Constanza Miranda Fotografías

Sin desterrar completamente al color negro, que es un clásico que no pasa de moda, hoy en día son muchísimas las opciones si de trajes de novios se trata. Especialmente para aquellos hombres modernos o que persiguen la extravagancia, el abanico se abre a medida que los catálogos de las firmas nupciales se arriesgan también con diseños menos convencionales. Si quieres sentirte único y atreverte a lucir colores en el día de tu matrimonio, aquí te entregamos algunas ideas para elijas el traje ideal.

1. Para matrimonios clásicos

Eduardo Campos Fotógrafo

Este tipo de eventos exige un cierto nivel de formalidad y protocolo. Sin embargo, si quieres verte igual de elegante, pero dejando a un lado al tradicional negro, las nuevas tendencias invitan a apostar por trajes en color gris o azul marino, con detalles y accesorios en blanco o incluso rosado. Se trata de una combinación perfecta, que le aporta un toque de frescura al novio más clásico. Si te apuntas por una trilogía, puedes utilizar pantalón y chaqueta azul, camisa blanca y corbata gris. Simplemente genial.

2. Para matrimonios en la playa

De por sí el entorno costero ofrece mayores libertades a la hora de escoger el vestuario, sobre todo si se trata de un matrimonio informal celebrado en la playa. En el caso de los hombres, generalmente se inclinan por trajes en color blanco, beige o crema, pero con detalles que la dan vistosidad como una corbata verde, un pañuelo amarillo o una rosa roja como prendedor. Además, una tendencia que toma cada vez más fuerza es reemplazar el calzado tradicional por alpargatas, lo que en este tipo de bodas funciona perfecto. Sí deseas, puedes elegirlas en un color vivo para que se destaquen. Por ejemplo, unas naranjas que podrías combinar con tu corbata.

3. Para matrimonios hipster

Ame Fotografía

Si eres de la moda de no estar a la moda, entonces te encantará lucir un traje de novio que rompa con los cánones y el protocolo. De hecho, puedes escoger un color para la chaqueta y otro para el pantalón, combinándolos además con el tono de los zapatos y de los calcetines, que suelen ser estampados. De rombos de colores, por ejemplo. Y si se trata de innovar, a los hípsters le asientan perfecto tonos como el mostaza, el verde agua, el gris claro o el rojo italiano. Puedes elegir un solo color para el traje y mezclarlo con uno distinto, ya sea en la humita, en el sombrero, en los suspensores, en el chaleco o en el marco de los anteojos, entre otros elementos propios de esta tendencia. Las combinaciones son múltiples, así que imposible no encantarse con alguna.

4. Para matrimonios con mucho brillo

Esta alternativa es exclusiva para la noche y tiene que ver con apostar por un traje de novio en tonos metálicos, lo cual te otorgará inmediatamente una alta cuota de glamour. Si te gusta esta idea, puedes combinar pantalón y chaqueta gris metálico con camisa blanca y corbata morada; o un traje azul metalizado con complementos en rojo. Que no te caiga duda de que marcarás diferencia con el atuendo elegido.

5. Para matrimonios vintage

Gato Blanco

Si quieres marcar la diferencia con una ceremonia de inspiración vintage, entonces debes saber que las tonalidades pasteles son las que se llevan en este tipo de enlaces. Enfundado en un traje marrón, rosa pálido, beige o celeste, entre otras opciones, lucirás fenomenal y ad hoc al estilo escogido. Ahora, si prefieres lucir un traje más convencional, ya sea en gris o negro, puedes subrayar el toque retro aportando color en accesorios como la corbata, la humita, el sombrero o los suspensores.

6. Para matrimonios extravagantes

Ya sea de día o de noche, si quieres usar un traje que se robe todas las miradas, entonces apuesta derechamente por el color amarillo para la camisa y chaqueta, acompañados de una camisa blanca. Llamativo y vibrante, este tono le dará un toque de extravagancia a tu ceremonia e idealmente la novia también lo lleve, aunque sea en los zapatos o en el ramo de flores. Lo importante es que estén combinados. Y una segunda opción, si no quieres ser extremo, es lucir un traje tradicional, con detalles en amarillo que pueden ser la corbata, el chaleco o la humita, entre otros elementos.