V Estudio

No se trata de no respetar el protocolo, sino que de flexibilizarlo. Y es que así como los vestidos de novia hoy día pueden ser cortos y las tortas de matrimonio torres de donuts, también las invitaciones pueden no responder a los patrones tradicionales. O sea, si tienen muchos parientes y amigos con los que quisieran compartir en el gran día, pero un presupuesto ajustado, ¿por qué no invitarlos solo a la fiesta? Es una tendencia cada vez más común y es que así como algunos ahorran en la decoración para matrimonio, otros lo hacen al minuto de armar la lista de invitados. Aquí les contamos a quiénes y cómo invitar bajo esta modalidad.

Las parejas de los solteros

Si no pueden pagar por el acompañante de cada uno de sus amigos o familiares solteros, definitivamente ésta es la mejor opción para no dejarlos afuera. Y es que, si bien, no llegarán a la cena, podrán integrase más tarde al baile, tener acceso a la barra libre y participar de algunos ritos como el lanzamiento del ramo. De hecho,  para algunos la mejor parte de un matrimonio es justamente después de comer. Procuren eso sí, que sean personas jóvenes (pues tendrán que hacer hora) y que vivan en la ciudad. 

Compañeros de trabajo

Together Photography

Ya que es un dilema constante invitar o no a los compañeros de trabajo, ¿por qué no entonces convidarlos solo a la fiesta? Ellos entenderán que la cena se reserva para la familia más cercana y de todas formas estarán gustosos de ver a la novia enfundada en su vestido de novia hippie chic y compartir con ustedes su gran día. Eso sí, lo ideal es que no hagan distinción e inviten a todo el grupo después de la cena, sean algunos más o menos cercanos.

Personas que aprecian

MC Films Productions

Si bien, no son personas imprescindibles en su día a día y hasta puede que no las vean hace años, sí fueron importantes para ustedes en alguna etapa, por lo que les gustaría que estuvieran presentes en su matrimonio. Por ejemplo, quien fue la mejor amiga del colegio, el grupo de tesis de la universidad o los primeros compañeros de trabajo. A todos ellos, si lo invitan solamente a la fiesta, lejos de cuestionar estarán felices de acompañarlos en un momento tan especial.

Por otro lado, invitar solamente a la fiesta es la mejor opción si quieren compartir igualmente con vecinos, primos lejanos o amigas de sus hermanos que han visto toda la vida. Es decir, personas que conocen y que aprecian, pero que no son prioridad en su lista.

¿Con pareja o solos?

Lore y Matt Fotografías

Básicamente, dependerá de su presupuesto y del tipo de invitado. O sea, si se trata de sus compañeros de oficina, perfectamente pueden ir solos y bailar entre ellos. Sin embargo, no será tan grato para una persona que no conozca a nadie más y que, además. haya invertido, ya sea en el regalo o en un vestido de fiesta 2018. En ese caso si, por ejemplo, es una amiga de la infancia, un buen gesto será que la inviten con acompañante.

Cómo se invita

Pablo Rogat

Lo principal es que sean claros con la información y que no haya pie a dudas de que la cita es “después de las 12”. Por lo tanto, ya que no podrán usar el mismo parte nupcial que les entregarán a los demás, la idea es que confeccionen uno nuevo para este reducido grupo de personas, de paso, dándole al texto un toque divertido. Por ejemplo, pueden reemplazar las típicas frases de amor cortas por otras más lúdicas del tipo “cuando tú llegues comienza la fiesta” o “te esperamos a la medianoche para animar el baile”. Según prefieran, entreguen las invitaciones personalmente o envíenlas por correo electrónico. Ambas opciones son válidas.

Qué deben considerar

HQ Fotografía

Aunque estamos hablando de invitados after cena, igual necesitan saber con antelación de cuántas personas se trata para calcular el bebestible para la barra de licores. Y si acaso ofrecerán un servicio de trasnoche, ya sea tapaditos, pizzetas, sushi o consomé, también deben contabilizar a estas personas para que no les falte comida. Después de todo, si han decidido incluirlas en su fiesta, es porque igualmente son importantes para ustedes. ¡No querrán que se vayan con un mal recuerdo!

Y por otro lado, es primordial calcular la hora en que terminará la cena y citar a la gente una hora después. De esta forma evitarán que lleguen en medio de la comida. Además, como no tendrán mesa propia, la idea es disponer de unas sillas extra para que dejen sus cosas y se sientan más cómodos durante la celebración. Asimismo, deben considerarlos en el cotillón e idealmente en los encintados de matrimonio que se entregan al final.

Ahora, ya que todo esto supone un gasto adicional, pues tendrán que pagar por cada invitado al trasnoche, es recomendable que no sean demasiados si el objetivo es ahorrar; además, para no colapsar el ambiente, pues el objetivo es que todos bailen y se muevan libremente por el lugar.

¿Es de mala educación?

Por si aún les quedan dudas y creen que están haciendo mal, la respuesta definitiva es no. Nadie tiene el derecho de meterse en el bolsillo del otro y tomar esta opción es tan válida como ahorrar comprando argollas de matrimonio baratas si su presupuesto así lo indica y lo deciden como pareja.

Por lo tanto, si creen que serán objeto de críticas o que están siendo mal educados, ¡tranquilos!, que quienes los quieren entenderán que esta modalidad no tiene otro fin que compartir con más y más personas su felicidad.

¡Ya saben! Dejen un lado el qué dirán y no descarten la invitación “después de las 12” si no quieren dejar a nadie afuera. Después de todo, lo esencial de la postura de anillos de matrimonio es celebrar con los que ustedes quieren en la fiesta de sus sueños. Una fiesta en la que, además, han cuidado cada detalle, desde el cotillón y la música, hasta la decoración de las copas de novios para hacer salud.