Desde el traje de novio y el vestido de novia, hasta la decoración de matrimonio, el banquete y la música. Si celebrarán su postura de argollas de plata con una fiesta que retrate las raíces chilenas, deben considerar las distintas aristas que contempla el folclore nacional.

Revisen el siguiente punteo para que no se les pase ningún detalle en su gran día.

1. El vestuario

Viento Sur Fotografía
Viento Sur Fotografía

Para dar vida a un auténtico matrimonio a la chilena, comiencen por elegir el vestuario adecuado. Según el estilo de cada pareja, podrán escoger entre la clásica vestimenta de huasos elegantes, o bien, inclinarse por el estilo más campesino.

Algunas parejas se cambian los trajes de novios a los de huasos en medio de la celebración, mientras que otras eligen esta vestimenta típica para llevarla de principio a fin.

2. La decoración

Lo Pirque Centro Ecuestre
Lo Pirque Centro Ecuestre

Tomando como base una decoración de matrimonio campestre, con ruedas de carreta y fardos de paja incluidos, hay ciertos elementos que pueden agregar para representar la chilenidad. Por ejemplo, incorporar los colores de la bandera (blanco, azul y rojo), ya sea para la mantelería, flores, banderines o guirnaldas.

Además, pueden decorar distintos rincones con pañuelos para bailar cueca, chupallas o volantines.

3. El menú

La Negrita Photography
La Negrita Photography

Con respecto al banquete, en un matrimonio que respete las raíces chilenas no pueden faltar recetas típicas de la gastronomía local.

Para comenzar, ofrezcan un cóctel con empanadas de pino, pasteles de choclo en mini fuentes de greda o, simplemente, sopaipillas y tortillas de rescoldo con pebre.

Para el plato principal, en tanto, pueden apostar por un tradicional asado de vacuno y costillar, aunque un cordero al palo también será una buena opción.

Y si quieren montar los postres en formato de buffet, pueden dividirlos por zona: chumbeques de la zona norte, mote con huesillo de la zona central y kuchen de murta de la zona sur, entre otras opciones.

Finalmente, si contratarán servicio de trasnoche, un caldillo de congrio será un gran homenaje a las costas de nuestro país.

4. El bebestible

Donnaire Arriendos
Donnaire Arriendos

Otro de los ítems que más interesa a los invitados es el alcohol y en Chile hay para todos los gustos. Desde una amplia selección de vinos blanco, tinto y rosé, hasta preparaciones típicas como el Borgoña, el Cola de Mono, la Chicha o el Terremoto.

Además, no olviden el Pisco Sour para inaugurar la recepción y, a la hora de alzar sus copas de novios para el primer brindis, siéntanse libres de escoger cualquiera de estos bebestibles.

5. La música

Moisés Figueroa
Moisés Figueroa

Un matrimonio a la chilena no estará complejo sin un conjunto folclórico que musicalice la fiesta.

De hecho, una estupenda idea es que los novios inauguren la pista con un pie de cueca, para que luego todos los invitados salgan a bailar. Pueden reemplazar el tradicional baile de recién casados, por ejemplo, por una cueca brava.

Eso sí, la música folclórica chilena es bastante más amplia, por lo que también pueden incorporar otros géneros en su postura de anillos de oro. Entre ellos, el vals chilote, el cachimbo nortino o las danzas propias de Rapa Nui.

6. Ritos y juegos

Huilo Huilo
Huilo Huilo

Mientras que lanzar el ramo y partir la torta de matrimonio son tradiciones universales, hay algunas típicas de nuestra idiosincrasia que también pueden incluir. Entre ellas, arribar a la iglesia montando a caballo, reemplazar el tradicional discurso por una paya o tomar chicha en cacho.

Ahora, si desean instalar una zona de juegos en su celebración, ya sea para niños o adultos, podrán escoger entre la rayuela, el trompo, el emboque o el palo encebado, entre otros autóctonos de Chile.

Qué más folclórico que llegar a su postura de anillos de matrimonio en carreta o que la contrayente luzca un pintoresco vestido de novia chino. Son tantas las costumbres chilenas que podrán trasladar a su celebración, que seguro les faltará tiempo para realizarlas todas.