Cristian Jofré-Toro Photography
Cristian Jofré-Toro Photography

Aunque no es la tendencia más común, algunos novios deciden intercambiar sus anillos de matrimonio por el civil y por la iglesia el mismo día. Existen diversas maneras de lograr la combinación, sin embargo, en todos deberán cumplir con los requisitos básicos que detallamos a continuación.

¿Qué ganarán con esto? Entre otras cosas, que declararán sus promesas con frases de amor solo una vez, ahorrándose así una ceremonia. Si les atrae esta idea de alzar sus copas de novios por partida doble, entérense de todo en el siguiente artículo.

Matrimonio civil

Yeimmy Velásquez
Yeimmy Velásquez

Deben solicitar fecha y hora en una oficina del Registro Civil con al menos tres meses de anticipación, indicando quiénes serán sus testigos. Además, si se casarán en un domicilio particular, deben informarlo en ese mismo instante. Eso sí, el domicilio debe corresponder a la misma jurisdicción en donde esté esa oficina.

Prosigue entonces realizar la Manifestación e Información, en la que comunicarán al oficial civil su intención de contraer matrimonio, presentando a los testigos. Todos, con sus cédulas de identidad vigentes.

El día de la ceremonia, en tanto, los contrayentes deberán acudir idealmente con los mismos testigos, pactar el régimen matrimonial y cancelar el costo del trámite:

  • Fuera de la oficina del Registro Civil y fuera del horario de trabajo: $32. 520.
  • Fuera de la oficina del Registro Civil y dentro del horario de trabajo: $21.680.
  • En oficina del Registro Civil y dentro del horario de trabajo: No tiene costo. Sólo se debe cancelar el valor de la libreta de matrimonio ($1.830).

Matrimonio religioso

Frutigrafía
Frutigrafía

Deben acercarse a la oficina parroquial unos cuatro meses antes del matrimonio y acreditar, al menos uno de ustedes, que su residencia se encuentra ubicada en la jurisdicción de la parroquia.

En ese primer encuentro se les agendará una entrevista con el párroco, a la que deberán asistir junto a dos testigos distintos a los que elegirán posteriormente para firmar el acta. Además de sus cédulas de identidad actualizadas, tendrán que presentar los certificados de bautismo de ambos. Allí se elaborará el Informe Matrimonial con los documentos recaudados y se entrevistará, tanto a los novios como a los testigos. En ese momento, además, podrán inscribirse para realizar las charlas pre-nupciales, que son obligatorias y pedir fecha para el matrimonio en la secretaría.

En la mayoría de las iglesias se cobra, ya sea un aporte voluntario o un monto fijo, que tiene relación con los costos de luz, alfombras, flores o adornos de matrimonio para el altar, entre otros servicios. Si se trata de un monto elevado, lo normal es que tengan que pagar un 50% al momento de hacer la reserva, mientras que el saldo restante podrán cancelarlo después de la boda.

Para el día del matrimonio, los contrayentes deberán presentarse con sus testigos, quienes firmarán las actas matrimoniales en el altar, validando así que se ha celebrado el sacramento.

Todo al mismo tiempo

Julio Castrot Fotografía
Julio Castrot Fotografía

Como ya decíamos, hay parejas que se inclinan por celebrar ambas ceremonias en una especie de 2 x 1. Es decir, convocando tanto al oficial civil como al sacerdote o diácono a un sitio elegido por los novios, como un centro de eventos o una parcela.

En realidad, no es lo común que los religiosos oficien matrimonios fuera de la iglesia, pues en ella –manifiestan- es donde Dios está presente.

Sin embargo, con licencia del párroco o del Ordinario del lugar (Vicario General u Obispo), es posible efectuar un enlace entre católicos o entre un católico y otro no católico, en alguna locación conveniente. Así lo dispone el Código de Derecho Canónico, entendiendo por conveniente un lugar razonable para celebrar un sacramento y, por lo tanto, la Misa. O, dicho de otro modo, si en un lugar se puede celebrar la Misa, entonces también será idóneo para llevar a cabo un intercambio de anillos de oro. En el caso del oficial civil, en tanto, no tendrán ningún problema, aunque deberán ser cuidados con los tiempos y no hacerlo esperar. Ello, pues un oficial civil puede tener más de un matrimonio en una tarde y, por lo tanto, estará regido a sus horarios.

Ahora, en el caso de tener una ceremonia doble, tanto el oficial civil como el sacerdote deberán ser informados respectivamente, así como del orden que elegirán para casarse.

Uno primero, otro después

Ez Films
Ez Films

Otra manera de celebrar el matrimonio religioso y el civil durante la misma jornada, es optar por hacerlos en distintos momentos. Por ejemplo, agendar el civil para la mañana y compartir ese momento solo con las personas más cercanas; mientras que la ceremonia religiosa realizarla por la tarde. En ese caso, con una lista mucho más extensa de invitados, que además participarán del banquete, el corte de la torta de matrimonio y la fiesta posterior. Así, pasarán en un mismo día de una ceremonia íntima, a una celebración mucho más pomposa.

Será una fantástica idea, además, si quieren que sus dos matrimonios tengan distintos matices y, por lo tanto, deban estrenar dos tenidas de acuerdo a cada contexto. Por ejemplo, un vestido de novia corto para el civil y uno de estilo princesa para la iglesia.

Con un mismo peinado de novia, entonces, tendrán la oportunidad de lucir dos vestuarios, mientras que el novio podrá jugar con los complementos para matizar. Por lo tanto, si desean ponerse sus argollas de plata en un mismo día, casándose bajo las leyes civiles y religiosas, ahora ya saben cómo y por dónde comenzar.