Tan importante como el vestido de novia o el traje de novio, es también cómo lucirás el pelo en el gran día. Y es que de poco servirá elegir el mejor esmoquin o el más bello vestido de novia estilo princesa, si el cabello no acompañará al look. Sobre todo, si las puntas partidas se notan a lo lejos. Por lo tanto, si quieres erradicar este problema y llegar con el pelo impecable a tu postura de anillos de matrimonio, chequea estos 10 consejos que podrás aplicar.

¿Qué son las puntas partidas? Son hebras envejecidas y desgastadas que se dividen producto de varios factores. Entre ellos, carencia de la proteína queratina, cepillado agresivo o uso excesivo de productos con calor.

1. Cortar el pelo con frecuencia

El consejo de los expertos es cortar tu melena al menos cada tres meses. De este modo, contribuirás a sanar las puntas abiertas y evitarás que el resto de tu pelo se dañe. 

Pero si te resistes a cortarte el pelo tan seguido, pídele a tu peluquero que solo te quite uno o dos centímetros. Así no notarás el cambio y a la vez tu cabello seguirá creciendo fuerte y sano. Y otro proceso que puedes solicitar en la peluquería es la cauterización, que consiste en el sellado de las puntas. Esto provoca que la queratina permanezca en la propia fibra, por lo que el cabello se mantiene saludable, brillante e hidratado. Con este procedimiento se elimina un 80% de las puntas abiertas.

2. Aplicar shampoo con moderación

El exceso de este producto conseguirá despojar al cabello de sus aceites nutritivos, volviéndolo más vulnerable al daño. Por lo tanto, lava con shampoo solo el cuero cabelludo y el pelo más cercano a él. Para el resto del cabello, deja que la espuma del shampoo caiga sola hacia abajo y con eso bastará. Si tus puntas siguen partiéndose, prueba con un shampoo más suave, idealmente sin sulfatos o parabenos. Estos últimos, componentes que limpian en profundidad, pero que tienden a resecar y maltratar el cabello, sobre todo las puntas.

3. Secar bien el pelo

Secarlo frotándolo enérgicamente con una toalla no es una buena idea si el objetivo es llegar con el pelo impecable a la postura de anillos de oro. Por el contrario, mejor escurre con ligeros toques el cabello empapado con la toalla y, una vez que hayas quitado el exceso de agua, déjalo secar naturalmente al aire. Ahora, si necesitas acelerar el proceso de secado, utiliza un secador a temperatura media o baja, de preferencia con aire frío.

4. Usar acondicionador sin enjuague

Para prevenir el quiebre de las hebras, es muy importante mantener el pelo lo suficientemente humectado y nutrido, lo cual logra el acondicionador sin enjuague. Pero no solo eso, ya que también ayuda a desenredar el pelo más rebelde sin dañarlo. Eso sí, este producto no reemplaza al acondicionador habitual, que posee sus propias funciones protectoras y embellecedoras. La combinación perfecta es usar ambos, pudiendo recurrir al acondicionador sin enjuague después de la ducha, entre lavados o para retoques durante el día.

5. Aplicar aceites

Aceites como el de jojoba, el de coco, el de almendras o el de argán son excelentes para revitalizar el cabello. Ricos en nutrientes, estos aceites actúan lubricando el tallo del pelo, evitando así que se parta. Lo ideal es aplicarlos una vez a la semana, por alrededor de treinta minutos, colocando el aceite en el medio y en las puntas (no muy cerca del cuero cabelludo para evitar la caspa o dañar las raíces). Asimismo, aléjate de los productos que contengan parafina o queroseno, ya que resecan el cabello. Tanto si eres el novio y llevarás un moño o cola de caballo, como si eres la novia y te decantarás por un peinado recogido con trenzas, la aplicación de aceites será todo un acierto.

6. Cepillar lento y suave

La mejor forma es empezar en la parte inferior e ir avanzando hacia arriba con un cepillo de madera de dientes anchos, ya que no maltrata ni produce electricidad estática. Además, cuando te encuentres con un nudo, desenrédalo con los dedos antes de continuar con el cepillado. Preferentemente, cepilla tu cabello cuando esté seco, porque es más frágil estando húmedo y no más de lo necesario, ni de manera brusca. De lo contrario, contribuirás a volverlo quebradizo y, por lo tanto, a la aparición de puntas partidas.

7. Cuidar la alimentación

Los nutrientes de algunos alimentos también ayudarán a fortalecer tu pelo. Entre ellos, las nueces, que son ricas en aceites que potencian la elastina y el crecimiento sano. Las espinacas, que al poseer minerales, como el hierro, el betacaroteno y la vitamina C, mantienen los folículos del pelo saludables, junto con propiciar una buena circulación sanguínea del cuero cabelludo. Los pescados de carne blanca, por ser una fuente de magnesio, que potencian que el pelo nuevo crezca fuerte y vital. Y el yogur griego, rico en vitaminas B5 y D, vinculadas con la salud del folículo piloso y a su anclaje al cuero cabelludo. Por otro lado, beber mucha agua también contribuye a mantener el pelo sano, ya que éste igualmente necesita hidratación.

8. Erradicar ciertos accesorios

Para el caso de las mujeres, principalmente, evita en el día a día las bandas elásticas ajustadas o las horquillas metálicas, ya que éstas suelen tirar y dañar las hebras del cabello. Especialmente si se usan por mucho tiempo. Así llegarás con el pelo sano al matrimonio y podrás lucir un peinado de novia con pelo suelto, sin el temor de que podrían notarse las puntas partidas.

9. Evitar el calor

El calor desnaturaliza las queratinas del tallo del pelo, lo cual lo debilita y lo hace propenso a tener las puntas abiertas. Por lo tanto, intenta evitar todos los tratamientos con fuentes de calor, como son el secado con aire caliente, alisado y ondulación por calor o las técnicas con vapor. Al menos en la previa a partir la torta de matrimonio, suspende el uso de todo este tipo de productos.

10. Apostar por tratamientos caseros

Finalmente, también podrás recurrir a trucos caseros para acabar con tus puntas partidas. Es el caso de la mascarilla a base de yema de huevo, aceite y miel; tres ingredientes capaces de sellar las puntas, hidratando el cabello en profundidad. Por un lado, el huevo destaca por su riqueza en proteínas y biotina, que tienen la capacidad de regular el exceso de grasa, acelerar el crecimiento del pelo y mantenerlo hidratado. El aceite de oliva, en tanto, contiene ácidos grasos que se encargan de nutrir la melena en profundidad y sellar las puntas abiertas. Y la miel, por su parte, es rica en propiedades astringentes y antioxidantes, que combaten la sequedad capilar y aportan una dosis extra de brillo.

Ingredientes:

  • Una yema de huevo
  • Una cucharadita de miel de flores
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • Un gorro de ducha

Pasos a seguir:

  • Mezcla la yema de huevo con la miel y el aceite de oliva hasta obtener una pasta homogénea.
  • Aplica el compuesto sobre las puntas del pelo y deja que actúe durante media hora, tras haber cubierto la cabeza con un gorro de baño. Así conseguirás que la mezcla penetre con una mayor intensidad en el cabello.
  • Pasado ese tiempo, aclara con abundante agua tibia y lava tu melena con tus productos de uso habitual.
  • Repite este tratamiento una vez a la semana y verás cómo en poco tiempo van desapareciendo las puntas abiertas.

Independiente de cual sea tu peinado de novia o de cómo pretendas llevar el pelo si eres el novio, las puntas partidas debes comenzar a tratarlas con anticipación. Y es que tal como los invitados se fijarán hasta en los detalles más mínimos de la decoración del matrimonio, puede que también se detengan en el look. ¡Y el pelo sí que es importante!