Tabare Fotografía

Aunque hay algunas tareas que deben resolver en conjunto, como elaborar el presupuesto, definir el concepto de la decoración para matrimonio y seleccionar las frases de amor que declararán en sus votos nupciales, hay otros ítems que los futuros esposos bien pueden repartirse de acuerdo a sus intereses, más allá de lo que compete al vestido de novia o al traje de novio propiamente tal.

De hecho, es lo que se recomienda hacer para avanzar de forma ordenada y más práctica en la organización nupcial. Si están comenzando este proceso, aquí encontrarán una guía que los ayudará a dividirse las tareas más fácilmente. Eso sí, lo ideal es gestionar cada ítem por separado, pero las decisiones finales tomarlas en conjunto.

Facilidad para el diseño

Soy de Papel

Sobre todo en lo que respecta a la papelería nupcial, hay mucho qué diseñar, desde los partes de matrimonio y el seating plan, hasta las minutas y las tarjetas de agradecimiento. Por lo tanto, aquel que tenga más facilidad para el dibujo y sea más creativo, podrá perfectamente hacerse cargo de este ítem, a la vez que disfrutará mucho del proceso. Pero no solo eso, ya que esa misma persona podrá asumir también la realización de los recuerdos DIY para los invitados, desde los encintados de matrimonio hasta velas aromáticas, si es que acaso se han inclinado por las manualidades.

Sensibilidad gourmet

Teatro Montealegre

Partiendo de la base de que ambos participarán en la organización del banquete, seleccionar los productos específicos del menú debería quedar en manos de aquel integrante de la pareja que tenga más afinidad con el tema culinario y gourmet. De hecho, siempre hay uno más aficionado a la cocina, así que en él o en ella debería recaer también la elección de la torta de matrimonio, el rincón dulce, el coffee bar e, incluso, la barra de tragos, entre otros servicios que ofrecerán en su celebración.

Los anillos de matrimonio

Valeria Videla Fotografías

Aunque es una tarea conjunta, en algunos casos el novio suele asumir la búsqueda de los anillos de oro, plata, acero o el material que elijan, para así sorprender a su futura esposa en el mismísimo día de la boda. De hecho, esta alternativa es ideal en el caso de que se hayan saltado la entrega del anillo de compromiso, lo que es bastante común entre las parejas de hoy. No obstante, si quieren inscribir alguna frase bonita de amor, pueden hacerlo entre los dos, manteniendo únicamente el misterio en torno al diseño seleccionado.

Tecnología y estética

Polack

Rastrear y seleccionar el mejor servicio de fotografía y video requiere de algunos conocimientos tecnológicos en cuanto a equipos y calidad de imágenes, por ejemplo, pero también es fundamental manejar un sentido estético para orientar al proveedor respecto a lo que se desea. ¿Qué tal contratar un dron para filmar el matrimonio desde las alturas? ¿O apostar por una cabina que tome instantáneas tipo polaroid? ¿La filmación debe ser en formato full HD o 4K? ¿Conviene contratar un servicio de video en 3D? Quien mejor se maneje entre tecnología y estética, ya sea el novio o la novia, sin duda, resolverá con éxito todos estos temas. Además, podrá asumir de paso otras tareas, como chequear los detalles de audio y amplificación musical, así como determinar qué tipo de luces conviene instalar, dependiendo del lugar y el presupuesto.

Un precavido vale por dos

Rústica Lodge

Siempre hay uno en la pareja más precavido que otro y, por el contrario, uno más despistado. Por lo tanto, aquel que vive pensando en lo que podría pasar, será el más indicado para hacerse cargo del kit de emergencia para el matrimonio, ya sea uno para cada uno o el mismo para ambos. El kit de emergencia consiste en reunir todos aquellos elementos que podrían necesitar de improvisto durante la celebración, por ejemplo, hilo y aguja, algún medicamento, toallitas húmedas, peineta, un par de calcetines o medias de repuesto, entre otros más.

Puede que les funcione este esquema, o bien, uno completamente distinto. No hay reglas ni estructuras. Lo importante es que sepan complementarse y, llegado el día de declarar el sí, ambos estén satisfechos y contentos con el resultado final, desde los anillos de matrimonio que intercambiarán, hasta la decoración de las copas de novios que alzarán para su primer brindis de casados.