Sebastián Acevedo

Enviar las invitaciones, seleccionar la decoración para matrimonio, definir el banquete, mirar vestidos de novia y encargar las argollas de plata, entre otros ítems, provoca que muchas parejas se agoten a mitad de camino, lo que incluso puede desencadenar en discusiones entre la pareja.

¿Cómo sortear esta situación? Con una escapada romántica que les permita divertirse y liberar tensiones. Al menos, a eso apunta la nueva tendencia denominada Earlymoon, instaurada en Inglaterra por Pippa Middleton -hermana de Kate Middeleton- y su marido, James Matthews, y que está tomando cada vez más fuerza en el panorama nupcial.

De qué se trata

Sebastián Valdivia

A diferencia de una Minimoon, que es una luna de miel de pocos días, una Earlymoon puede ser, desde una escapada exprés de fin de semana, hasta un viaje un poco más extenso, que se realiza meses o semanas antes de intercambiar frases bonitas de amor en sus votos.

Dependerá realmente del tiempo y de los recursos que puedan destinar los novios a disfrutar de esta experiencia; por estos días, una tendencia en alza y es que viajar antes de casarse puede acarrear muchísimos beneficios.

Entre ellos, la oportunidad de desconectarse por unos días de la organización de la boda. Y es que a muchos les pasa que, entre seleccionar los adornos, elegir la torta de matrimonio, ir a pruebas de vestuario y tantas cosas más, terminan agobiados y con ganas de tirar todo por la borda. De ahí la importancia de distraer la mente y, para eso, nada mejor que romper con la rutina y viajar.

Tiempo a solas

FotoNostra

Otra ventaja de apostar por una Earlymoon es que será una instancia en la que compartirán a solas y, por lo tanto, podrán conectarse aún más como pareja en momentos de intimidad, o bien, resolver algunas diferencias que tengan pendientes.

Incluso, pueden seguir avanzando en la organización del matrimonio, si es que lo desean; por ejemplo, pintando sus copas de novios con acrílico, pero ahora en un escenario alejado de la tensión.

Así volverán a casa felices y totalmente renovados. Además, a diferencia de una luna de miel que requiere de mayor planificación, tiempo y presupuesto, lo que implica de paso altas expectativas, una Earlymoon resulta mucho más espontánea y relajada.

Y en ese sentido, cumple con el objetivo de ser un descanso para los novios en medio del torbellino que implica preparar una boda.

A qué destinos

Javi&Ale Fotografía

Si planean ir de luna de miel al extranjero, por ejemplo, a disfrutar del caribe o recorrer Europa, entonces una buena idea puede ser que aprovechen esta oportunidad para visitar algún destino en Chile. O, por el contrario, si pretenden viajar por suelo nacional durante su primer viaje de casados, elijan alguna ciudad fuera del país que les gustaría conocer o a la que quieran regresar.

Todo dependerá de los días y del presupuesto que manejen; aunque si viajarán, por ejemplo, en temporada baja pueden encontrar buenas ofertas para destinos como Brasil o Colombia, si lo que persiguen es el calor y llegar a bronceados a su postura de anillos de oro y, por supuesto, descansados.

¿Y qué tal disfrutar de su Earlymoon en un lugar tranquilo y con aires místicos? Si es lo que buscan, en Chile encontrarán hermosos destinos como Rapa Nui, San Pedro de Atacama o el Valle del Elqui, entre los más demandados.

Ahora, si bien es decisión de cada pareja, la tendencia en Earlymoon es apostar por viajes cortos y a lugares cercanos, cuya coordinación no les genere un estrés añadido. Por eso es que un fin de semana es suficiente para muchas parejas, ya sea alojando en un refugio en la montaña o en una cabaña en la playa, entre otras románticas opciones. Intenten que la fecha no sea muy cercana al día de su matrimonio, porque solo aumentará su estrés. Viajar entre tres meses y tres semanas antes del enlace, puede ser una muy buena opción.

Disfrutar de los preparativos nupciales es la clave del éxito y, por lo tanto, qué mejor que una Earlymoon para darse un respiro y recobrar energías. Así, llegado el minuto de intercambiar anillos de matrimonio no sentirán tanta ansiedad e, incluso, lo reflejarán al llevar el traje de novio y vestido de novia. ¡Andarán más ligeros y sin tanta presión!