Tabare Fotografía

Quizás no necesiten hacerlo tantas veces como las mujeres, pero igualmente tendrán que dedicarle un tiempo a las pruebas del vestuario. La cantidad de citas dependerá exclusivamente de los arreglos o ajustes que se le hagan al traje, pero a lo menos unas dos veces tendrán que acudir a la tienda donde lo compraron o reunirse con su sastre particular. Si quieren sortear este ítem con éxito, entonces tomen nota de los siguientes tips.

¿Qué deben llevar a las pruebas?

Absolutamente todo. Por ejemplo, si han comprado el traje a medida en un lugar, pero la camisa y la corbata en otro, al momento de la prueba deben llevar todas las prendas para evaluar el conjunto completo. Incluidos los zapatos que usarán durante el matrimonio y otros accesorios como el chaleco, los gemelos, el cinturón y hasta el prendedor (o una réplica del que usarán). La idea es hacer una prueba con la tenida y complementos exactos que lucirán en el gran día. No deben dejar nada a la improvisación.

¿En qué es importante fijarse?

Al minuto de probarse el vestuario, es fundamental que se fijen sobre todo en larguras de mangas y en el bajo del pantalón con los zapatos puestos. Además, deben tomar en cuenta si se encuentran a gusto con el peso del traje, si los colores se adecúan a su estilo y armonizan entre sí, si la chaqueta no se arruga y si el pantalón no se pliega, entre otros detalles. Es decir, observen y comprueben que el atuendo les quede perfectamente bien, además de que se sientan cómodos, ligeros y, ante todo, jamás disfrazados.

¿Deben ir solos o acompañados a la prueba?

Igual que en el caso de las futuras esposas, siempre es bueno que alguien los acompañe a la prueba de vestuario para que opine y los asesore. Y mejor si esa persona ya ha visto el vestido de la novia para cerciorarse de que ambos atuendos combinan. Puede ser un amigo de confianza, un compañero de trabajo, una hermana o incluso sus madres si no les avergüenza, ni son demasiado hostigadoras. Lo ideal, eso sí, es que no sea su prometida quien lo asista en esta tarea para mantener la sorpresa hasta el final.

BC Photography

Beneficios de la prueba del vestuario

  • Permitirá comprobar si has bajado o subido de peso en los días previos al matrimonio, lo cual es bastante común considerando el ajetreo y la ansiedad. Así podrás ajustar o soltar pinzas de algunas prendas si es necesario.
  • Tendrás tiempo suficiente de buscar otra camisa en el caso de que el color o el modelo no les convenza del todo. O incluso, si consideras que es demasiado gruesa o delgada según la estación.
  • Aunque te parezca irrelevante, la prueba de vestuario será también el mejor instante para que decidas qué calcetines usarás durante el matrimonio. Ojo con el color, el diseño y procurs que sean de una tela fresca y cómoda pensando en las muchas horas que estarás de pie.
  • Según cómo te quede el traje en su totalidad, podrás ir decidiendo qué otros complementos ocupar. Por ejemplo, algún pañuelo, humita, un sombrero o un reloj de bolsillo, entre otras opciones.
  • Se recomienda que una última prueba de vestuario la realices una semana antes del matrimonio. Sólo así tendrás la tranquilidad de que, al menos en lo que a look se refiere, ya tienes todo bajo control.
  • Si te va a peinar un profesional, tómate una fotografía con el traje puesto y llévasela al peluquero para que analice las mejores opciones para tu cabello con miras al gran día. ¡Verás lo mucho que le aporta este sencillo consejo!