Agustín González
Agustín González

Además de elegir un vestido de novia que te encante y un peinado recogido que destaque tus facciones, debes preocuparte de tu belleza y salud integral. Solo así llegarás radiante a intercambiar anillos de matrimonio, lo cual se reflejará desde adentro hacia afuera. Eso sí, la preparación no será de un día para otro, así que más vale que te ordenes con un calendario en mano. Revisa el siguiente punteo que te ayudará a cronometrar tus actividades estéticas.

8 meses

Anda al nutriólogo

Especialmente si no llevas una dieta saludable, debes comenzar a cuidar tu alimentación con tiempo. Y no es para llegar en forma al gran día, sino para mantenerte sana y con energía durante este proceso que recién comienza. Lejos de someterte a una dieta estricta, lo que hará el profesional será recomendarte un plan de alimentación especial para ti.

Incorpora el deporte a tu rutina

Para que el entrenamiento sea progresivo, comienza ocho meses antes de enfundarte en tu vestido de novia con encaje. Así tendrás tiempo suficiente para acostumbrar tu cuerpo e ir descubriendo disciplinas que te motiven, por ejemplo, aquafitness o baile entretenido. Si es primera vez que te inscribes en un gimnasio y no sabes por dónde empezar, ahí mismo te evaluarán y te armarán una rutina de acuerdo a tus objetivos. Aunque por supuesto, también puedes salir a correr. Una forma de motivarte es inscribiéndote en corridas organizadas en tu ciudad. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán desde el día uno.

Inicia la depilación

Si vas a inclinarte por la depilación láser, que es uno de los métodos más efectivos, debes saber que el tratamiento completo te tomará alrededor de ocho meses o incluso más. Ello, pues se requiere de un promedio de seis a ocho sesiones, con intervalos entre cada una de seis a diez semanas, de acuerdo a la zona y según indique el especialista. Aunque los resultados serán visibles desde la primera sesión, la eliminación definitiva del vello es a largo plazo.

6 meses

Visita al dermatólogo

Ya que los asuntos de la piel requieren tratamientos sostenidos en el tiempo, lo ideal es que visites al dermatólogo cuando falte medio año para declarar el “sí”. De este modo, podrás combatir a tiempo problemas como el acné, la rosácea o las ojeras oscuras, entre otros. Ahora, si consideras que tienes la piel sana, de todas formas te servirá saber cómo tratar correctamente tu cutis, ya seas de piel seca, normal, grasa, mixta o sensible.

4 meses

Anda a la peluquería

Si quieres intentar un cambio de look, por ejemplo, teñirte el pelo, hazlo al menos cuatro meses antes. Así tendrás tiempo suficiente para acostumbrarte, modificar el corte o, si no te convence totalmente, buscar una mejor opción. No obstante, si quieres mantener tu pelo tal como está, de todos modos debes ir a la peluquería para que te corten las puntas y erradiquen las hebras dañadas. Además, pide que te recomienden alguna crema capilar para que puedas tratar tu pelo en casa.

Ve al dentista

No te olvides de cuidar la sonrisa. Lo primero es preocuparte de que tus dientes estén sanos, pero también hay algunos procedimientos estéticos que podrás tomar para corregir ciertos defectos, como el blanqueamiento, recontorneado dental o el implante de carillas. El profesional te orientará respecto a qué tratamiento es el más indicado para ti. Eso sí, lo más común es que opten por el blanqueamiento, que aclara hasta tres tonos el esmalte de los dientes. Los efectos duran aproximadamente un año.

2 meses

Pide cita en la peluquería

Ya es tiempo de que solicites hora en tu salón de belleza para las pruebas del peinado. Independiente de si prefieres llevar el pelo tomado o un peinado de novia con pelo suelto, es importante que no te saltes este ítem. Además, considera que seguramente será más de una prueba de peinado.

Pide hora con tu maquilladora

También tendrás que someterte a una prueba de maquillaje y, en lo posible, intenta que coincida en la misma jornada con la de peinado. Así podrás ver el resultado en conjunto y estarás a tiempo de corregir si el estilo de maquillaje no te acomoda. Procura agendar tus citas en la mañana para testear cómo evoluciona el make up con el correr de las horas.

1 mes

Acude al centro de estética

Si quieres realizarte algún tratamiento de belleza, éste es el momento para hacerlo. Dependiendo de tus necesidades, podrás acceder a diversos servicios estéticos, como tratamiento facial antiaging, sesiones de radiofrecuencia tripolar, autobronceado, masajes de drenaje linfático y micropigmentación de cejas, entre otros. Como tendrás que acudir más de una vez para completar estos tratamientos, por lo general dos o tres veces, lo mejor es que lo hagas con el reloj a favor.

1 semana

Solicita una limpieza facial

Cuando ya falte una semana, vuelve al centro de estética por una exfoliación con limpieza facial en profundidad. De este modo, te erradicarán todas las células muertas e impurezas del rostro, dejando como resultado una piel más lisa, suave e hidratada. No está de más recordar que no fumes y evites el alcohol para que tu cutis se mantenga sano. Además, procura dormir de siete a ocho horas diarias.

Ve por manicure y pedicure

Tus manos serán protagonistas, pues todos querrán ver tu flamante anillo de oro blanco. Por lo tanto, acude a la manicurista unos tres días antes del matrimonio para que las uñas se mantengan impecables. Y lo mismo con la pedicure. Si usarás sandalias u otros zapatos abiertos, sí o sí debes atender tus pies en la previa a dar el “sí”.

1 día antes

Hazte un masaje

Quizás tus damas de honor puedan concederte este último favor y llevarte a domicilio a un/a especialista. Y es que, en la tarde anterior a tu matrimonio, te hará muy bien que te hagan un masaje relajante. Entre el vestido de novia, armar el kit y ensayar las frases bonitas de amor que declararás en los votos, puede que inevitablemente te estreses. Por lo tanto, para bajar la ansiedad y aliviar el dolor muscular, un masaje es una gran opción.

Toma un baño de tina

Finalmente, en la noche anterior al matrimonio y ya mucho más relajada tras el masaje, date un baño de tina antes de ir a dormir. Puedes prepararlo con ingredientes como hojas de olivo, manzanilla, esencia de lavanda o jazmín; todos ellos, con propiedades relajantes que te favorecerán un descanso absoluto.

Siguiendo estos tips llegarás radiante al gran día y seguro tus invitados lo destacarán. Y es que, más allá de lucir un hermoso vestido de novia sin espalda, unas joyas exclusivas o un peinado de novia de última tendencia, lo más importante es la felicidad que proyectes.