Sastrería de Papel

Entre tanta papelería que utilizarán en el matrimonio, conviene recordar que el programa de la ceremonia incluye información específica como el nombre completo de los novios, padrinos y testigos, así como las canciones que sonarán en la ceremonia o si se efectuará algún acto en especial, lo que muchas veces se acompaña con una breve reseña de los contrayentes. No obstante, la información más relevante tiene que ver con el horario u orden en que sucederán las cosas, ya sea la liturgia, el cóctel, el brindis de recién casados, la cena y la fiesta bailable.

Hasta hace un tiempo el programa se entregaba en una hoja blanca sin mayores detalles. Sin embargo, cada vez han ido surgiendo propuestas novedosas, por lo que hoy es completamente posible personalizar este documento según los gustos y necesidades de cada pareja.

Por ejemplo, si se casan en una época de calor, como primavera o verano, les será especialmente práctico montar el programa de matrimonio en un abanico de tipo pai pai. Así los invitados podrán refrescarse y, de paso, llevarse a casa un bonito recuerdo. Además, encontrarán una diversidad de estilos; desde los auténticos pai pai de palitos de helado, hasta otros confeccionado en mimbre, tela o cartón. 

Sastrería de Papel

No obstante, si prefieren algo más clásico, pueden facilitar la información en sobres con algún detallito especial. Por ejemplo, si el matrimonio tendrá un toque ecológico, lo más apropiado sería utilizar un papel reciclado para anotar el programa. O decorarlo con flores secas si quieren darle un sello rústico o natural.

Y otra idea, para matar dos pájaros de un tiro, como dice el dicho popular, sería depositar el programa en cada asiento junto a una bolsita con arroz, confeti o incluso pétalos de rosas para que los invitados la usen al terminar la ceremonia. Así se asegurarán de que les espera una salida de película y llena de color.

Ahora, especialmente para aquellos novios más creativos e innovadores, entregar las coordenadas a través de una infografía les resultará una idea genial. Se trata en armar el programa únicamente a través de textos cortos, flechas e ilustraciones, que de seguro a los invitados les sacará más de una sonrisa.

Si bien este formato requiere de más trabajo, será una apuesta con la que marcarán la diferencia en relación a otras bodas. Igual que si deciden montar el programa adentro de una amplia carpeta de papel kraft, añadiendo al interior una dedicatoria para cada pareja o familia en particular. El objetivo es que este material se lo llevan como recuerdo a las casas.

Sastrería de Papel

Las ideas son infinitas, como ven, por lo que sólo dependerá del ingenio y la chispa de los novios, así como de qué tanto tiempo dispongan para preparar este ítem.

¿Y qué dicen de la papiroflexia? Esta técnica remontará a varios a la infancia, pues los moldes de papel son un clásico. Según lo que deseen, pueden conseguir figuras únicas como barquitos, estrellas o corazones con un breve texto escrito en su interior. En este caso deben ser escuetos.

E incluso, pueden imitar diseños predeterminados para atraer la atención de los asistentes, como escribir el programa simulando una cartelera de películas, con el formato de un recetario de cocina, imitando la portada de un diario o con la información dispuesta como si de las canciones de un disco se tratasen. Como una postal de viaje o emulando la carta de un restaurante son otras posibles opciones.

¿Mandarlos a hacer o hacerlos a mano? Si bien la perfección la encontrarán en el primer camino, no habrá nada más auténtico que escribir el programa de su propio puño y letra.