Arturo Muñoz Fotografía

Inmortalizar su matrimonio es tarea del fotógrafo que contraten, del cual previamente ya habrán obtenido buenas y sólida referencias. Sin embargo, el trabajo en terreno puede rendir aún mejores resultados si colaboran estrechamente con el profesional en ciertos aspectos.

Orientándolo con respecto a las relaciones familiares, por ejemplo, en el caso de que los padres de alguno estén divorciados y se lleven mal. O entregándole información clave sobre los gustos que comparten en pareja y que podrían ser un aporte en el registro. Por ejemplo, si a ambos les gusta la naturaleza, entonces el profesional deberá poner énfasis en las imágenes en exterior. Recuerden que la fotografía de boda es un trabajo duro y meticuloso, que le exigirá al fotógrafo estar con los cinco sentidos en alerta para no perderse ningún minuto emblemático de la celebración.

Si quieren que su reportaje fotográfico sea todo un éxito, entonces vale la pena que conozcan todos los detalles que implica este proceso.

Arturo Muñoz Fotografía

1. Reportaje integral

La tendencia es que los fotógrafos de hoy no se conforman con una simple captura de momentos puntuales, como la salida de la iglesia o el brindis de recién casados. Lo que ellos persiguen es armar reportajes integrales que transmitan el sentimiento y la emoción de cada instante.

2. Conexión fotógrafo y novios

Para lograr un reportaje nupcial perfecto, es fundamental que se dé una conexión previa entre el fotógrafo y los novios. De esta manera, el profesional no será un total desconocido y ambas partes se sentirán en confianza para llevar a cabo un trabajo prolijo, cercano y transparente. Y si bien esto no significa que novios y fotógrafo tengan que ser amigos, sí es importante que se reúnan al menos una vez antes del matrimonio. Una buena idea puede ser plantear una sesión preboda.

3. ¿Fotos de grupo?

También es importante que, previo a la celebración, tengan definido qué fotografías de grupo desean para su reportaje; tomas por mesa, con la familia completa, entre primos, sólo mujeres con la novia, compañeros de trabajo, etc. o por el contrario espontáneas. Con esa información en mano, el profesional podrá realizar un trabajo óptimo, sin tener que estar improvisando sobre la marcha. Sería conveniente, además, que se le entregue al fotógrafo un punteo por escrito.

Marcela Angulo Fotografías

4. "Please don't disturb"

Aunque seguramente sus familiares y amigos querrán estar todo el rato con sus celulares tomando fotos, es importante señalarles que no se crucen delante del fotógrafo oficial, le coarten su espacio en ciertas situaciones o lo interrumpan lanzando flashes en momentos inapropiados. A los invitados les debe quedar claro que el profesional tiene la prioridad y que no los ayudarán en nada a ustedes entorpeciendo su trabajo. Para esclarecer este punto, podrían consignar esa información en alguna pizarra o letrero.

5. Invitado responsable

Y ya que en las celebraciones suelen ocurrir acontecimientos inesperados, como sorpresas de último minuto, improvisaciones de algún invitado o quizás uno que otro chascarro, es importante que los novios designen a una persona para que le avise al fotógrafo cuando esto suceda, en caso de que él no esté atento en ese minuto.

6. Practicar los posados

Respecto a cómo posar, es recomendable que prueben con anticipación al matrimonio y se miren frente a un espejo como si estuvieran frente a la cámara. Así podrán encontrar sus mejores ángulos, como la mirada y sonrisa que más les favorece, y tampoco está de más que prueben distintas poses juntos. Lo importante es que, llegado el minuto, no salgan en todas las fotos iguales.

Ez Films

7. Retocar el maquillaje y evitar brillos

Desde que comiencen la sesión, muchas veces antes de salir de casa, hasta que estén disfrutando de la fiesta, deben revisar y retocar el maquillaje, pues el ojo humano capta la luz de manera distinta al objetivo de una cámara. Este ítem corre especialmente para la novia, aunque él tampoco debe olvidarse que el brillo en el rostro no se ve nada bien.

8. Cinco pautas o más

Aunque todo dependerá del evento en particular, los reportajes fotográficos de matrimonio contemplan cinco pautas que no suelen variar demasiado: los preparativos de los novios en casa, la ceremonia, los invitados, el banquete y la fiesta. También existe la opción de realizar una sesión postboda, al día siguiente de la celebración, pero con el mismo vestuario. Una idea que a muchos les atrae es poder ensuciar sus trajes, sin ninguna preocupación, con una sesión trash the dress.

9. Confiar y disfrutar

Por último, lo más importante es que se entreguen al lente del profesional, confíen en su criterio, se sientan cómodos, relajados, actúen espontáneamente y, por sobre todo, disfruten de esta experiencia. Por el contrario, si las fotografías suponen un estrés para los novios, nada de esto fluirá con naturalidad.