada a Malé. Corresponde a la capital de la República de las Maldivas, en donde se comercializan cocos, palmeras y conchas, entre otras especialidades. La ciudad es pequeña, pero tiene distintos lugares para visitar, como el emotivo Memorial por las víctimas del tsunami de 2004, la imponente Mezquita del Viernes, y un nutrido mercado de frutas y verduras. Asimismo, destacan sus coloridas calles, modernos rascacielos y una amplia oferta gastronómica a base de pescado y curry.

Estilosos hoteles

La oferta en alojamiento es tan diversa como las mismas islas del archipiélago. De este modo, podrán encontrar desde hostales económicos y acogedoras cabañas, hasta hoteles y resorts all inclusive con acceso a la playa desde la habitación. Incluso, si el presupuesto se los permite, podrán hospedarse en lujosas villas flotantes, que son bungalows que están directamente apostadas sobre el mar. Por su parte, en las Maldivas es común que las islas pertenezcan a un único complejo hotelero y, por lo tanto, sean exclusivas de sus clientes. Se trata de resorts que ofrecen las mejores instalaciones, atención personalizada y variados servicios, como bares, restaurantes, playas privadas, piscinas al aire libre, centros de spa, bicicletas de uso gratuito, cursos de buceos y zonas de barbacoa. Todos ellos, resorts con ubicaciones privilegiadas para disfrutar de una estadía de ensueño.

Planes románticos

Aunque el solo hecho de estar en las Maldivas ya los tendrá en las nubes, también encontrarán diversos panoramas especialmente pensados para lunas de miel. Por ejemplo, podrán disfrutar de una cena a la luz de las velas a orillas del mar, o bien, compartir en pareja una sesión de masajes en un spa oriental. Ahora, si prefieren estrenar una tenida o vestido de fiesta 2020, no dejen de ir a la primera discoteque submarina del mundo (Subix), que se encuentra a 500 metros mar adentro y a seis bajo el océano. ¿Qué más exótico que bailar entre corales y peces de colores? Lo mejor de todo, es que durante el día funciona como restaurante, por lo que podrán admirar el paisaje desde otra perspectiva.

Por otro lado, pueden programar una escapada por el día a una romántica isla desierta o, simplemente, disfrutar del atardecer desde su habitación brindando con sus copas de novios con champaña. Y es que al ser Maldivas uno de los países más planos respecto al nivel del mar, eso genera que los colores y los reflejos del sol durante su puesta sean un auténtico espectáculo. De hecho, su punto más alto llega apenas a los 10 metros sobre el nivel del mar.

Cocina de primer nivel

Finalmente, podrán deleitar el paladar durante todo el viaje probando distintos platos. Entre ellos el mashuni, que es uno de los típicos de la gastronomía de Maldivas y que consiste en una ensalada de atún con coco, ají, limón y cebolla. Además, se acompaña con el pan tradicional del país: el roshi. En general, la comida del archipiélago se basa en el pescado, el coco, el arroz y los fideos. Todo ello condimentado y sazonado con múltiples especies.

Del banquete y la torta de matrimonio pasarán a probar sabores mucho más exóticos en las Maldivas. Sin duda, una de las tantas razones para inclinarse por este destino, que podrán inmortalizar también a través de sus fotografías. Incluso, si se animan a llevar el traje de novio y vestido de novia, podrán realizar un espectacular trash the dress entre sus arenas blancas y aguas color turquesa.