Victor J Granados
Couture-Club

Porque madre hay una sola, se merece todos los honores y atenciones en tu matrimonio, pero también en la previa de éste. Por lo tanto, si ya tienes listo tu vestido de novia y sabes que lucirás un peinado sencillo, entonces es momento de que la acompañes a elegir su vestuario.

Verás que tu madre disfrutará tanto mirando vestidos de fiesta como tú. Apunta estas claves de estilo que podrás tomar de inspiración.

Las prendas

La madre de la novia no tiene por qué renunciar al glamur, sin dejar de verse discreta y sofisticada. Al contrario, al ser una de las figuras protagónicas del matrimonio, puede permitirse llevar colores más llamativos, así como diseños de tendencia. Por ejemplo, si elegirá un vestido de fiesta largo, que sea alguno que incorpore un juego de transparencias, mangas campana, un lazo en la cintura o un escote asimétrico, entre otros detalles que llamen la atención.

O, si el matrimonio será en temporada de buen tiempo, los vestidos midi son especialmente delicados y cómodos, ya sean lisos o en tejidos estampados. Ahora, si prefiere un traje de dos piezas, ésta siempre será una opción acertada, tanto para enlaces de día como en la noche. Puede inclinarse, por ejemplo, por una falda tubo con una blusa de seda, o por un traje pantalón acompañado de un bonito blazer. Esta última, prenda que retornó con todo a los catálogos de moda.

No obstante, si la sobriedad es lo suyo y se inclina por un vestido liso y monocromático, entonces ayúdala a elegir un bonito tapado para vestido de fiesta, ya sea un bolero, un pañuelo o un delicado echarpe tejido, entre otros finos complementos.

Los colores

Descartando derechamente el blanco y sus derivados, salvo que tú misma lo indiques por tratarse de un dress code especial, tu madre tendrá total libertad para elegir los colores que más le acomoden.

Los vestidos de fiesta azules son clásicos para las bodas de invierno, así como también los burdeos y gris plata; mientras que, tonos como el coral, verde empolvado o malva son ideales para fiestas de primavera o verano.

Por otro lado, si tanto la madre de la novia como la del novio serán las madrinas de matrimonio, quizás quieran escoger un vestido del mismo largo y en un tono en sincronía, por ejemplo, en la gama de los amarillo o mostaza.

Lo ideal, eso sí, es que no se decanten por el negro. Y es que más allá del estilo de celebración, las madres siempre deben destacarse.

Líneas y escotes

Ya que seguramente tu madre bordea los 50 años, le asentarán mucho mejor los vestidos de líneas rectas que uno voluminoso de corte princesa o uno muy ajustado de estilo sirena, por ejemplo.

De hecho, los de corte en A o silueta imperio aparecen entre los más demandados vestidos de fiesta para señoras, en tanto que escotes como el barco, redondo y reina Ana se distinguen entre los más elegantes.

Por otra parte, los sombreros y tocados son perfectos para bodas de día, mientras que los guantes se reservan para matrimonios formales e idealmente en la noche.

Eso sí, ya que la madre de la novia será protagonista de muchos momentos en la ceremonia, es fundamental dar con el look adecuado y, en este caso, la consigna de "menos es más" se aplica con especial atención. Por lo tanto, si el vestido y calzado ya son llamativos, deben cuidar que las joyas no lo sean y apostar por un clutch discreto. Ante todo, la clave es elegir un outfit que armonice entre lo sofisticado y un toque de modernidad.

Ya que será una invitada de honor, tu madre debe lucir espléndida en tu postura de anillos de matrimonio, pues se robará también todas las miradas. Eso sí, procurando siempre que conserve su estilo y, ante todo, se sienta cómoda, tanto si elige un vestido de fiesta corto o un traje de dos piezas.