Javi&Jere Photography

Aunque la mayoría de los novios prefiere el verano para contraer matrimonio por las cálidas temperaturas, el invierno entrega otras cualidades que cada vez están llamando más la atención de los futuros marido y mujer. Entre ellas, la posibilidad de conseguir una decoración de ensueño con colores, aromas y elementos propios de esta fría y lluviosa estación.

1. Colores

Si quieren crear una atmósfera que rescate la esencia más pura de la temporada, entonces deben elegir los colores precisos para decorar, sin caer en tonos demasiado oscuros. Por ejemplo, utilizando el blanco como protagonista, conseguirán un hermoso telón de fondo si lo combinan con colores fríos como azul, verde o morado. Toques de plateado le darán unas notas de glamour y elegancia única, mientras que tonos cálidos, como granate, ocre o mostaza, también se fusionarán perfectamente con el blanco para conseguir un mágico escenario invernal.

Fotos y Videos Ximena Muñoz

2. Flores y hojas

Aunque el evento se desarrolle en un espacio cerrado e interior, intenten no utilizar nada artificial. Al contrario, procuren darle un toque natural a su celebración decorando con hojas secas, por ejemplo, en el sector del bar y, por sobre todo, no olviden utilizar flores. Son propias del invierno las camelias, el rododendro y las azaleas, las cuales se verán muy lindas montadas como centros de mesa, decorando la torta o en distintos rincones de la celebración. 

3. Guirnaldas de luces

Aunque no son exclusivas de una boda de invierno, las guirnaldas de luces se verán especialmente hermosas iluminando una jornada grisácea. Podrán jugar con los colores y diseños, aunque las cascadas o cortinas siempre serán una buena opción. Con éstas impregnarán el ambiente de romanticismo, dándole un toque de justa elegante al banquete y fiesta. Las esferas transparentes también son un buen complemento para iluminar en invierno.

Dianne Díaz Fotografía

4. Troncos y ramas

Y si desean darle un toque rústico a su celebración invernal, troncos y ramas verdes contribuirán aún más a crear un ambiente único. Si el espacio se los permite, intenten utilizar fogones con leña al fuego y sean detallistas con la decoración. Por ejemplo, elijan sillas de madera y adórnenlas con ramos de olivo o armen su coffee bar sobre troncos de diversas texturas. También se verán muy armónicos los letreros señalizadores colgados de los árboles o las pizarras apostadas sobre atriles envejecidos.

5. Velas

Un elemento que no puede faltar para una perfecta decoración de invierno son las velas. Le añadirán un toque místico a la celebración y su versatilidad permitirá que las ubiques en distintos espacios. Por ejemplo, montadas en un candelabro como centros de mesa, colgadas en frasquitos por todo el salón o ubicadas en el sector de snacks junto a piñas de pino y hojas secas. Otra opción es que hagas una fila de velas enfrascadas en vidrio para señalizar caminos si el matrimonio es de noche. O que las posiciones en cada peldaño de una escalera. ¡Se verá hermoso!

Javi&Jere Photography

6. Rincón de mantas

Si bien no es necesario que las usen, pueden montar un rincón de mantas o estolas de piel para que vayan sacando quienes necesiten cubrirse del frío. Además de ser un elemento típico de la temporada y decorativo, de seguro más de alguien las necesitará. Otro detalle es que pueden bordar en las mantas sus iniciales o la fecha del enlace, por lo que ahí se convertirían de paso en un bonito souvenir para que se lleven los invitados. ¡Ah! Y si acaso es seguro que se tratará de un matrimonio con lluvia, no olviden colocar algunos paraguas en el mismo rincón.