Tan o más importante que el vestido de novia, las joyas, los zapatos o el peinado recogido con el que acompañarás tu outfit, es el cuidado de tu piel y, especialmente del rostro, si sufres de espinillas. Por eso, antes de que te pille el reloj y estés a días de estrenar tu anillo de matrimonio, despídete del acné y luce más bella que nunca.

En qué consiste

El acné es una enfermedad cutánea que provoca espinillas, las cuales se forman cuando los folículos pilosos que se encuentran debajo de la piel se tapan. Generalmente aparece en el rostro, aunque puede manifestarse igualmente en el cuello, la espalda, el pecho y los hombros.

Si bien, es una afección propia de la adolescencia que disminuye notablemente a partir de los 25 años, hombres y mujeres adultos también pueden padecerla. De hecho, según declara María José Zambrano, médico cirujano residente de dermatología, “un 25% de mujeres y un 12% de hombres persisten con acné por sobre los 40 años. O sea, no es menor, ya que una de cada cuatro mujeres va a seguir teniendo acné en la vida”.

Se trata, por tanto, de una enfermedad común, con la que seguramente muchas novias tendrán que lidiar de cara a su postura de anillos de oro. ¿Cómo combatirla?

Recomendaciones

Si padeces de acné, lo más importante es que acudas a un dermatólogo para tantear opciones con harta anticipación. “Tres meses antes del matrimonio si es acné leve y mínimo seis meses si el acné es severo, ya con presencia de nódulos y cicatrices”, comenta la profesional, aludiendo a que “cualquier terapia va a demorar unos meses en hacer efecto”.

No obstante, independiente del diagnóstico en particular, existen cuidados generales que puedes poner en práctica desde ahora mismo. Entre ellos, realizar una limpieza diaria con alguna loción micelar, aplicar una crema para acné no comedogénica, mantener la piel bien hidratada y evitar todo tipo de aceites de limpieza, como el aceite de coco o de oliva.

Por otra parte, María José Zambrano recomienda mantener a raya el estrés, ya que éste actúa como un factor de riesgo.

“En general, si una persona tiene tendencia a sufrir de acné, puede ser que ante una situación muy estresante, como que se está acercando el matrimonio, le aparezcan más espinillas”, explica la doctora, agregando que también hay que tener cuidado con los anticonceptivos. “El desbalance hormonal que ocurre cuando, por ejemplo, uno suspende pastillas o las cambia por algún método que no tenga estrógenos, aumentan las posibilidades de que se manifieste el acné”.

¿Y qué pasa con la alimentación? Si bien, no hay pruebas científicas que vinculen algún tipo de alimento con el surgimiento de espinillas, la especialista afirma que las personas con resistencia a la insulina, al ver alterado su metabolismo, serán más vulnerables a padecer de acné. En ese sentido, se recomienda mantener una alimentación equilibrada y practicar deporte.

Por otro lado, en relación a los tratamientos para atacar este problema, María José Zambrano indica que “se pueden recetar tratamientos con pastillas para acnés severos, como algún tipo de antibiótico para bajar las espinillas inflamadas”.

Asimismo, en el caso de que hubiese marcas, hoyitos o cicatrices, “los tratamientos con peeling con láser y peeling químico son ideales para emparejar la piel, así como las cremas con retinoides para usar todos los días”, explica la profesional.

Tips de maquillaje

Si llevas meses concentrada en la búsqueda de tu vestido de novia sin espalda, revisando docenas de catálogos con peinados sencillos y otros más elaborados para elegir el mejor, lo que menos querrás es que el acné te estropee todo el look.

Por eso, si sufres de espinillas, puedes utilizar productos con ácido salicílico para curar el proceso o empezar a usarlos apenas te aparezca una. “Si bien, hay diferentes texturas, yo recomiendo los más líquidos porque son un poquitito más potentes. Lo ideal es aplicar el producto solo en la zona indicada y con un cotón, para que no reseque el resto de la piel”, señala Nicolás Palma, make up artist y cosmetólogo de Benefit Cosmetics.

Por otro lado, agrega, “debes utilizar un corrector que sea libre de aceite y con un acabado mate. De lo contrario, si usas un corrector más bien hidratante, lo que vas a lograr es entregarle más grasita a la espinilla. Ese corrector se aplica antes de la base e, incluso, se recomienda retocarlo al finalizar el maquillaje”.

Además, el experto indica que si la espinilla está muy roja, lo correcto es utilizar un corrector que sea color verde, o bien, emplear uno que tenga un alto nivel de cobertura. Ello, pues el objetivo es minimizar los poros, emparejar la piel y bajar las rojeces.

Eso sí, ya que es imposible tapar del todo un brote que sea muy importante, en ese caso Nicolás recomienda desviar el foco de atención, por ejemplo, con el maquillaje de los ojos o los labios.

Y lo más importante: ¡Jamás tocar la espinilla! “O sea, no reventarla ni manipularla, porque entonces la piel quedaría abierta y aplicar maquillaje sería muy poco saludable”, expone el cosmetólogo, quien aconseja, además, someterse a una limpieza facial unas semanas antes de partir la torta de matrimonio. “Tienes que regalonearte y prepararte para que el momento crucial, cuando te saques la foto que va quedar para toda la vida, te veas bonita y con la piel impecable”, afirma Nicolás Palma.

Y es que efectivamente, no hay nada que no puedas lograr si comienzas a tratar tu piel con anticipación.

Toma como guía estos tips entregados por expertos y no permitas que nada arruine tu gran día. Así lucirás espléndida en tu vestido de novia hippie chic, mientras que tu piel no tendrá ni una marca de acné. Incluso, querrás lucir un peinado de novia que despeje tu rostro y destaque aún más tus facciones.