Carpas Chibani

La organización de una boda implica ocuparse de infinitos detalles, desde elegir una fecha y lugar, hasta seleccionar los anillos de matrimonio, invitaciones, banquete, etcétera. Y, aunque tal vez, crean que decidirse por uno entre muchísimos vestidos de novia sea lo más complicado, les adelantamos que la decoración para matrimonio y, especialmente, los colores pueden convertirse en un quebradero de cabeza para muchos novios.

Es que la paleta cromática es amplia y las posibilidades son diversas. Sin embargo, lo importante es decantarse por aquellos tonos que agraden a la pareja y que represente su esencia. Si quieren tener más antecedentes sobre la paleta de colores, aquí revelamos el significado de cada color y a qué tipo de boda le viene de maravillas.

Blanco

Monte Magdalena

Es el color por excelencia de los matrimonios religiosos, pues representa la pureza y de allí que tradicionalmente el vestido de la novia sea también, de ese color. Además, se trata de un tono discreto, pulcro, elegante y versátil, pues combina con todo y no pasa de moda. Es ideal para novios clásicos y románticos, a la vez que armoniza perfectamente tanto en bodas de día como de noche, formales o más relajadas. Los aliados de una decoración en blanco son las flores naturales, la mantelería y las tortas de matrimonio en el tono, entre otros elementos.

Rojo

Hey Flash

El color del amor, el deseo y la pasión. Se trata de un tono que destila sensualidad y que simboliza celebración, alegría, prosperidad y dicha. Una decoración en rojo puede comenzar con delicadas invitaciones de boda e incluir el ramo de la novia, centros de mesa con flores naturales y muchos pétalos de rosa, para terminar con un pastel con detalles en rojo pasión, entre otros elementos para inclinarse. Si desean una fiesta vibrante, entonces ésta debe ser su elección, aunque ojo con sobrecargar.

Negro

Olivos del Monte

Quizás no sea tan popular en las bodas o, incluso, se le tenga algo de resquemor. Sin embargo, es una perfecta elección para matrimonios en invierno o para aquellos novios que buscan imprimirle un toque glam a la decoración de su enlace nupcial. Se trata de un color sofisticado y que, además, combina muy bien con distintos tonos, por ejemplo, con la gama de metalizados, ya sea dorados o plateados. Dependiendo de cómo se emplee, se puede conseguir una decoración clásica mediante el negro o bien, una extremadamente moderna. Infalibles para decorar en negro es una elegante mantelería, tarjetas de invitación y originales centros de mesa para matrimonio, decorados con flores clásicas, entre otros.

Verde

Fresia Design

Toda la gama del verde simboliza frescura, naturaleza y fertilidad. Este color es la mejor opción para aquellos novios que se inclinan por una decoración de matrimonio campestre, ya sea más o menos eco-friendly. Además, tienden a ser personas alegres, optimistas y muy afectivas. El verde combina muy bien con el blanco, pero también, con el púrpura y el azul. El verde menta, en tanto, está muy de moda entre los matrimonios vintage y shabby chic. ¿Adornos infalibles en verde? Manteles, servilletas, centros de mesa con suculentas y enredaderas de hojas, entre muchos más.

Amarillo

DeLuz Decoración y Eventos

Nos transporta de inmediato a un día solado y muy alegre. Este es el color elegido por aquellos novios que sobresalen por su calidez, vitalidad y que destacan por ser muy creativos e idealistas. Una decoración en color amarillo denota puras buenas energías, y es perfecta para bodas que se realizan en primavera y verano. Una combinación ganadora es amarillo y gris, o amarillo y verde. Mantelería y accesorios amarillos en los trajes de los novios serán un acierto, así como inclinarse por girasoles o margaritas para el ramo o los centros de mesa.

Rosado

Fotografía Frame

Mientras que el rojo es el color de la pasión, el rosa es una elección mucho más dulce y romántica, que calza perfectamente con esas parejas salidas como de un cuento. También es la elección de muchos novios que ya tienen hijos. Si bien se trata de un color suave, armoniza tanto salones para una boda de noche, como al aire libre en un matrimonio más relajado de día. Eso sí, es importante no sobrecargar la boda con miles de detalles en rosa, –consejo que se aplica para todos los colores–. Un sugerencia es combinar el rosa con colores como el blanco, el azul y tonos metálicos como el dorado y plateado.

Azul

Como Flor de Azafrán

Es el color de la realeza y transmite calma, equilibrio y espiritualidad. Los novios que desean una boda en azul persiguen la clase y el buen gusto, de la mano de un estilo discreto, atemporal y sofisticado. Independiente de si apuestan por una decoración en azul marino, cerúleo o tiffany, lo cierto es que este color destaca entre los favoritos y si se trata de un matrimonio en la playa, ¡mejor aún! Elementos decorativos en azul encontrarán muchísimos, desde arreglos florales hasta finas copas de novios en cristal azul.

Dorado y plateado

Banquetera AGDV

Ambas tonalidades son sofisticadas y se les asocia con el sol y la luna, respectivamente. Además, el dorado representa sabiduría y riqueza, mientras que el plateado se vincula con la paz y el equilibrio. Estos dos colores son espectaculares tanto para bodas de día como de noche y dan un toque de elegancia a cualquier celebración.

Morado

Sabrina Aquino Fotografia

Es el color del lujo y la sabiduría por excelencia, ideal para novios de personalidad multifacética, detallistas y poco convencionales. El morado y sus derivados, ya sea púrpura, lila, lavanda u otros, le darán a la boda un aire ceremonioso y, sin duda, marcará la diferencia por su originalidad. Eso sí, procuren no sobrecargar, sino más bien, elegir los elementos precisos. Para ceremonias en el día pueden optar por un violeta; mientras que, para la noche, el morado con destellos brillantes será el indicado.

Naranja

Aquarelle

Este color, además de poseer una connotación espiritual de transformación, transmite alegría, creatividad y vitalidad y es perfecto para matrimonios en temporadas cálidas. Además, el naranja combina maravillosamente con el blanco y con el azul turquesa, logrando un ambiente festivo con su sola presencia. Úsenlo, eso sí, en pequeños detalles para no saturar, por ejemplo, para decorar las sillas, en los encintados de matrimonio, en arreglos florales y quizás también, incorporando algún accesorio de este color en el atuendo de los novios. ¿Y en unos ricos cupcakes de naranja? ¡Por supuesto, que sean los marcadores de las mesas!

Ya lo saben, los colores dicen mucho sobre los gustos e intereses y, más aún, si se trata de plasmarlos en algo tan esencial como son los adornos de matrimonio para darle un toque especial a la celebración. Y es que más allá del estilo, ya sea formal, campestre, vintage o bohemio, entre otros, es clave que ambos novios elijan los colores a consciencia, tanto como si se tratara de los anillos de compromiso que escogieron para emprender este camino rumbo al altar.