¿Listos para alzar sus pañuelos y zapatear? Si se han inclinado por una decoración de matrimonio criolla y quieren impregnar su enlace de patriotismo, entonces hay varias ideas que pueden poner en práctica.

Y no se trata necesariamente de reemplazar el vestido de novia por un traje de huasa, sino que de rescatar las tradiciones chilenas. Si así es como anhelan festejar su postura de anillos de matrimonio, inspírense con las siguientes propuestas.

1. Bailar cueca

La cueca se baila en Chile aproximadamente desde 1824 y, por lo tanto, es una bonita tradición que no pueden dejar fuera. Una buena idea es que los novios inauguren la pista con un pie de cueca, para incentivar luego a que salgan todos a bailar. Pueden contratar un grupo folclórico para que anime aún más la fiesta.

Gaddiel Salinas
Gaddiel Salinas

2. Encumbrar volantines

Los volantines llegaron a Chile a mitad del siglo XVIII y, desde entonces, nunca más se fueron. Hoy constituyen una tradición que entretiene a grandes y chicos, así que pueden preparar una esquina con todo lo necesario para quienes quieran encumbrar. Pero no solo eso, ya que también pueden incorporar volantines entre sus adornos de matrimonio. Por ejemplo, colgados a modo de guirnaldas.

3. Rincón chileno

En vez de un Candy Bar o un Beer Bar, monten un rincón inspirado en una ramada, que seguro a sus invitados les encantará. Pueden ofrecer empanadas de pino, choripanes con pebre, anticuchos, chicha, vino navegado y terremoto, entre otras delicias propias de la cultura gastronómica y etílica chilena. Y si habrá niños en su postura de anillos de oro, que no falte el mote con huesillo.

TodoEvento
TodoEvento

4. Brindar con payas

¡Aro, aro, aro! Pueden reemplazar el tradicional brindis de recién casados, por un momento en que familiares y amigos se atrevan a payar. Seguro saldrán buenos deseos y frases bonitas de amor, pero en un formato mucho más divertido. Además, dejen a un lado las copas de novios y anímense a hacer el salud con cachos. Esta última, una costumbre muy arraigada a nuestras raíces.

Felipe Arriagada Fotografías
Felipe Arriagada Fotografías

5. Hacer bailar el trompo

Uno de los juegos criollos más tradicionales es el trompo que, por lo demás, resulta muy fácil de adherir a su celebración. Y es que, a diferencia de otros como, por ejemplo, la rayuela, para el trompo no se necesita montar un lugar especial. Básicamente, el juego consiste en que el trompo permanezca girando el mayor tiempo posible, así que pueden organizar grupos y premiar a los ganadores. El emboque es otro juego típico que pueden incluir en su matrimonio a la chilena.

6. Show de organillero y chinchinero

Por último, si quieren sorprender a sus invitados a mitad de la fiesta, contraten a una pareja de organillero y chinchinero para que deleiten con su música. Se trata de personajes típicos del patrimonio inmaterial de Chile, que por fortuna existen en la actualidad tras heredar el oficio de generación en generación. De este modo, mantienen vivo el arte callejero e itinerante que tan bien profesan.

Santa María de Algarrobo
Santa María de Algarrobo

7. Carrera de sacos

Y si definitivamente quieren algo más “extremo”, entonces anímense a organizar una carrera de sacos. Sus invitados no tendrán problema en participar. Los competidores se meten adentro de un saco y, partiendo todos desde una línea, deben ir avanzando a saltos hasta llegar a una meta. Seguro se reirán bastante.

Entre la picardía y lo romántico, encontrarán en las cuecas inspiradoras frases de amor, así que no las descarten por si necesitan ideas para sus votos nupciales. Y si buscan un cake topper original para su torta de matrimonio, marcarán la diferencia con una pareja de huasos chilenos.