Cuando se habla de salud y belleza, el rostro siempre suele llevarse el foco de atención; y aunque los tratamientos dependen de cada persona y tipo de piel, es importante tener una rutina que permita mantener un rostro hidratado y saludable.

Y en este sentido, y aunque no hagan daño, muchas novias desean eliminar los puntos negros previo a su postura de anillos de matrimonio, sin embargo, no saben cómo. Si ese es tu caso, y quieres lucir un peinado de novia que deje tu rosto totalmente despejado, apunta estos consejos para incluir en tus hábitos de belleza. Aunque recuerda, como cada piel es distinta, lo más recomendable es siempre asesorarse por un dermatólogo o especialista en cuidados del rostro.

1. Mascarilla de aloe vera

La planta aloe vera es rica en propiedades regeneradoras, aclarantes y cicatrizantes que acaban con los puntos negros, a la vez que eliminan las células muertas de la piel y atenúan las manchas. Llegarás radiante a tu postura de anillos de oro si te animas con esta mascarilla.

Ingredientes: Una hoja de aloe vera / Medio limón

Preparación: Lava la hoja de sábila, hazle un corte y extrae el gel transparente que la planta esconde en su interior. Vierte el producto en un cuenco y mézclalo con el jugo de limón. Extiende la mascarilla casera resultante sobre la piel y deja que actúe durante unos 15 a 20 minutos. Para finalizar, retira la mascarilla con agua tibia y seca con una toalla suave.

2. Truco con zanahoria

Prepárate para alzar espléndida tu copa de novia con esta hortaliza. Y es que gracias a su riqueza en vitaminas A y C, dos potentes antioxidantes que neutralizan los radicales libres, la zanahoria es ideal para eliminar los granos de la piel y especialmente retirar los puntos negros.

Ingredientes: Jugo de zanahoria / Un vaso de agua

Preparación: Retira la piel de la zanahoria y córtala en varios trozos. Mientras, pon a calentar un vaso de agua y, cuando empiece a hervir, introduce la zanahoria, dejando que se cueza a fuego lento por unos 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, comprueba si la zanahoria está blandita y, si es así, retírala del fuego. Espera un rato para que se enfríe y entonces transfórmala en puré machacándola con un tenedor. A continuación, extiende el producto sobre los puntos negros y deja que haga efecto durante 20 minutos. Para terminar, retira la mascarilla con abundante agua tibia.

3. Mascarilla de claras de huevo

La clara del huevo contiene una sustancia llamada luteína, que retiene la humedad natural de la piel, mientras le brinda elasticidad. Además, le aporta vitaminas A, B y D, cuya acción disminuye el tamaño de los poros, y reduce la presencia de puntos negros y acné.

Ingredientes: Dos claras de huevo / Un limón

Preparación: Bate las dos claras de huevo con una cucharadita de zumo de limón y luego procede a colocar el producto sobre tu rostro, específicamente donde tengas los puntos negros. Deja que penetre el compuesto durante 15 minutos y, posteriormente, retira con agua tibia. Finaliza el proceso secando por medio de suaves toques.

4. Exfoliante de miel y canela

Mientas la canela actúa como un potente exfoliante, la miel tiene tanto propiedades antisépticas como antibacterianas. De hecho, gracias a su nivel de acidez, así como a su consistencia cerosa, logra eliminar toda la suciedad.

Ingredientes: Miel de abeja / Canela en polvo

Preparación: Coloca cuatro cucharadas pequeñas de miel y una de canela en un recipiente, y revuelve hasta formar una pasta homogénea. Una vez hecho esto, aplícala directamente en las zonas donde se encuentran los puntos negros por no más de 20 minutos. Retira la mascarilla con abundante agua tibia.

5. Limpieza con bicarbonato

El bicarbonato de sodio tiene una gran capacidad de exfoliar y eliminar las células muertas de la piel, por lo que es perfecto para combatir los puntos negros. Si sufres de este problema, comienza a tratarte al menos un mes antes de partir tu torta de matrimonio para ver cómo va reaccionando tu piel.

Ingredientes: Bicarbonato de sodio /Agua

Preparación: Mezcla en una taza una cucharadita de bicarbonato con agua hasta formar una pasta fina y grumosa. Una vez obtenida, aplícala sobre la cara con movimientos circulares suaves, y déjala actuar por unos minutos. A continuación, retira con agua. Eso sí, es importante hidratar bien la piel después de este tratamiento y se aconseja no hacerlo más de una o dos veces por semana. Ello, debido a que el bicarbonato también puede secar la piel o causar irritación si se utiliza en exceso, sobre todo en pieles sensibles.

6. Baño de vapor

Esta última alternativa requiere de mucho cuidado y es especialmente recomendada si son muchos los puntos negros que tienes. Basta con calentar agua en un recipiente hasta que haga suficiente vapor, sacarlo del fuego y colocar el rostro encima, en un punto donde no corras riesgo de quemarte, pero que el vapor te alcance. Si es posible, tapa por encima de tu cabeza con una toalla o trapo. Si consideras que está muy caliente, espera unos minutos antes de comenzar.

Después de un par de minutos, retírate del vapor y, con las manos bien limpias y con pétalos de algodón para no dañar la piel, aprieta suavemente la zona donde se concentran los puntos negros. Ello, pues el vapor favorece que la piel se dilate y se abran los poros, permitiendo que los puntos negros salgan fácilmente. Sin embargo, hay que tener cuidado de no lastimar, ni infectar.

Sobre todo si estás en la cuenta regresiva a intercambiar tus argollas de plata, elige un tratamiento y ponlo en práctica cuanto ante. Recuerda que como la piel es muy sensible, si vas a probar alguno de estos tratamientos, lo recomendable es hacerlo con un par de meses de anticipación, para evitar cualquier irritación y siempre asesorarse por especialistas. Así, el día en que camines al altar en tu vestido de novia, tu rostro se verá más saludable que nunca.