Seb & Raw

Si comprar los anillos de matrimonio ya es todo un quebradero de cabeza para las futuras esposas, elegir vestidos de novia da para un capítulo completamente aparte. Sin embargo, esta realidad no se aleja mucho de aquellas invitadas más exigentes que siempre quieren lucir espléndidas. ¿Eres de las que no se repite nunca un vestido? Entonces arrendar uno tal vez sea tu mejor opción. Y es que además de ahorrar en lo que implica la compra de un vestido, podrás elegir entre vestidos de fiesta 2017 que seguirán marcando tendencia y serán un poco más baratos; incluso, entre ellos encontrarás alguno más atrevido y despampanante, a sabiendas de que lo usarás solo una vez.

¿Dónde arrendar?

Encontrarás una diversidad de tiendas y boutiques que se dedican al rubro, así que solo es cosa de que vayas filtrando. Puedes revisar nuestra web para contactar a los distintos proveedores y de ese modo, podrás ir cotizando y eligiendo, dependiendo el tipo de vestido, la distancia o valor del arriendo.

Lo importante es que elijas una tienda que esté en tu misma ciudad, ya que tendrás que ir a probarte vestidos hasta que des con el correcto, previa reserva de una hora. Puedes recorrer las zonas comerciales más tradicionales de Santiago y preguntar por tiendas de arriendo de vestidos de fiesta en Providencia, o recorrer las calles del centro como Paseo Ahumada o Monjitas. Además de encontrar el vestido ideal, será un día de turisteo por la ciudad. 

Y si bien existe la opción de arrendar con despacho a regiones, no es la más recomendada si quieres que el traje te quede a la medida. Aunque no es una mala idea si el matrimonio es en provincia; en ese caso, si te toca viajar a la cuarta región, aprovecha de buscar vestidos de fiesta en La Serena; de este modo, en cuanto lo uses, lo devuelves y así tendrás un peso menos en la maleta.

¿Qué arrendar?

El catálogo disponible es tan amplio como estilos posibles de matrimonios. Por eso, antes de comenzar tu búsqueda, debes tener claro si vas a inclinarte por vestidos de fiesta largos, trajes tipo cóctel, modelos con aires vintage o incluso la réplica de un diseño usado por alguna celebridad. ¡Sí!, hay tiendas que ofrecen este servicio.

Además, podrás elegir entre diseños nacionales o importados y si acaso los vestidos no son lo tuyo, siempre podrás encontrar trajes de dos piezas o enteritos para matrimonio, tan de moda en estos días.

Por otro lado, la mayoría de estas tiendas cuenta con alguna experta en moda dispuesta a asesorarte integralmente si tienes dudas. De hecho, si al matrimonio al que estás invitada comienza tarde, podrías preguntarle qué peinado para fiestas de noche te recomienda, si llevar un peinado sencillo, decantarte por unas trenzas lindas o por un peinado recogido con trenzas; e, incluso, qué accesorio es el más adecuado para llevar con un vestido de fiesta negro; si una joya vistosa, o un clutch de colores.

¿Se incluyen otros accesorios?

Sí. Por lo general el arriendo de vestidos va acompañado de distintos complementos, entre los que destacan zapatos, carteras, joyas o tapados para vestidos de fiesta, según el modelo elegido. 

La mayoría de las boutiques lo ofrece así para lograr la armonía en el conjunto, aunque no es una imposición. Es decir que si deseas lucir tus propios zapatos, no habrá ningún problema.

Vestidos y Accesorios

¿Cuáles son los valores?

Encontrarás para todos los bolsillos. Por ejemplo, podrás arrendar vestidos de fiesta cortos por precios que van desde los $12.000, mientras que trajes más exclusivos te costarán alrededor de $40.000.

Ahora, si quieres anticiparte a la temporada, eligiendo entre vestidos de fiesta 2018, o entre los increíbles modelos de vestidos de fiesta azules que han marcado tendencia en los últimos meses, seguro el arriendo te costará un poco más caro. De todas formas, la diferencia entre comprar y arrendar un vestido sigue siendo sustancial.

¿Qué implica arrendar?

Aunque depende de cada tienda en particular, hay normas generales que se tienden a repetir en el rubro. Por ejemplo, para reservar tienes que pagar el precio del vestido más una garantía y retirarlo uno o dos días antes del matrimonio. La devolución, por lo general, se fija hasta dos o tres días después del evento.

Por otro lado, recibirás tu vestido impecable y lo devolverás usado, pues no tienes que lavarlo ni plancharlo por tu cuenta. A estos proveedores les basta con que el vestido no sea devuelto roto ni manchado. De lo contrario, te cobrarán la garantía, aunque es poco probable que eso ocurra.

Por todo lo anterior, el arriendo de vestidos se convierte en una opción bastante tentadora para invitadas. Así ahorrarás dinero, preocupaciones y tendrás más tiempo para acompañar a tu amiga que se casa, ya sea a las pruebas de peinados de novia o a elegir frases de amor para incorporar en sus tarjetas de agradecimiento.