Boda Producciones
Boda Producciones

Tal como se han renovado los diseños en anillos de compromiso o se han personalizado los votos improvisando frases de amor, la luna de miel también ha experimentado cambios radicales. Primero fueron las Buddymoon o viajes con amigos y ahora son las Manymoons las que marcan pauta en el panorama nupcial. Y es que, no satisfechos con realizar un viaje de recién casados, lo que propone este concepto es que sean varios. De este modo, un día podrán lucir sus anillos de matrimonio en la playa y al viaje siguiente, desde un destino ancestral. Si les atrae la idea, revisen todos los detalles a continuación.

Qué son las Manymoons

Tal como su nombre lo indica, son numerosas lunas de miel que se llevan a cabo en el transcurso del primer año de casados. Eso sí, a diferencia de una luna de miel tradicional, que suele prolongarse por dos semanas, estos son viajes cortos que se realizan durante los fines de semana y/o festivos. Lógicamente, también podrán utilizar sus días de permiso post boda y fragmentar sus vacaciones para tener más opciones.

Gabriel Alvear
Gabriel Alvear

Cómo se organiza

Necesitarán un calendario en mano para marcar los días que tengan disponibles, así como establecer un presupuesto aproximado. Se recomienda, además, que cada uno por separado haga una lista de diez posibles lugares a los que le gustaría viajar tras intercambiar sus anillos de oro. Ya sean destinos en el extranjero o dentro del país, el listado les permitirá saber en cuáles coinciden y en cuáles pueden transar, para ir armando los itinerarios.

Recuerden, como serán varios viajes, comiencen a planificar su Manymoon con tiempo. En el transcurso de un año, por ejemplo, si visitarán seis lugares, ordénenlos de acuerdo a la temporada en la que conviene viajar y según los días disponibles. Es decir, si contemplan una luna de miel en Brasil, aprovechen los feriados religiosos de junio o julio y, de paso, así escaparán del frío invierno de Chile. Si desean acampar en el Cajón del Maipo, en tanto, les bastará con un fin de semana. O, si prefieren alzar sus copas de novios con tequila azteca, entonces programen esa ruta para una semana en que puedan tomarse un par de días libres.

Por último, ya una vez definidos los destinos, empiecen a comprar los boletos de avión y a reservar los hospedajes, según cada caso. Así tendrán un claro registro de los gastos y podrán estimar una suma para cada lugar.

Por qué unirse a esta tendencia

Una de la ventajas más evidentes que ofrecen las Manymoons, es la posibilidad de conocer o revisitar distintos lugares. Además, son perfectas para novios indecisos, con diversas expectativas de luna de miel y que no logran ponerse de acuerdo. Por otra parte, también hay un plus desde el punto de económico, ya que viajes cortos requieren de menos capital. Además, encontrarán muchas ofertas para fines de semana románticos, incluso, con las mismas garantías que si se tratara de una luna de miel convencional. Hoteles en los que serán recibidos con letreros con frases bonitas de amor, chocolates, bouquet de flores y champaña, por ejemplo.

Ahora, una ventaja aún más importante, es que estos viajes mantendrán viva la sorpresa y la emoción en su primer año de casados. De este modo, irán acumulando recuerdos y compartiendo experiencias, a la vez que se olvidarán de dos males de la sociedad actual: la rutina y el estrés.

Liebre Imágenes Libres
Liebre Imágenes Libres

Para qué tipos de novios

Se les atribuye el concepto de Manymoon a los novios millennials, quienes imponen sus propias reglas en materia nupcial y están siempre un paso a la vanguardia. Sin embargo, es una tendencia que puede adoptar cualquier pareja. Por ejemplo, aquellos con hijos pequeños, que sí podrán dejarlos al cuidado de sus padres por un fin de semana, pero no así por diez días o más. También es una buena alternativa para novios que trabajan de forma independiente o que son muy trabajólicos y, por lo tanto, les complica ausentarse por mucho tiempo de sus funciones. De hecho, que sean viajes cortos y espaciados les permitirá, precisamente, no desconectarse ni atrasarse en sus labores.

Por otro parte, las Manymoons son ideales para aquellas parejas que, tras encargarse ellas mismos de los adornos de matrimonio, los souvernirs y de la boda en general, simplemente desean descansar unos días sin hacer nada y olvidarse de lo que significó planificar la decoración del matrimonio. O sea, para ellos el mejor plan será relajarse en unas termas y, mientras menos logística requiera el viaje, mucho mejor. Ya más adelante podrán armar una ruta más elaborada, si así lo desean.