Olate Marcelo
Olate Marcelo

Desde el traje de novio y el vestido de novia, hasta el banquete, adornos de matrimonio y souvenirs. Son muchos los gastos que implica casarse y, por lo tanto, tendrán que disponer de un presupuesto acorde a la celebración que quieren realizar. ¿De dónde obtener el dinero?

Aunque siempre son bienvenidos los aportes, la tendencia en Chile es que sean los propios novios quienes costeen su postura de anillos de matrimonio. Sin embargo, hay distintos métodos a los que podrán recurrir para cubrir todos los gastos.

1. Ahorros personales

Marcela Nieto Fotografía
Marcela Nieto Fotografía

El consejo es que comiencen a ahorrar con al menos un año de anticipación a la fecha presupuestada para la boda. Así, llegado el minuto de contratar a los proveedores, contarán con un presupuesto suficiente que les permitirá elegir de acuerdo a sus expectativas. Una buena manera de juntar -y no gastarse el dinero-, es abrir una cuenta de ahorro donde puedan ir depositando.

Vayan de a poco reduciendo sus gastos mensuales, por ejemplo, cancelen suscripciones que no aprovechan o utilizan tanto.

2. Colaboración de los padres

Jonathan López Reyes
Jonathan López Reyes

También es común que las respectivas familias quieran ayudar. En la medida de sus posibilidades, podrán hacerlo entregándoles directamente dinero, o bien, asumiendo algunos ítems de la celebración. Por ejemplo, los gastos de la iglesia, la torta de matrimonio o los recuerdos para los invitados. Eso sí, es importante contar con esta información cuanto antes para ir tachando del presupuesto.

3. Crédito bancario

Valentina Cisterna
Valentina Cisterna

Pedir un crédito es otra alternativa que les permitirá costear el matrimonio, aunque deben saber que terminarán pagando intereses. Si no les queda otra opción, coticen en distintos bancos y analicen en detalle las tasas que les ofrecen. Además, negocien cuotas razonables que puedan pagar cómodamente mes a mes y, una vez con el dinero en la mano, adminístrenlo con cordura. Es decir, no por disponer ahora de un crédito, van a comprar los anillos de oro más caros de todo el catálogo.

4. Regalos en dinero

Jonathan López Reyes
Jonathan López Reyes

Especialmente si ya viven juntos y no necesitan amueblar una casa, la mejor opción es que reemplacen la tradicional lista de regalos por depósitos en dinero. Esto les permitirá costear su matrimonio más holgadamente, o bien, cubrir después las deudas que arrastren del mismo. Si se inclinarán por esta opción, no olviden consignar los datos bancarios al momento de enviar el parte.

5. Manufactura DIY

Juan Monares Fotografía
Juan Monares Fotografía

Otra manera de ahorrar es apelando a sus dotes manuales, pues hay muchas cosas que podrán crear ustedes mismos, en vez de mandarlas a hacer. Desde las invitaciones y todo tipo de papelería nupcial, hasta los centros de mesa para matrimonio, marcadores de mesa y souvenirs. Incluso, podrían decorar su propio auto.

6. Outfit económico

BJ Reinike
BJ Reinike

¿Y para qué comprar un costoso vestido de novia con encaje si lo pueden arrendar? Lo mismo el novio. En vez de adquirir un traje que probablemente usarán una vez, lo más práctico es que arrienden el vestuario o lo compren de segunda mano. Encontrarán muchas tiendas dedicadas al rubro donde buscar y empezar a filtrar.

7. Invitar sin pareja

La Negrita Photography
La Negrita Photography

Por último, otra forma de ahorrar en su celebración, sin que afecte la calidad del banquete u otros ítems, es reduciendo la lista de invitados. Y para eso, qué mejor que invitando a sus compañeros de trabajo, primos y amigos solteros sin acompañante. Seguro habrá a quienes no les guste la idea, pero finalmente la decisión está en sus manos.

Como ven, hay diferentes formas de hacer cuadrar el presupuesto y ahorrar, como disminuir o evitar el costo del anillo de compromiso o elegir unas argollas de matrimonio baratas, si la joyería no es tan importante para ustedes. También podrán abaratar gastos en el look, en la decoración e, incluso, recurrir a otros trucos, como casarse en temporada baja o un viernes.