Eduardo Campos Fotógrafo

La lista de invitados, para la mayoría de los novios, en algún minuto se transforma en un rompecabezas de los más enmarañados. ¿A quién invitar por éste lado? ¿A quién no por éste otro? ¿Por qué sí? ¿Por qué no? Deberás llegar a un acuerdo con tu prometido y, lo más importante, sentirte segura y tranquila por las personas que finalmente recibirán su invitación.

Los SÍ

1. ¡Sí! a pensar en el presupuesto

Es fundamental hacerlo. Por muchos familiares o amigos que tengan, no podrán invitarlos a todos si no disponen de un presupuesto suficiente. Por eso, antes de comenzar a enumerar, evalúan el dinero del que disponen para celebrar su matrimonio.

2. ¡Sí! a transar

Ya que la celebración es de ambos, si tu novio quiere invitar a ese amigo que tú no soportas, tendrás que saber entender. Finalmente, no todos los invitados serán de tu agrado, ni viceversa. Lo importante es que ambos participen activamente de esta selección.

3. ¡Sí! a darse un gusto

Si por ahí tienen una persona especial, que no necesariamente pertenece a la familia o grupo de amigos, pero que sí es importante para ustedes que asista, no lo piensen dos veces e inclúyanla en el listado. Por ejemplo, un profesor de la Universidad que aun frecuentan.

4. ¡Sí! a planificar con tiempo

Ya que seguramente le darán muchas vueltas y la lista sufrirá más de alguna modificación, lo mejor es comenzar esta tarea con tiempo. No la dejen para última hora o se les vendrá el matrimonio encima.

5. ¡Sí! a tachar nombres

Si definitivamente se están pasando del límite, sean racionales y no duden en eliminar a ciertas personas de la lista. Eso sí, comiencen por los parientes más lejanos. O, por ejemplo, no consideren al nuevo novio de tu amiga con el que apenas lleva dos semanas saliendo.

6. ¡Sí! a ser equitativos

Si compartirán los gastos por igual con tu prometido, lo más justo es que ambos tengan la posibilidad de invitar a un número similar de personas. Lo esencial es que la balanza no se cargue demasiado para un lado ni para el otro.

Pamela Frick

Los NO

1. ¡No! a pelear

Aunque la lista de invitados es uno de los ítems más complicados de armar, no por eso querrán terminar peleados los futuros marido y mujer. Para eso, dialoguen y discutan todo lo que sea necesario, pero no se emocionen tanto.

2. ¡No! a invitados por compromiso

Si piensan que deberían incluir a sus jefes o compañeros de trabajo únicamente para no quedar mal, se equivocan. Si no son personas cercanas, no las inviten y punto. Nadie tiene el derecho de reprocharles nada.

3. ¡No! a los y las ex

Evítense un problema y, por muy buena relación que mantengan con ellos, no incluyan a sus ex parejas en la lista de invitados. Lo mejor es prescindir de su compañía por esta vez. Además, por mucha buena onda que haya, cierto es que el dicho que “donde hubo fuego, cenizas quedan”.

4. ¡No! a pedir consejos

Si no quieren que nadie se meta, ni dar pie a que otros empiecen a opinar, ni se les ocurra comentar públicamente cómo va el listado. Aunque tengan dudas, lo ideal es no pedir consejos a terceras personas.

5. ¡No! a estresarse

Ante todo, disfruten de este proceso. Diviértanse en pareja conformando la lista y, por mucho que tengan que priorizar y excluir a ciertos familiares, no se dejen caer en el estrés. Recuerden que éste es un solo un paso más de toda la lista de tareas que los esperan en su camino al matrimonio.

6. ¡No! a sobrepasar el límite

Aunque es cierto que más de algún familiar o amigo no podrá asistir, no deben usar este criterio ni darlo por hecho para agregar a la lista más personas, quizás no tan prioritarias. Y es que además de que cada asistente significa un costo, también deben preocuparse de no convidar a más personas de las puedan entrar cómodamente en el salón.