Oh Keit Producciones

Serán tus ángeles de la guarda durante todo este proceso. Y es que las damas de honor no solo te acompañarán en la búsqueda del vestido de novia o de los anillos de matrimonio, sino que además te darán ánimo y contención cuando lo necesites.

De ahí la importancia de elegir a las correctas, que seguramente encontrarás entre tus amigas, primas, compañeras de trabajo, hermanas o cuñadas. ¿Ya las imaginas a todas con sus vestidos de fiesta cortos? Antes de eso, revisa estos tips para saber si califican con este papel.

1. Que tenga tiempo

Matrimonio de Maximiliano & Melba

Ya que las damas de honor serán tu mano derecha, necesitas a alguien que pueda ayudarte a organizar, que asuma ciertas tareas y que tenga tiempo suficiente para ir contigo a mirar adornos de matrimonio o vestidos de novia cuantas veces sea necesario.

En ese sentido, ser dama de honor implica varios compromisos y responsabilidades y, por lo tanto, quizás la mejor opción no sea tu amiga que trabaja y estudia al mismo tiempo, aunque tenga la mejor disposición. No solo será un proceso agotador para ti, sino también, para ella y la idea es no agobiar a nadie más de la cuenta.

No olvides que este proceso dura varios meses y, como tal, las damas tendrán que llegar contigo hasta el final. Claro que la decisión es tuya, y si estás segura que quieres que X amiga esté a tu lado, aunque tenga poco tiempo, siempre podrán conversar las cosas y acordar lo mejor para las dos.

2. Que sea contenedora

Paula Díaz

Durante la organización del matrimonio pasarás por un vaivén de emociones y seguro necesitarás a una amiga incondicional en la cual apoyarte.

Por eso, a la hora de elegir a tus damas, piensa en aquellas que te han demostrado estar siempre en las buenas y en las malas, y que son consejeras, pacientes, empáticas y cariñosas. Seguro que en tu círculo hay más de una a la que no le importará si estás todo el día hablando de la decoración, la torta de matrimonio o la música.

3. Que tenga iniciativa

Daniel Esquivel Fotografía

Lo ideal es que no tengas que andar detrás de tus damas de honor, sino que ellas solas sean capaces de organizarse, por ejemplo, para planear la despedida de soltera o elegir los vestidos de fiesta azul que acordaron llevar en el gran día.

Por lo tanto, además de que disponga de tiempo, considera a alguien que tenga iniciativa, que sea movida, que se le ocurran ideas, que sea resolutiva y si te ve cansada, por ejemplo, que se acerque a brindarte ayuda sin que tengas que pedírsela.

4. Que se lleve bien con tu pareja

Camaleón Audiovisual

No necesita ser la mejor amiga de tu prometido, pero sí al menos conocerlo y llevarse bien con él. De lo contrario, ¿te imaginas una dama de honor que le tenga mala a tu pololo?

Claramente, no sería el mejor escenario de cara a tu postura de anillos de oro. Aparte, por el hecho de conocerlos más estrechamente, podrá entender también sus dinámicas de pareja e, incluso, interceder si en algún momento de crisis necesitan una mano.

5. Que sea sociable

Fotógrafo Marcelo Hurtado

Ya que tendrá que relacionarse con las otras damas de honor, que no necesariamente serán sus amigas o conocidas, es importante pensar en alguien que se adapte fácilmente a los grupos y disfrute compartiendo con otras personas, sin afán de sobresalir por sobre el resto. Además, seguro que en el matrimonio le pedirás que oficie como anfitriona e, incluso, colabore con alguna dinámica y si es muy tímida, no lo pasará bien.

Sin duda, tus damas te sorprenderán en algún minuto con un discurso con buenos deseos y frases de amor. Por eso, más allá del souvenir y encintado de matrimonio, lo ideal es que le prepares a cada una un regalo único y especial. ¡Se lo merecerán más que cualquiera!