Simpleza y versatilidad se conjugan en el escote redondo, que el 2021 irrumpe con fuerza entre los catálogos de moda nupcial. Y es que lejos de ser un detalle más en el vestido, el escote marca identidad y se roba todas las miradas. ¿Es el redondo el escote que andas buscando? Descubre todas las claves sobre este tipo de cuello que no pasa de moda.

Características

Tal como su nombre lo indica, este escote se caracteriza por trazar una curva redondeada perpendicularmente al cuello. Es decir, de forma horizontal. Una apuesta segura en vestidos de novia que, según cada diseño, pueden ser abiertos o más cerrados; desde escotes redondos casi apegados al cuello, hasta modelos con aberturas pronunciadas.

El escote redondo, que bien puede llevarse con mangas largas, tres cuartos, cortas o tirantes, favorece a todo tipo de cuerpos y, por lo tanto, cualquier novia podrá lucirlo en su día especial. Además, es un escote que alarga ópticamente el cuello, estiliza los hombros, afina los ángulos del rostro y, en general, le da un equilibrio óptimo a la silueta. Solo se recomienda, para una mayor armonía, que mientras más largo sea el cuello, más cerrado sea el escote.

Con qué vestidos

Aunque puede ser más o menos destapado, de todos modos el redondo es un escote clásico y discreto. Es decir, si no deseas mostrar demasiada piel, o bien, prefieres lucir un escote pronunciado en la espalda, entonces te acomodará mucho este cuello.

Se trata de un escote confortable y que se ajusta de manera perfecta con el vestido, por lo que en ningún caso la tela se podría llegar a desplazar. Por lo tanto, garantiza libertad de movimiento en todo momento. Además, se acopla a la amplia variedad de trajes de novia, ya sean de silueta sirena, princesa, línea A o corte imperio; elaborados en telas gruesas, medianas o delgadas.

¿En cuáles destaca especialmente? El escote redondo se potencia en los vestidos con manga casquillo o con tirantes espagueti, mientras que a los diseños lisos les suma una cuota extra de elegancia. Por ejemplo, un vestido de corte princesa, confeccionado en lustroso mikado, elevará su prestancia con un escote redondo como protagonista. No obstante, si prefieres un estilo más relajado, el escote redondo también aparece bastante entre los vestidos bohemios o con cuerpos ablusados. Ahora, si lo que buscas es un diseño que encumbre tu sensualidad, encontrarás muchos modelos lenceros satinados con este tipo de cuello.

Con qué complementos

Ya que en la mayoría de los casos deja poca piel al descubierto, más aún si está apegado al cuello, el escote redondo debe usarse sin collares ni gargantillas. A cambio, mejor decántate por unos bonitos aros, una pulsera o brazalete o un tocado joya.

Los escotes redondos cerrados son ideales para lucir con un peinado recogido o semirecogido que deje tu rostro despejado. Si el escote redondo será abierto, en tanto, entonces sí podrás exhibir alguna joya en el pecho, como una cadena fina o colgante. Incluso, podría ser un collar para los hombros (shoulder necklace) si tu traje llevará tirantes delgados.

Eso sí, sea como sea tu escote, siempre podrás generar una asimetría interesante apostando por joyas cuadradas o triangulares, en contraste con la redondez de tu escote.

¿Será el elegido? Si llegarás al altar enfundada en un vestido con cuello redondo, no solo estarás radiante, sino también muy cómoda durante toda la jornada. Vuelve a revisar la galería y encuentra toda la inspiración que andas buscando.