Cristian Bahamondes Fotógrafo
Cristian Bahamondes Fotógrafo

Después de muchos meses enfocados en definir la decoración para matrimonio, elegir las frases de amor para los partes y seleccionar el banquete, para muchas parejas lo que sigue naturalmente es la luna de miel. Unos días de relajo donde podrán alzar sus copas de novios desde algún rincón del caribe o mientras recorren las calles de una ciudadela histórica.

¿Quien podría querer renunciar a esta idea? Al contrario de lo que se cree, hay muchas parejas que prefieren postergar o, definitivamente, cancelar la luna de miel por más de un motivo.

Si están en la disyuntiva entre armar el viaje o no, encuentren respuesta en el siguiente punteo.

Por qué sí

El broche de oro

La luna de miel representa la consolidación de un largo proceso, culminado en la postura de anillos de oro y, por lo tanto, es una etapa que para muchas parejas es fundamental vivir.

Un viaje de placer que les permitirá, además, reencontrarse en un plano más íntimo y ya desconectados de la vorágine que siginficaron los intensos meses de preparación del matrimonio.

Puntos a favor

Si crearon una lista de regalos en una multitienda, tendrán la opción de acumular puntos para costear su luna de miel, o bien, canjear los regalos también por puntos para el anhelado viaje.

De este modo, no tendrán que desembolsar tanto dinero para realizar la luna de miel, pues al menos una parte -o en su totalidad-, ya estará cubierta.

Dinero por viaje

Por otra parte, si ya viven juntos y tienen la casa totalmente amoblada, seguro que sus familiares y amigos les entregarán sus regalos vía depósito en su cuenta corriente. Un dinero que podrán usar, lógicamente, para pagar la luna de miel.

Además, por el hecho de tener el estatus de recién casados, podrán acceder más fácilmente a diversas ofertas o privilegios; por ejemplo, en hoteles y resorts.

Viaje a la medida

Y si solo tienen un par de días y un presupuesto acotado, ¡no importa!, nadie dice que la luna de miel tenga que ser al otro lado del continente. Incluso, pueden tomar el auto e improvisar una ruta low cost dentro de Chile.

Las opciones son muchas y, por lo tanto, no les faltarán ideas para organizar un viaje a la medida. Desde un fin de semana en un país vecino, hasta unos días en el litoral más cercano. Si realmente desean vivir esta romántica aventura, no habrá ningún obstáculo que se interponga en sus planes.

Por qué no

Factor económico

Ya que el matrimonio de por sí implica invertir un alto presupuesto, muchas parejas deciden posponer su luna de miel para enfocarse únicamente en la celebración. De este modo, no tendrán que escoger unas argollas de matrimonio baratas, porque el viaje les sale muy caro o renunciar a tener una orquesta en vivo por la misma razón. Además, se evitarán el estrés de estar ahorrando simultáneamente, para llevar efectivo al viaje.

Cansancio postnupcial

Organizar un matrimonio conlleva largos meses de trabajo, desde elegir el vestuario, hasta los encintados de matrimonio que regalarán.

Por lo tanto, una vez que pase el gran día, muchos novios querrán solamente dormir, descansar y, desde ese punto de vista, lo peor que podrían hacer, precisamente, es tomar un avión y empezar un viaje con todo lo que eso implica. Lo mejor, en ese caso, sería posponer la luna de miel para cuando realmente tengan ganas de viajar.

Instalarse en el nuevo hogar

Si se irán a vivir juntos justo después del matrimonio, entonces lo más probable es que tengan una serie de asuntos pendientes con respecto a la mudanza.

Por eso, muchos novios deciden cancelar la luna de miel para dedicarse a armar el nuevo hogar y quedar bien instalados.

Si tomaran el viaje, en cambio, no solo se les recortaría el presupuesto para su nueva casa, sino que además tendrían que dejar todo inconcluso hasta su regreso.

Retomar el trabajo

Por todo el tiempo implicados en la búsqueda del vestuario, adornos de matrimonio y souvernis, a varias parejas les ocurre también que dejan de lado el trabajo, y, por consiguiente, una vez celebrada la ceremonia, les apremia retomar sus compromisos laborales.

Atendiendo a esta prioridad, por tanto, es que también muchos novios deciden renunciar al viaje de recién casados. Al menos, posponerlo hasta una fecha más indicada.

¡Ya lo saben! Pueden celebrar su postura de anillos de matrimonio con una soñada luna de miel o, tal vez, prefieran enfocarse en construir el nuevo hogar. Ambas opciones son válidas mientras estén de acuerdo y la decisión que tomen no les genere un conflicto. De todas formas, haya o no luna de miel, no pierdan la oportunidad para regalonearse y dedicarse frases bonitas de amor en cualquier momento. Serán sus primeros días como matrimonio, así que disfrútenlos a concho.