Uno de los ritos más llamativos y místicos de nuestro país es el matrimonio Rapanui, en el que los novios se unen ante la comunidad, la naturaleza y los espíritus ancestrales y reciben las bendiciones de todos ellos, disfrutando de una jornada llena de emociones plagada de hermosos detalles ceremoniales.

Cada vez son más la parejas que se deciden a realizar este mágico viaje al ‘ombligo del mundo’ para consagrar su unión de manera simbólica bajo el rito pascuense, y otros también aprovechan la oportunidad de hacerlo aún más oficial contando con la presencia de un funcionario certificado del Registro Civil.

Para que conozcan un poco más esta hermosa ceremonia y vean si se animan a realizarla para su unión, no se pierdan todos los detalles de esta mágica ceremonia.

Los novios se visten por separado con los trajes tradicionales: la novia es vestida por las mujeres y el novio es acompañado por los hombres, quienes, además, les pintan el cuerpo con motivos que hacen referencia a las distintas fuerzas de la naturaleza y la cultura isleña. La pintura, llamada ‘Kiea’ es elaborada de manera natural con una arcilla local extraída de los acantilados, y se pude hacer en colores amarillo, blanco, rojo, negro y morado.

Cuando los novios están listos se dirigen al lugar de la ceremonia, por lo general al aire libre, donde los futuros esposos llegan acompañados de hermosos cantos para encontrarse por primera vez vestidos de novios Rapanui: ella con la tradicional falda de plumas y otras prendas de fibra vegetal y flores, y él un ‘hami’, que es la prenda adecuada a la tradición de esta ceremonia y se usa para cubrir la zona pélvica y mantener el resto del cuerpo al descubierto.

Ka Rua

Es entonces cuando comienza la ceremonia oficial o ‘Hanga Tuai’, en la que el chamán eleva cantos en la lengua de la isla para invitar a los ancestros y las fuerzas de la naturaleza a participar de la unión y dar sus bendiciones. En este sentido cada ceremonia es única y emerge de ella un misticismo relacionado con la genealogía y la vida de la pareja.

Para terminar la ceremonia, los novios firman dejando la huella de sus manos untadas con kiea en sobre un trozo de ‘mahute’ que es la fibra vegetal con la que se elabora un especial papiro para la ocasión (y es la misma fibra con la que se elaboran varias de las prendas de los ropajes), para con ello crear un documento sagrado que es el que certifica que la unión está definitivamente consagrada. Esta tela es guardada por los novios y muchas veces enmarcada para ponerla en un rincón del nuevo hogar como recuerdo del enlace.

Después de la ceremonia ritual, se abre un baile en que se llevan a cabo los tradicionales ‘Hoko’ o danzas de la guerra, y los novios bailan también el llamado ‘baile del amor’.

Para terminar con un delicioso broche de oro la celebración, lo tradicional es realizar un típico curanto pascuense, el ‘Umu Tau’, realizado con una gallina blanca y con tubérculos únicos de la isla, que se cocina en la tierra con piedras volcánicas y se tapa con hojas de plátano y tierra. Esta delicia gastronómica es tanto una ofrenda para los novios como para los espíritus.

También te puede interesar:

Cómo es un matrimonio hindú