Esteban Vega
Esteban Vega

Nada de selfies ni capturas con filtros de Internet. Si quieren inmortalizar sus últimos registros de solteros, que sea a través de una sesión de fotos íntima, romántica y profesional. 

La sesión prenupcial se realiza meses o semanas antes del matrimonio, habitualmente con el mismo fotógrafo y, entre otros beneficios, les permitirá posar sin el protocolo y los tiempos ajustados que tendrán durante la boda. Pero las razones para tomar esta sesión van mucho más allá. Si aún tienen dudas, descubran a continuación por qué estas postales previas al matrimonio son furor.

1. Conocer al fotógrafo

Cristian Acosta
Cristian Acosta

Por muchos portafolios que revisen y reuniones que sostengan, la prueba de fuego la obtendrán evaluando sus propias imágenes. Por lo tanto, la sesión preboda les servirá, no solo para conocer personalmente al fotógrafo y entrar en confianza con él, sino también, para asegurarse de que su trabajo es justo lo que desean para su reportaje matrimonial.

El fotógrafo, en tanto, ya con esta sesión a cuestas, tendrá mucho más claro cómo se mueven las parejas frente a la cámara y cómo lograr, por ejemplo, una foto que transmita complicidad en la mirada. Será un beneficio para ambos lados.

2. Soltarse ante el lente

Marcelo Hurtado
Marcelo Hurtado

Si no les fluye tan fácilmente posar para las fotos, la sesión preboda será el mejor ensayo que puedan tener de cara al matrimonio. Y es que aparte de perder la timidez y ganar naturalidad, podrán descubrir aquellos ángulos que más les favorecen, la sonrisa que mejor les luce y corregir posturas, por ejemplo, con respecto a los brazos o la espalda al posar de pie.

Entre toma y toma, el fotógrafo les irá mostrando la pantalla y aconsejando también para lograr un resultado óptimo. Así, llegado el día del matrimonio, se sentirán mucho más cómodos y relajados al momento de pararse frente a la cámara.

3. Contar con material fotográfico

In Two Clicks
In Two Clicks

Si les gusta la idea de personalizar todo, incluida la papelería nupcial, podrán ocupar las fotos de su sesión preboda para confeccionar las invitaciones, subir a la web del matrimonio, ilustrar el libro de firmas y elaborar sus tarjetas de agradecimiento, entre otras ideas. Ya que será un material profesional y las fotos quedarán hermosas, seguro querrán sacarles el máximo provecho.

Además, a diferencia de las fotos que harán en el gran día, que serán formales, en esta instancia podrán jugar con distintos elementos. Por ejemplo, usar pizarras con mensajes, globos de colores y molinillos de papel, entre otros recursos.

4. Aprovechar la hora dorada u hora azul

Sergio Troncoso Fotografía
Sergio Troncoso Fotografía

Ya que es probable que el tiempo para fotos durante el matrimonio no calce con la hora dorada o la hora azul, en la sesión prenupcial sí podrán planificarse para coincidir con alguna de ellas. La primera hora dorada se inicia justo antes del amanecer y continua durante aproximadamente una hora; mientras que la segunda hora dorada antecede al atardecer y termina justo después de él. La hora azul, en tanto, corresponde a la franja previa a la hora dorada por las mañanas y a continuación de la hora dorada, por las tardes.

Ya que son tramos muy específicos, tendrán que coordinarse con el fotógrafo y esperar pacientemente la hora en cuestión. De todos modos, elijan la dorada o la azul, las fotos quedarán de película.

5. Incluir a la mascota

Gabriel Pujari
Gabriel Pujari

Muchas parejas quisieran llevar al matrimonio a sus perros o gatos, pero no para todas es factible o tan sencillo, por distintas razones. Por lo tanto, si quieren inmortalizar unas fotos de alta definición junto a su mascota, la sesión preboda será la ocasión ideal. Resultado: las imágenes con peludos serán una explosión de ternura y amor.

Por lo demás, su mascota estará mucho más tranquila con ustedes y el fotógrafo, que entre decenas de personas, en el caso de que lo trasladaran para hacer las fotos en la celebración.

6. Rememorar su historia

Boda Producciones
Boda Producciones

La mayoría de las parejas elijen como locación para sus retratos algún sitio con un significado especial para su relación. El patio de la universidad donde se conocieron, el parque donde se dieron el primer beso, el mirador donde se comprometieron, el café donde pasaban las tardes, en fin. Sea cual sea el que escojan, revalidarán su historia de amor a través de las fotografías, por lo que esta sesión cobrará aún más sentido. Además, ¿cuándo fue la última vez que se tomaron fotos en pareja? Seguro que no tienen instantáneas actuales ni siquiera en sus perfiles de redes sociales.

7. Distraerse

Boda Producciones
Boda Producciones

Y por último, ya que seguro estarán concentrados de lleno en la organización del matrimonio, las fotos prenupciales serán la excusa perfecta para pasar un rato agradable y liberar tensiones. Incluso, si desean capturar las imágenes en el bosque, en la playa, en el campo o en algún otro paraje afuera de la ciudad, la experiencia les servirá de paseo y hasta podrán prolongar la estadía por el fin de semana. Después de mucho tiempo enfocados en los preparativos de la boda, una escapada romántica les llegará como caída del cielo.

Desde tomar las fotos en la madrugada, para la hora dorada, hasta trasladarse a una locación con el perro. Todo está permitido si se trata de capturar las mejores postales previas al matrimonio, que de por sí ya serán toda una experiencia.