Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos

Son muchos los novios que eligen el verano para intercambiar sus anillos de matrimonio, así que no es raro que te toque asistir a una boda, si es que ya no la tienes en agenda.

Y aunque la temporada de calor no es la más agradable para una embarazada, igual podrás disfrutar de la celebración si escoges un vestido de fiesta ligero y lo acompañas, por ejemplo, de unas trenzas lindas y unas sandalias planas. Revisa este artículo e inspírate para armar tu propio look.

Cortes

Aunque hay muchas propuestas que te encantarán, los vestidos de corte imperio son especialmente cómodos y elegantes para embarazadas, pues se trata de un diseño que afirma el busto, a la vez que la falda cae holgadamente sobre el vientre. Puedes lucirlo con un escote corazón, asimétrico o corte en V, entre otros que te harán sentir segura. Este último, el más recomendado para futuras mamás.

Ahora, si prefieres un vestido que no llegue hasta el suelo, puedes inclinarte por uno de corte midi, con el que lucirás jovial y sofisticada. Una opción muy veraniega es optar por un vestido midi con estampado en motivo floral.

Asimismo, por el tipo de caída acampanada, los modelos de línea evasé también son muy sentadores para embarazadas, mientras que los de estilo túnica igualmente te harán sentir súper cómoda. En el caso de estos últimos, puedes centrar la atención en los detalles, incorporando pedrería en las mangas o algún drapeado en el escote, por ejemplo. Sea cual sea el que elijas, podrás moverte con libertad, a la vez que estos diseños no presionan la zona abdominal.

Telas

Respecto a las telas, procura que sean livianas y vaporosas como gasa, tul, seda, plumeti y crepé, mientras que los tejidos plisados se adaptan muy bien también a los distintos momentos de gestación.

¡Ojo! Cuida el largo de tu vestido, de modo que no tengas la más mínima opción de enredarte ni tropezarte con la tela.

Colores

Aprovecha la temporada de verano para elegir colores alegres, pero suaves a la vez, como menta, rosa palo, lavanda, durazno o agua marina, entre otros tonos propios de la estación.

Ahora, si la postura de anillos de oro se realizará en la noche, entonces podrías atreverte con colores más vivos, ya sea optando por un vestido de fiesta azul o tonos como verde e, incluso, un tono metalizado. ¡Brillarás!

Zapatos

Es común que los tobillos se le hinchen a las embarazadas y más aún en días de altas temperaturas. Por lo tanto, orienta tu búsqueda hacia zapatos que sean bajos y confortables, pero sin perder el toque de glamur. Según el que más se adapte a tu vestido, podrás elegir entre unas sandalias planas con incrustaciones en pedrería, unas bailarinas con glitter o unos mules a ras de suelo con correa al tobillo, entre otros modelos de calzado que te garantizarán cero dolores.

No obstante, si quieres algo un poquito más alto, entonces inclínate por los zapatos de tacón medio y plataforma ancha, ideales también para matrimonios al aire libre. Las plataformas de corcho o yute, por ejemplo, son perfectas para una boda veraniega más informal.

Pelo

Puedes no complicarte y optar por un peinado recogido, que será tu mejor aliado si se trata de capear el calor. Además, ya sea una coleta alta o un moño bajo, el pelo tomado te permitirá lucir aún más tus accesorios, por ejemplo, si llevarás unos aros llamativos o un bonito collar. Por otro lado, si quieres darle un toque más natural a tu look, puedes decantarte por un peinado recogido con trenzas o, incluso, incorporar una corona de flores a tu look premamá. Y un último consejo, si quieres lucir glamurosa, elige un sombrero que además te servirá para cubrirte del sol.

Aunque todas las miradas se irán directo al vestido de novia, sin duda que una invitada embarazada llamará igualmente la atención de los más cercanos. Eso sí, por mucho que sea verano y haga calor, no olvides llevar un tapado para vestido de fiesta, ya que en esta etapa lo más importante es cuidar tu salud.