Eclectic Planners
Eclectic Planners

Aunque puede parecer un aspecto secundario, el pelo es un ítem que no hay que descuidar de cara a la boda; por este motivo los expertos recomiendan nutrirlo para que esté sano el día en que intercambiarás tus anillos de matrimonio. Pero más allá de decidirte entre un peinado sencillo o uno más elaborado como un peinado recogido con trenzas, también existe la posibilidad de arriesgarte y cambiar un poco el color para dar comienzo a esta nueva etapa. ¿Te atreves?

Es cierto que la regla de oro es no hacer grandes cambios en el pelo antes del matrimonio, sobre todo, porque el resultado puede no ser el esperado. Sin embargo, hay algunos cambios muy favorecedores, por ejemplo, darle pequeños toques de luz ayuda a suavizar los rasgos. Si estás dispuesta a hacer el cambio, pero aún no encuentras qué tono es realmente el adecuado para ti, a continuación tenemos algunos puntos clave que debes tener en cuenta. Recuerda que debes asesorarte con un peluquero especializado en color, de este modo, no solo quedarás con el tono perfecto, sino que te dará los mejores consejos para mantener tu pelo firme y con mucho brillo.

¿Cuál es tu tipo de piel?

Si estás un poco perdida respecto a cuál es tu tipo de piel, te damos algunos simples trucos para que puedas averiguarlo: consigue dos pedazos de telas o prendas sin estampados, una de color morado o fucsia y otra de color naranja o café. Luego posa frente al espejo, poniendo cada prenda al lado de tu cara, alternándolas. Si sientes que el color morado o fucsia te favorece más, entonces eres de tonalidad fría. En caso que te hayas sentido más favorecida con el tono café o naranja, eres de tonalidad cálida.

Las mujeres de piel fría, por lo general, se ven más favorecidas por tonos como el plateado, azul, morado, rojo italiano, vino tinto y burdeos, entre otros. Por otro lado, las mujeres de piel más cálida se verán favorecidas por tonos como el dorado, cobre, naranja, café, beige, rojo intenso y amarillo.

Piel clara con ojos azules o grises

Este tipo de tonalidades pertenece al grupo de los tonos fríos. En palabras simples, mujeres de piel muy blanca, generalmente rubias y de ojos claros en la gama de los azules. En cuanto a coloración les favorecen los tonos rubios cenizas o perlados. Para las más atrevidas y que cuenten con este tipo de tonalidad nórdica, pueden optar por el tan de moda color “ginger” o “strawberry blonde”, un tono entre rubio y colorín. Muy lindo, pero exclusivo de pieles blancas y ojos claros. Un ejemplo de este tipo de mujer es Nicole Kidman.

Piel clara con ojos verdes, pardos o miel

Este tipo de tonalidades pertenece al grupo de las cálidas. Se podrían describir como esas pieles que se broncean dorado en verano. Si perteneces a este grupo de mujeres, los colores más favorecedores para ti son los tonos miel o los ligeramente dorados. Jennifer Anniston es un claro ejemplo.

V-Cast Peluquería
V-Cast Peluquería

Piel morena con ojos negros, cafés o verdes fríos

Este tipo de piel, a pesar de ser más oscura, también pertenece al grupo de las tonalidades más frías, ya que los tonos cálidos están totalmente ausentes en este caso. Le asientan muy bien los tonos castaños, con destellos en tonos cafés o caobas. Un ejemplo podría ser Penélope Cruz.

Piel morena con ojos avellana o pardos

Este grupo corresponde al de pieles más cálidas, que tienen un matiz más amarillento. Podríamos decir que hablamos de las trigueñas. En este caso, hay una amplia gama de tonalidades que les favorecen. Entre estas, toda la gama de cafés, el color avellana y caramelo. Incluso el tono miel ilumina mucho este tipo de piel. Un ejemplo podría ser Jessica Alba.

Ahora estás lista para escoger el tono que destacará aún más tu peinado de novia. Pero recuerda que lo ideal es probar el color por lo menos con un mínimo de seis meses previos al matrimonio, para poder corregir lo que sea necesario. ¡Seguro ya tienes más de una idea de peinados recogidos para llevar en tu boda!